¡Ay! El costo de la vida