Arturo McFields se le voltea al régimen en la OEA: “Denuncio a la dictadura de Nicaragua”

“Tomo la palabra el día de hoy en nombre de más de 177 presos políticos y más de 350 personas que han perdido la vida en mi país desde el año 2018”, dijo el diplomático, quien hasta hace poco era leal a la pareja presidencial. Esta semana también renunciaron a sus puestos en Suiza y New York las hijas del diputado Walmaro Gutiérrez. ¿Desgrane diplomático en el régimen?

Arturo McFields en una foto con el secretario de la OEA, Luis Almagro. Cortesía.

El embajador de la dictadura Ortega-Murillo ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Arturo McFields, dio unas declaraciones sorprendentes este miércoles en una sesión del Consejo Permanente del organismo: “Tomo la palabra el día de hoy en nombre de más de 177 presos políticos y más de 350 personas que han perdido la vida en mi país desde el año 2018”, dijo el diplomático, quien hasta hace poco era leal a la pareja presidencial.

“Tomo la palabra en nombre de miles de funcionarios públicos, de todos los niveles, cíviles y militares, de aquellos que son obligados por el régimen de Nicaragua a fingir, a llenar plazas y repetir consignas, porque sino lo hacen pierden su empleo. Denunciar la dictadura de mi país no es fácil, pero seguir guardando silencio y defender lo indefendible es imposible”, dijo McFields. “Tengo que hablar aunque tenga miedo; tengo que hablar aunque mi futuro y el de mi familia sean inciertos”. 

“Valoramos el coraje del Embajador de Nicaragua Arturo McFields Yescas y su compromiso con los valores de la OEA. Ésta es la posición éticamente correcta”, expresó en Twitter Luis Almagro. McFields pidió un punto de orden en la sesión del consejo permanente. 

McFields relató que días antes de que el régimen anunciara su retiro de la OEA en noviembre de 2021, tuvieron una reunión en cancillería con asesores presidenciales y sugirió que se “considerara liberar al menos a unos 20 presos políticos de la tercera edad”. “Y a otros reos cuya salud merece especial consideración. Esto sería, les dije, algo humanitario y políticamente inteligente, ya que nadie debe morir en la cárcel y menos siendo inocente… o falta de atención médica adecuada. Nadie me hizo caso, señor presidente”, relató el embajador, dirigiéndose a Luis Almagro.

“En ese momento se me dijo no vamos a tomar nota de ese comentario, porque vos sabés lo que puede pasar. Y recordá, a la derecha más se le da, más quiere”, relató el diplomático. “En el gobierno nadie escucha y nadie habla. Lo intenté varias veces y durante varios meses, pero todas las puertas se me cerraron”. 

McFields presentó sus cartas credenciales ante Almagro el cinco de noviembre de 2021 y, hasta hoy, era una correa de transmisión en la OEA del discurso del régimen.

La intervención de McFields fue escuchada por el pleno de la OEA. “Lo que pasa en Nicaragua supera mis pocas capacidades diplomáticas. Desde 2018, Nicaragua se convirtió en el único país en Centroamérica donde no hay periódicos impresos, no hay libertad de publicar un simple tuit, un comentario en redes sociales; donde no existen organismos de derechos humanos porque todos fueron clausurados. No hay partidos políticos independientes. No hay elecciones creíbles, no existe separación de poderes, sino poderes fácticos”, dijo.

Las reacciones internacionales han comenzado a surgir. “Aplaudo la valentía del Embajador de Nicaragua ante la OEA, quién sobreponiéndose al miedo, denunció hoy la crueldad del régimen que hasta ahora representaba”, dijo José Miguel Vivanco, ex director de Human Rights Watch.

¿Desgrane diplomático?

Esta semana las hijas del diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez, María Fernanda Gutiérrez y María Michelle Gutiérrez, renunciaron a sus cargos diplomáticos, según información publicada en La Gaceta, diario oficial.

María Fernanda Gutiérrez tenía el cargo de consejera con funciones consulares de la embajada de Nicaragua en Suiza. Su hermana gemela, María Michelle Gutiérrez, fungía como consejera de la misión permanente del país ante la organización de las Naciones Unidas en New York, Estados Unidos. Ambas hijas del diputado sandinista estaban en los cargos diplomáticos desde el pasado 22 de enero de 2020.

Las hermanas gemelas habían sido designadas por el Gobierno del presidente Daniel Ortega en esos cargos diplomáticos.

Las autoridades no explicaron los motivos de la renuncia de las hermanas Gutiérrez Gaitán, ni quienes la reemplazarán.