Costa Rica proyecta cerrar 2022 con más de 90 mil solicitudes de refugio

A pesar que la mayoría de nicaragüenses están huyendo hacia Estados Unidos, Costa Rica sigue siendo un destino principal para los exiliados. Entre enero y mayo de 2022, Migración tica recibió 35 mil 593 solicitudes, de las cuales 89% son de nicas. Organizaciones firman declaratoria pidiendo más apoyo a la comunidad internacional para Costa Rica para seguir atendiendo a refugiados

Personas con estatus de refugiado y de bajos recursos económicos reciben este lunes víveres y asistencia por parte de la organización "Coalición Nicaragüense en el Exilio", en San José. EFE

Migración y Extranjería de Costa Rica ha recibido 35 mil 593 solicitudes de refugio entre enero y mayo de 2022, de los cuales 89% de los solicitantes son nicaragüenses. Es una cifra muy elevada que mantiene a tope a la Oficina de Refugio tica. “Así como vamos, esperamos cerrar el año con más de 90 mil casos”, proyectó Esther Núñez, una de las titulares de esa dependencia, en un foro celebrado en San José este lunes 20 de junio.

En 2021 recibieron 59 mil 450 solicitudes de refugio pero ahora el ritmo, en 2022, es mayor. La Oficina de Migración es pequeña: la conforman medio centenar de personas, la mayoría abogados y oficinistas que no dan abasto. Sin embargo, ante el desborde de nicas solicitando refugio en los últimos meses, han acelerado los trámites para destrabar el sistema. Si se identifica un perfil que demuestre de forma clara la persecución en su contra, en la primera cita se le entrega su carné de refugio y se le realiza la entrevista de elegibilidad. En un plazo de un mes esa persona tendrá una resolución que, de ser favorable, le otorgará la condición de refugiado y una residencia con categoría especial. 

“En 2021 ya adelantamos citas y este año estamos haciendo lo mismo”, dijo Núñez y agregó que están trabajando para ampliar sus capacidades con ayuda del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la organización Pan American Development Foundation (PADF). 

Ante un panorama desolador, que combina represión política y una economía maltrecha, más de 103 mil nicaragüenses salieron del país entre enero y mayo de 2022. Una cifra sin precedente. Migración tica calcula en ese periodo 30 mil 795 nuevas solicitudes de refugio de nicaragüenses, que se suman a las otras más de 120 mil casos que se acumulan desde 2018, cuando llegó a Costa Rica la primera oleada de exiliados. 

Firman declaratoria 

Varios refugiados, entre ellos nicaragüenses, venezolanos, y colombianos entre otros, muestran sus carnets de trabajo otorgados por gobierno costarricense. EFE | Archivo.

En el foro llamado “Derribando muros, construyendo esperanzas”,  realizado por el Día Mundial del Refugiado en San José, el Estado de Costa Rica, ACNUR y organizaciones de asistencia humanitaria, como SOS Nicaragua, firmaron una declaratoria conjunta para ayudar a los refugiados y pedir más apoyo a la comunidad internacional. 

“​​Aunque Costa Rica es catalogado como un país de renta media, el país no cuenta con los recursos financieros necesarios para hacerle frente al incremento del flujo migratorio registrado a partir del año 2018”, alertó Carlos Huezo de SOS Nicaragua en Costa Rica. En su discurso de la IX Cumbre de las Américas, el presidente Rodrigo Chaves, hace un vigoroso llamado a la comunidad internacional a sumar esfuerzos  y compartir la responsabilidad en solidaridad, para enfrentar la situación humanitaria por la que atraviesan decenas de miles de solicitantes de refugio y refugiados”. 

La declaración resalta que el acceso a la salud o atención médica es un derecho inalienable para todo ser humano pero tan solo un 4% de los solicitantes de refugio cuentan con seguro voluntario producto del convenio ACNUR-CCSS (Caja Costarricense de Seguro Social) que se firmó en el año 2020. “Es necesario también fortalecer a las instituciones del Estado relacionadas con la educación básica, media y superior, así como, fortalecer los nexos con el sector estatal y privado, para la generación de empleo, para lograr la inserción digna social y laboral de la población solicitante de refugio y refugiada”, sostuvo Huezo.