Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Aumento de casos de COVID-19 golpea a colegios

Mientras colegios privados toman medidas para prevenir mayores contagios, el Mined ha decidido continuar con el desarrollo del ciclo escolar presencial. Carlos Herrera | Divergentes.

Un aumento en los contagios y muertes provocados por la COVID-19 en las últimas semanas sitúan a Nicaragua ante un inminente rebrote. Los primeros en tomar medidas de prevención para evitar más contagios fueron doce colegios privados de Managua y los departamentos, entre ellos varios de los más prestigiosos del país. La mayoría optó por suspender las clases presenciales hasta por quince días mientras evalúan si es necesario continuar en línea el resto del año. Contrario a lo decidido por los directores de estos centros educativos, el Ministerio de Educación (Mined) ordenó a maestros de escuelas públicas continuar con normalidad las clases pese a la viralidad en aumento. 

Hasta ahora los centros privados que decidieron suspender temporalmente las clases presenciales son: colegio Pureza de María, Centro América, Alemán Nicaragüense, Instituto Pedagógico La Salle, Inmaculado Corazón de María, Escuela Normal María Mazzarello, Centro Escolar Enrique de Ossó, Teresiano, Lincoln, Escuela Monseñor Lezcano La Salle, Preescolar Arlen Siu (adscrito a la UNAN-Managua), y el Colegio Chino Nicaragüense. En Diriamba, Carazo, el Colegio Madre del Divino Pastor, también suspendió.

La razón por la que estas escuelas privadas han tomado la decisión es por contactos con personas contagiadas de coronavirus. 

La Universidad Centroamericana (UCA) también se sumó este jueves a la suspensión de clases presenciales hasta nuevo aviso. “Estaremos migrando nuevamente a la modalidad virtual las clases de todas las carreras de la universidad a partir del cinco de mayo y por lo que resta del semestre”, dice parte del comunicado divulgado a los estudiantes.

El aumento de casos de COVID-19 en el país es notable. El Ministerio de Salud (Minsa) informó este martes que de la semana del 20 al 27 de abril, registró 63 casos positivos y un fallecimiento por el virus. Aunque los datos de la institución gubernamental distan mucho de los ofrecidos por el Observatorio Ciudadano, que en su reporte del 15 al 21 de abril, alertó de 113 casos sospechosos nuevos y diez muertes, sí reflejan un aumento en los contagios comparado con el último comunicado.

El colegio Centro América informó en un comunicado a los padres de familia que suspendían parcialmente las clases presenciales a los estudiantes de cuarto grado porque uno de los alumnos tuvo contacto con una persona que dio positivo recientemente.

El Colegio Chino Nicaragüense aseguró en una comunicación con fecha de 28 de abril, que: “este fin de semana, dos estudiantes del colegio tuvieron contacto cercano con una persona que fue diagnosticada con COVID-19. Debido a que uno de estos estudiantes hace uso del recorrido, al realizar el rastreo de contacto, él o la estudiante tuvo contacto con al menos un estudiante de cada grado del colegio”, cita el comunicado.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó esta semana en un comunicado a los países del continente americano de un incremento en las hospitalizaciones y muertes en pacientes menores de 60 años. El documento señala que existe un aumento en los contagios en jóvenes y adultos que no se notaron durante la primera ola de abril, mayo y junio.

«Ante el aumento de la tasa de hospitalizaciones por la COVID-19 en grupos etarios más jóvenes, la OPS/OMS recomienda a los Estados Miembros preparar a los servicios de salud para atender un eventual aumento súbito de la demanda de atención en servicios de mayor complejidad para el manejo de estos pacientes», refiere el comunicado.

Colegios públicos al “sol y al viento”

Mientras los colegios privados toman medidas para prevenir mayores contagios en sus centros educativos, el Mined ha decidido continuar con el desarrollo del ciclo escolar en los institutos públicos con “normalidad”, según maestros de estos centros consultados por DIVERGENTES.

Miguel Andrés | Divergentes

Ni siquiera el clamor de los padres de familia por temor a que sus hijos se contagien ha doblado el brazo a las autoridades educativas. En Masaya los tutores del colegio público Bautista de Masaya, solicitaron a la dirección del centro suspender las clases presenciales por casos de COVID-19. La petición ocurrió luego de que se conociera que el viernes 23 de abril el padre de la directora muriera por complicaciones relacionadas con el mortal virus.

Esta semana la Universidad Politécnica de Nicaragua reconoció que hay un repunte de casos que afectó a la comunidad estudiantil y a maestros de ese recinto. Sin embargo, en lugar de suspender las clases, solo ordenaron reforzar las medidas sanitarias.

“Al gobierno no le importa lo que ocurra con la población. No se preocupan ni por la salud de los estudiantes ni por la de nosotros. Nuestro temor es que esto se ponga como el año pasado y tengamos un montón de muertos. Esto no puede seguir así”, denunció una docente de educación secundaria que pidió omitir su nombre por temor a ser despedida.

Una fuente de la oficina departamental del Mined, que habló con DIVERGENTES, también en condición de anonimato, reveló que sus superiores han minimizado el impacto de esta ola de contagios atenidos a la aplicación de la vacuna que el Gobierno comenzó a aplicar en marzo.

De acuerdo a lo dicho por Murillo, el Minsa ha aplicado la vacuna Covishield a 132 130 ciudadanos y espera que a finales del mes se culmine con 167 500 primeras dosis de Covid-19 aplicadas. «Después vamos a dar la vuelta nuevamente con la segunda dosis», dijo la vicepresidenta.

Sin embargo, hasta ahora solo las personas con enfermedades crónicas y mayores de sesenta años habían recibido la vacuna. Aunque una nueva disposición dictada por la vicepresidenta Rosario Murillo es que que también se inmunice a las personas mayor de 55 años con enfermedades crónicas.

“El ministro no piensa por sí solo. Espera siempre órdenes de la presidencia para actuar. A este paso vamos a terminar contagiados y con los muchachos también infectados de coronavirus”, denunció otro docente consultado por este medio.

Otro profesor consultado por DIVERGENTES aseguró que otra orden del Mined es «no alarmar a los estudiantes ni a los padres de familia». «Lo otro que dijeron es que el 4 de mayo todos los alumnos deben llegar con su mascarilla, el que no la lleve va de regreso a su casa», agregó el docente.

De acuerdo a la Unidad Sindical Magisterial hasta agosto de 2020, al menos 30 profesores habían muerto con síntomas de coronavirus. “Todo para los maestros es negativo: el acoso, persecución o muerte que estamos sufriendo del Gobierno, hasta lo de la pandemia nos vino a arruinar la vida”, dijo la presidenta de la Unidad, Lesbia Rodríguez.

Ir Arriba