De Lima a la Corte IDH, “liberación inmediata” de los presos políticos es una demanda que está en todos lados

La Corte IDH giró medidas provisionales a los reos de conciencia ya que consideran que se encuentran en una situación de “extrema gravedad y urgencia”. Así como planean hacerlo los cancilleres de la OEA en su Asamblea General en Lima, el organismo exigió a los Ortega-Murillo una “liberación inmediata”, en un contexto de aumento de torturas en prisión y afectaciones a familiares de los reos, como la persecución y el destierro. “En Nicaragua se están juntando muy prontamente todos los males”, alerta Claudia Samayoa de la Organización Mundial contra la Tortura

Una proyección con mensajes de liberación de los presos políticos en Lima, Perú, donde se realiza la Asamblea General de la OEA. Wilfredo Miranda | Divergentes.

Noche helada en Lima. Catorce grados, pero se siente más frío debido a las ráfagas que muy seguido lanza la árida costa del Pacífico. Un grupo de jóvenes desempacan un proyector en medio de la muchedumbre que transita sobre la Real Plaza de la capital peruana. Comienzan ajustando la imagen sobre la grisácea pared de un centro comercial y, poco a poco, el mensaje va siendo legible, a medida que traspasa el celaje que provocan las luminarias, los focos de los autos bramando en el tráfico y la pertinaz niebla que envuelve esta ciudad que, del cinco al siete de octubre, alberga la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA). “Libertad para +205 personas presas políticas en Nicaragua”, se lee ya con nitidez y el mensaje roba brevemente la atención de los transeúntes.

– ¿Qué es eso de Nicaragua? – pregunta un joven que se detiene con su bicicleta.
– Una campaña que exige la liberación de los presos políticos que mantiene bajo torturas el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo – responde uno de los activistas de la campaña Nicas Libres Ya, quienes se encargaron de proyectar estos mensajes por diferentes sitios concurridos de Lima. En un momento cuando cuatro presos políticos están en huelga de hambre en la cárcel de El Chipote, en Managua, y se desconoce su estado de salud y físico, el pedido de “liberación inmediata” de ellos está por todos lados: de Lima a un proyecto que discutirán los cancilleres de la OEA, hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

La Corte IDH giró este martes medidas provisionales a favor de 45 presos políticos de ocho centros carcelarios por considerar que sus vidas, salud e integridad se encuentran en riesgo de una situación de “extrema gravedad y urgencia” y, de forma tajante, ordenó a la dictadura Ortega-Murillo “su liberación inmediata”. Otros veinte presos políticos en el Sistema Penitenciario La Modelo también están en huelga de hambre.

“Las condiciones en las que se encuentran las 45 personas detenidas evidencia la extrema gravedad y urgencia de que se materialicen riesgos de su salud, integridad y vida, debido a las precarias condiciones de detención, salud, a la falta de acceso a atención médica requerida, a la falta de alimentación adecuada, a las amenazas padecidas, por esa razón, esta Corte procederá a la adopción de las presentes medidas provisionales”, dijo de forma telemática el presidente de la Corte IDH, Ricardo Pérez Manrique.

La Corte IDH le dio al régimen un plazo hasta el 18 de octubre para informar sobre las medidas que adoptó frente a estas medidas provisionales. Mientras que en San José, Costa Rica, el Colectivo de Derechos Humanos ‘Nicaragua Nunca Más’ reveló que desde el 2019 a la fecha han recibido 150 denuncias de víctimas de torturas en las prisiones de la dictadura. Un patrón que “demuestra la sistematicidad con que es practicada impunemente”.

Gonzalo Carrión, abogado del colectivo, sostuvo que la estrategia de la dictadura Ortega-Murillo pasa por “despersonalizar a víctimas y eso ha obligado a una veintena de presos políticos a declararse en huelga de hambre”, como sucede actualmente con la exguerrillera sandinista Dora María Téllez, el sociólogo y economista Irving Larios, el abogado Róger Reyes y el periodista deportivo Miguel Mendoza.

“Eso resume la resistencia de esas personas, por haber exigido su derecho de vivir en libertad y sin miedo. No existe ninguna ley que impida a un preso ver a sus hijos”, dijo Carrión, en referencia al pedido de Reyes y Mendoza de una visita con sus hijas menores de edad.

“Ni un día más en detención”

La hermana del preso político Lesther Alemán en un panel organizado por Raza e Igualdad. Foto: Cortesía.

En paralelo a la Asamblea General de la OEA en Lima, el instituto Raza e Igualdad realizó un foro llamado “Ni un día más de detención: Libertad para las personas privadas de libertad por motivos políticos en las Américas”, que incluyó la participación de familiares de reos de conciencia de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Kenia González, hermana del preso político y líder universitario Lesther Alemán, alegó que el gobierno endilga cargos “falsos” contra los detenidos por razones políticas. El trato en las prisiones del régimen contra los opositores ha estado plagado de malos tratos y torturas, denunció la joven. “En más de 15 meses de detención, a Lesther sólo le han autorizado tener diez visitas con sus familiares y su condición de salud se ha desmejorado. Lesther está presentando problemas de salud, inicialmente tenía dolores gastrointestinales y ahora presenta migrañas, un dolor en la pierna, que le provoca problemas para caminar. Mi mamá va a diario a El Chipote a dejarle agua y bebidas, pero no se les aceptan. Uno se siente impotente por no poder hacer nada por sus familiares”, dijo González.

El comisionado Joel Hernández, relator especial para defensores de derechos humanos y operadores de justicia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dijo en el foro que la situación de Nicaragua “es preocupante”. En los últimos tres años se ha cerrado todo espacio democrático en Nicaragua. “Es un panorama inusitado”, enfatizó debido a que todos los sectores han sido encarcelados por motivos políticos, incluso sacerdotes, abogados y defensores de derechos humanos.

Claudia Samayoa, vicepresidenta de la Organización Mundial Contra la Tortura, dijo a DIVERGENTES que la utilización de cárceles especiales, como la de El Chipote, para presos políticos es una vieja práctica de dictadores latinoamericanos, incluso del mismo Somoza. Pero le resulta aún más alarmante la “práctica de perseguir penalmente a los parientes o el tema del destierro de familiares”. “Eso es lo que estamos viendo en el caso de Nicaragua y era algo más típico del siglo XX en esta parte del mundo que del siglo XXI. Es muy común en África, pero en Nicaragua se están juntando muy prontamente todos los males”, zanjó.