Bonnie se aleja de El Salvador, pero fuertes lluvias seguirán

Las fuertes lluvias registradas dejan al menos una persona fallecida. Las precipitaciones también provocaron crecidas de ríos en diferentes zonas del país, inundaciones de algunas arterias de San Salvador, daños en 26 viviendas y 7 deslizamientos de tierra. Mientras que en Nicaragua, el régimen Ortega-Murillo solo reporta daños materiales

Fotografía de una casa destruida por la tormenta Bonnie hoy, en la comunidad de Potosí, en Rivas (Nicaragua). EFE

El Salvador deja de ser influenciado por Bonnie, que se elevó en las últimas horas a huracán categoría 2 en la escala Saffir-Simpson en el océano Pacífico, pero las fuertes lluvias continuarán debido al paso de una onda tropical.

Las fuertes lluvias registradas en el país centroamericano el fin de semana por la influencia Bonnie dejaron al menos una persona fallecida, según la Dirección General de Protección Civil. Las precipitaciones también provocaron crecidas de ríos en diferentes zonas del país, inundaciones de algunas arterias de San Salvador, daños en 26 viviendas y 7 deslizamientos de tierra.

El titular del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Fernando López, explicó hoy en una conferencia de prensa que el huracán Bonnie está “dejando de influenciar gradualmente” al país, pero señaló que las lluvias continuarán. Indicó que para el martes y miércoles se prevén “lluvias fuertes debido al desplazamiento de una onda tropical” por el territorio salvadoreño.

El funcionario recordó que en 42 municipios de 262 que tiene El Salvador se ha decretado alerta roja y que el resto de localidades (220) se encuentran en alerta naranja. Antes de Bonnie, El Salvador se vio afectado por la tormenta tropical Celia, que se ubicó al sur de la costa Pacífica salvadoreña y cuyas lluvias provocaron la muerte de siete personas.

El ciclón Bonnie se elevó en las últimas horas a huracán categoría 2 en la escala Saffir-Simpson en el océano Pacífico y se encuentra todavía lejos de las costas mexicanas, según informó este lunes el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de México.

Bonnie, que primero tocó tierra en la frontera entre Nicaragua y Costa Rica el viernes pasado, se desplaza de manera paralela a las costas del Pacífico de México. Bonnie llega después de Celia y Blas, ambos sin afectaciones, y del huracán Agatha, el primer ciclón de la temporada 2022 del Pacífico, que impactó el 30 de mayo como huracán categoría 2 en las costas del estado de Oaxaca, una de las zonas más pobres de México, donde dejó 9 muertos y varios desaparecidos.

Solo daños materiales en Nicaragua

 Trabajadores de la alcaldía cortan un árbol que cayó en la carreteara panamericana sur en Rivas (Nicaragua). EFE

La tormenta tropical Bonnie solamente dejó daños materiales y ningún muerto de forma directa a su paso por Nicaragua, informaron este lunes las autoridades nicaragüenses en su informe sobre los efectos del ciclón, tras impactar el territorio nacional el fin de semana pasado.

“Tuvimos aproximadamente 352 anegaciones de viviendas. Daños parciales, lo cual era dentro de lo que se esperaba”, dijo el director del estatal Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), Guillermo González, a través de medios del Gobierno.

“Podemos decir que no tuvimos daños humanos que se puedan atribuir de forma directa ni al impacto, ni al tránsito, ni a la salida del fenómeno”, indicó.

En la víspera los medios oficialistas, únicos con acceso a la información del Sinapred, habían reportado la muerte de al menos cuatro personas tras el paso de Bonnie, todas identificadas y confirmadas por las autoridades municipales, en ríos desbordados.

El director del Sinapred explicó que los daños principales fueron desprendimientos de techo en viviendas y en cinco escuelas, caída de árboles, y afectaciones a cultivos que no han sido cuantificadas.