Dictadura impone plazo hasta el sábado a embajadora de la Unión Europea para abandonar Nicaragua

En Bruselas, un portavoz europeo confirma la reunión que la embajadora Bettina Muscheidt sostuvo en Cancillería con Denis Moncada. En esa cita, sostienen fuentes diplomáticas, le fue comunicada a la diplomática su expulsión de facto y el plazo “prudencial” para salir del país

Embajadora de la Unión Europea (UE) en Nicaragua, Bettina Muscheidt. Foto tomada de Facebook

La dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo le ha dado un plazo “prudencial” a la embajadora de la Unión Europea (UE) en Nicaragua, Bettina Muscheidt, para que abandone el país este sábado primero de octubre, después que el canciller Denis Moncada Colindres le comunicó que la declararon “non grata” por supuesta “injerencia a la soberanía nacional”. La expulsión de la diplomática no ha sido oficializada por los canales habituales, pero el régimen lo hizo de facto en una reunión celebrada este miércoles en la sede de Cancillería en Managua, a la que fue convocada la alta funcionaria europea. 

“La embajadora estará saliendo del país este sábado. Ese fue el plazo supuestamente prudencial que le dio el Gobierno de Nicaragua”, dijo a DIVERGENTES una fuente diplomática. La UE rompió el silencio este jueves en Bruselas sobre la expulsión, donde el portavoz del Servicio Exterior europeo, Peter Stano, confirmó la reunión a la que Muscheidt fue convocada por el canciller. 

“No tengo conocimiento de ningún anuncio oficial, lo único que puedo decir sobre el tema en este momento es que nuestra embajadora, la jefa de la delegación de la UE en Managua fue convocada ayer al Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, y estamos evaluando su situación en contacto con las autoridades nicaragüenses”, dijo Stano. 

El dictador Daniel Ortega participó la noche de este miércoles en un acto de la Policía Nacional, pero en su discurso no dijo nada sobre la expulsión de la embajadora de la UE. En cambio, se dedicó a despotricar contra la Iglesia Católica, los europeos, Estados Unidos y líderes de América Latina que han demandado la liberación de los presos políticos, a quienes tildó de “perros falderos del imperio yanqui”. 

El caudillo sandinista también arremetió contra los presos políticos y calificó de “perritos falderos” de los Estados Unidos y la Unión Europea a las naciones que demandan la liberación de estos opositores. 

Reacción a postura de la UE

Vista del Parlamento Europeo. EFE.

La expulsión de la embajadora se da dos días después de que la Unión Europea exigiera al régimen Ortega-Murillo el cese de la represión y demandara la devolución de la soberanía de Nicaragua “a sus legítimos dueños”. La UE señaló que desde noviembre de 2021, cuando Ortega y Murillo se atornillaron en el poder en unas elecciones sin transparencia, la situación en el país se ha deteriorado aún más.

“Las autoridades nicaragüenses deben poner fin a toda represión, incluida la represión contra los opositores políticos, el clero, los medios de comunicación independientes, la sociedad civil y los defensores de los derechos humanos, y garantizar el pleno respeto de los derechos humanos, incluida la libertad de reunión, asociación, expresión y religión o creencias”, demandó la UE el 26 de septiembre durante la 51 sesión ordinaria del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

Algunos diputados del Parlamento Europeo se han sumado en estos días a la campaña “Rompiendo Cadenas, apadrina a un preso político”, que exige la liberación de los reos de Ortega en Nicaragua. 

El organismo también abogó por el restablecimiento de un diálogo inclusivo entre el gobierno y la oposición, “y una democracia genuina, en línea con los compromisos asumidos por las autoridades en marzo de 2019 tras el diálogo nacional”. La UE cree que esa es la única vía constitucional para resolver la crisis política, económica y social que vive Nicaragua.

“La UE reitera su llamamiento urgente a las autoridades nicaragüenses para que liberen de forma inmediata e incondicional a todos los presos políticos y anulen todos los procesos judiciales contra ellos, incluidas sus sentencias”, añadió el organismo.

Muscheidt, de origen alemán, fue nombrada como embajadora de la Unión Europea en Nicaragua el 20 de septiembre de 2021, en sustitución del español Pelayo Castro Zuzuárregui, quien en agosto del mismo año anunció el fin de su misión diplomática en el país centroamericano.

La jefa de la delegación posee maestrías en Arte, y en Agricultura y Desarrollo Económico y “tiene una larga experiencia en instituciones de la UE, ocupando distintos cargos en el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE)”, destacó la UE en Managua tras hacer oficial su nombramiento.

Durante la misión de Castro Zuzuárregui, la UE y algunos países de Europa sancionaron a familiares y allegados de Ortega, entre ellos su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, y varios de sus hijos, bajo señalamientos de atentar contra los derechos humanos y la democracia.

Tras su designación, la embajadora Muscheidt manifestó que dentro de sus funciones está “la responsabilidad principal de continuar con la promoción y defensa de los valores y principios que guían el actuar de la UE y sus Estados miembros, dentro y fuera de sus fronteras: respeto de la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de Derecho y respeto de los derechos humanos”.