Alcaldía de Managua construye una carretera exclusiva para el complejo vacacional de los Ortega-Murillo

La comuna capitalina usa sus recursos para construir una pista rápida y segura para que los Ortega-Murillo puedan trasladarse del complejo El Carmen hasta su finca en Pueblo Viejo, el lujoso centro vacacional que adquirieron en 2014, donde celebran bodas, bautismos, cumpleaños y fiestas para su vasta prole, en una nueva muestra de excesos que recuerda a los de Somoza para conectar Montelimar o Arnoldo Alemán para viajar más cómodo a su hacienda ‘El Chile’

Divergentes hizo un recorrido por el trayecto de la construcción de la carretera y conversó con trabajadores y vecinos de la zona. Foto: Divergentes.

En lo alto de las Sierras de Managua, en medio del silencio de uno de los pocos bosques tropicales secos de la capital, los obreros maniobran con rapidez las motosierras y tractores. Hay prisa: Desde mediados de enero de 2022, los operadores de las palas mecánicas y camiones volquetes de la Alcaldía de Managua construyen una carretera que no tiene un presupuesto aprobado por la municipalidad. Sin embargo, esa irregularidad no ha entorpecido la construcción de esta nueva vía que conecta de forma directa el hotel y centro de convenciones Pueblo Viejo, propiedad de la familia presidencial Ortega-Murillo.  

La carretera que se abre tiene una longitud de unos dos kilómetros y servirá como una vía de acceso directa a esta estancia familiar en la que el clan presidencial celebra casamientos, cumpleaños y eventos privados después de que, desde las protestas sociales de 2018, alquilar lugares públicos se ha vuelto un problema para el esquema de seguridad de la familia. 

La vía nace en Pueblo Viejo, bordea Intermezzo del Bosque, una de las urbanizaciones exclusivas de la capital, y conecta con un camino de tierra que conduce hasta la colonia Miguel Bonilla, localizada en las cercanías de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua). La nueva ruta alterna trazada por los ingenieros de la Alcaldía de Managua –que fue comprobada por DIVERGENTES en un recorrido– conecta con la única vía de acceso que hasta ahora tenía el complejo y que funciona como entrada a la comarca Las Sierritas, residencial Santo Domingo y Balcones de Santo Domingo.

Aunque la carretera no está terminada aún, el avance ha sido rápido. DIVERGENTES logró constatar la presencia de maquinaria de la municipalidad, así como del personal que dirige la obra y la ruta abierta desde el complejo Pueblo Viejo, una lujosa propiedad que la familia Ortega-Murillo adquirió desde el año 2014 a través de testaferros, según publicaciones periodísticas. “Este camino se lo estamos haciendo al señor Payo Ortega”, dice uno de los obreros, en referencia a Rafael Ortega Murillo, uno de los hijos mayores de la pareja presidencial que dirige los negocios familiares. 

Aunque la carretera es construida por la Alcaldía de Managua, la ejecución de la obra no está contemplada en ninguno de los planes de inversión anual de la comuna. Eso significa que constituye malversación de recursos públicos, porque se desarrolla para edificar una ruta alterna que sirve de entrada y salida para una propiedad privada. 

Una fuente vinculada a la Alcaldía de Managua que conoció detalles de la construcción de la  carretera, y que aceptó hablar con DIVERGENTES bajo condición de anonimato, explicó que el proyecto llegó en 2021 al escritorio de Fidel Moreno, mandamás de la municipalidad y mano derecha del régimen Ortega-Murillo. La construcción de la carretera era prioridad para 2022.

“Están ejecutando un proyecto al margen del presupuesto aprobado y esto es totalmente ilegal”, explicó una experta en temas de gestión pública con amplia experiencia en desarrollo de proyectos en el Estado. Agregó que al favorecer con una ruta alterna a un hotel y centro de convención propiedad  de la familia presidencial, se comete un “claro conflicto de interés”.

La especialista afirmó que la obra se ejecuta sin haberse aprobado en el pleno del Concejo Municipal, tal y como establece la Ley N° 376, “Ley de Régimen Presupuestario Municipal”. Esta legislación ordena a las autoridades de la Alcaldía a realizar cabildos entre los pobladores de los siete distritos de la capital para conocer sus demandas, luego elaborar los proyectos que tengan un impacto real en la ciudadanía y someterlo a su aprobación ante el plenario.

La construcción de la carretera no fue sometida a ningún cabildo y tampoco se hizo un estudio del beneficio real que iba a tener la obra para los habitantes de esta zona, aseguraron concejales opositores consultados por este medio de comunicación. La nueva pista ni siquiera aparece en el Plan de Inversión de 2022 y en los alrededores de Pueblo Viejo no existen grandes comunidades que ocupen esa vía alterna como única salida. “Las trochas que hay aquí en este monte son ocupadas por gente que hace caminatas o que andan en bicicleta”, dijo uno de los vecinos de la zona. 

La finca de recreo de los Ortega

La maquinaria de la Alcaldía de Managua está volcada en la construcción de la carretera que conecta con Pueblo Viejo. Foto: Divergentes.

Pueblo Viejo es una finca cafetalera de 44 manzanas. Perteneció hasta 2014 al exdiputado conservador Alejandro Bolaños Davis, quien vendió la propiedad a un “agricultor” ligado a la familia presidencial. Una publicación de Confidencial reveló que tuvo un costo de entre 10 y 15 millones de dólares, según estimaciones de la industria de bienes raíces.

El expresidente Enrique Bolaños Geyer confirmó en 2020 al diario La Prensa que “el comandante Daniel Ortega había ocupado dinero de la cooperación venezolana para adquirir el hotel Pueblo Viejo”. La finca está localizada en una de las zonas de mayor plusvalía de la capital, con un clima más fresco que el que impera en el centro de la ciudad. En el año de su adquisición, la propiedad tenía al menos 12 cabañas de dos habitaciones con aire acondicionado, sala, comedor, cocina y otros servicios. Además de un centro de convenciones y una casa hacienda.

Desde 2014, las actividades que se realizaban en Pueblo Viejo disminuyeron considerablemente. Una fuente del sector inmobiliario consultada por DIVERGENTES informó que los nuevos dueños decidieron cerrar la oferta al público en general y convertirlo en un centro exclusivo para la familia. Una de las últimas actividades que se realizaron en Pueblo Viejo fue la boda de Camila Ortega Murillo, hija mayor de Daniel Ortega y Rosario Murillo, con Noel Salas Cisneros. La actividad se realizó en diciembre de 2019, un año y medio después de las protestas cívicas que ocurrieron en Nicaragua en contra del régimen sandinista.

“Después de la rebelión cívica de 2018, en la familia, sobre todo en las suegras y nietos, hubo una especie de crisis: Rosario Murillo ordenó el encierro de todos por temas de seguridad y eso causó hartazgo. Es decir, ni los hijos ni sus esposas o viceversa podían andar en las calles. Entonces, la compra de Pueblo Viejo vino a aliviar eso, a tener un lugar donde esparcirse de forma segura”, sostuvo una fuente ligada a la familia presidencial. “La construcción de esta carretera está concebida como una vía de acceso trasera con mayor seguridad y que acorte el camino a El Carmen, la residencia oficial de ellos”.  

La boda de Camila Ortega evidenció la necesidad de construir esta carretera: ese día, la Policía Nacional ejecutó un amplio despliegue policial desde El Carmen hasta Pueblo Viejo. Hubo restricciones de tráfico, desvíos, vigilancia permanente en rotondas y puntos de acceso a Santo Domingo, y un monitoreo constante a través de drones. El casamiento colapsó la entrada hacia Pueblo Viejo con los vehículos de los invitados y de los propios residentes de Las Sierritas, Santo Domingo y Balcones de Santo Domingo. 

“Me asusté, pensé que iban a echar preso a alguien”, confesó Irma, una pobladora que habita en uno de los residenciales colindantes. Aunque ella habita en uno de los residenciales próximos a Pueblo Viejo, desconoce completamente la ruta alterna que la Alcaldía está construyendo en el patio trasero del complejo propiedad de la familia presidencial. Tampoco aseguró si utilizará la ruta para salir hacia su trabajo.

Nadie conoce la carretera

La construcción de la carretera hacia Pueblo Viejo incluye la instalación de tubería. Foto: Divergentes.

Sellin Figueroa es uno de los pocos concejales de la Alcaldía de Managua que cuestiona las irregularidades de la administración sandinista en la municipalidad. El concejal del partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), cuya personería jurídica fue eliminada por el Consejo Supremo Electoral en noviembre, no recuerda haber leído en el Programa de Inversión Anual Municipal (PIAM) de 2021 y 2022 la construcción de una carretera en el sector de Pueblo Viejo.

DIVERGENTES revisó los PIAM de 2020, 2021 y 2022 para constatar si la infraestructura estaba incluida para su desarrollo en esta zona, pero no halló ningún proyecto relacionado con la nueva pista. La única obra proyectada para este año es un recarpeteo en Santo Domingo, un residencial ubicado a 6.2 kilómetros de Pueblo Viejo.

“Este proyecto debería estar dentro de la planificación de la inversión contemplada para este año. Las autoridades deben aclarar de qué proyecto están saliendo estos fondos. Y si no existe un presupuesto, entonces estamos hablando de una malversación de recursos de la institución”, insistió el concejal Figueroa.

Otro concejal opositor que solicitó el anonimato expresó que el proyecto de la carretera nunca se discutió en los cabildos organizados por la municipalidad. Coincidió con Figueroa en que se está haciendo un uso “irresponsable de los recursos públicos de la Alcaldía”. “Ellos (la administración municipal) están acostumbrados a hacer lo que quieran. A veces meten proyectos que no fueron discutidos en el pleno del Concejo Municipal y nadie puede detenerlos. Es parte de la corrupción que se vive en la Alcaldía”, afirmó el concejal opositor.

DIVERGENTES consultó a un grupo de ingenieros independientes que trabajan en la construcción y ampliación de carreteras de Nicaragua. Los que accedieron a hablar con este medio de comunicación optaron por el anonimato. Una de las preguntas que se realizó al grupo de expertos es si tenían conocimiento sobre la construcción de la carretera. Todos, sin excepción, respondieron que no habían tenido información sobre alguna licitación. Al consultarles también sobre el costo de la construcción, dijeron que el precio que estipulan para el desarrollo de la obra es de más de seis millones de córdobas, o unos 168 mil 444 dólares. Las estimaciones se basaron en trabajos que realizaron anteriormente para el Estado. “No es descabellado ponerle un precio superior a los seis millones de córdobas. Solo abrir camino tiene un costo elevado en Managua”, explicó un experto del sector inmobiliario consultado para este reportaje. 

“No hay tal beneficio”

Centenares de árboles han sido talados para dar paso a la carretera de los Ortega-Murillo. Foto: Divergentes.

La zona por donde se construye la carretera que conecta Pueblo Viejo con el camino antiguo hacia la colonia Miguel Bonilla, cerca de la UNAN-Managua, es un área de recarga de acuíferos y bosque conservado. Aunque hubo extracción de madera en el pasado, todavía se conservan árboles gigantes propios del trópico seco que generan un microclima muy diferente al de la capital. 

Para la experta en temas de gestión pública, lo hecho por la Alcaldía de Managua responde a las viejas prácticas de corrupción que todos los gobiernos en Nicaragua han utilizado para beneficiar a una figura de poder en el país y no a los habitantes de las zonas más vulnerables. “Es un ciclo. Se repite lo que hizo Somoza cuando ordenó la construcción de la carretera Managua hacia León porque él viajaba mucho a ese departamento. Y lo que están haciendo ahora es igual a lo hecho por Arnoldo Alemán cuando ordenó construir una carretera cerca de la hacienda ‘El Chile’, en San Rafael del Sur”, zanjó.

Siga navegando: