“Estoy siendo investigado, no sé de qué”, responde el obispo Álvarez

El jerarca católico cumplió tres días de confinamiento ante el asedio policial impuesto por el régimen Ortega-Murillo en la Curia Episcopal en Matagalpa, tras conocerse que se abrió “una investigación” en su contra. La Catedral San Pedro Apóstol y la Universidad Juan Pablo II también se encuentran sitiadas por agentes, mientras ciudadanos que apoyan a monseñor han sido citados por los oficiales


Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, dijo este sábado durante una misa, desde el interior de la Curia Episcopal, donde se encuentra secuestrado por la Policía, que desconoce los motivos por los que la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo abrió un proceso investigativo en su contra, supuestamente por “intentar organizar grupos violentos y ejecutar actos de odio en contra de la población”. 

La Policía señaló en una nota de prensa que “las altas autoridades de la Iglesia Católica” en el departamento de Matagalpa, “prevaliéndose de su condición de líderes religiosos, utilizando medios de comunicación y redes sociales, están intentando organizar grupos violentos”.

Según la institución, monseñor Álvarez estaría “incitándolos” a “ejecutar actos de odio en contra de la población, provocando un ambiente de zozobra y desorden, alterando la paz y la armonía en la comunidad, con el propósito de desestabilizar al Estado de Nicaragua y atacar a las autoridades constitucionales”.

“Ayer salió ese comunicado de la Policía, en el que básicamente hemos leído dos cosas: primero que estoy siendo investigado, y no sé de qué, pero ellos estarán haciendo sus propias conjeturas; y segundo, que formalmente han dicho que tenemos casa por cárcel”, dijo Álvarez durante la misa matutina.

La Policía indicó que “para garantizar la paz y la seguridad ciudadana, ha establecido medidas de protección a la población, para que estos hechos no se vuelvan a repetir”.

Asimismo, dijo que “ha iniciado un proceso de investigación, con la finalidad de determinar la responsabilidad penal de las personas involucradas en la comisión de estos actos delictivos, de los cuales se ha informado al Ministerio Público y al Poder Judicial”.

“Recuerden amadísimos hermanos, el miedo paraliza, la desesperanza auto sepulta y el odio es la muerte del corazón; al odio se le responde con el amor, a la desesperanza con la esperanza, al miedo con la fortaleza y con la valentía que nos da el Cristo glorioso y resucitado”, dijo el jerarca católico.

Álvarez finalizó agradeciendo a las “miles de miles” de personas que han mostrado su cercanía ante la persecución judicial impuesta en su contra. También agradeció a los medios de comunicación y portales digitales que han informado de la situación.

Matagalpa sitiada

La misa que el obispo Álvarez dio bajo secuestro este sábado.

Desde la mañana de este sábado la Policía impuso un cerco policial en la catedral San Pedro Apóstol y la Universidad Juan Pablo II, en Matagalpa, a la misma vez que citó a varios ciudadanos que mostraron su respaldo a monseñor Rolando Álvarez.

El perímetro de la catedral amaneció sitiado por un contingente de agentes de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP), con el fin de evitar que la feligresía acuda a misa a rezar.

La ofensiva del régimen Ortega-Murillo contra la Iglesia Católica y sus líderes religiosos también alcanzó a la ciudadanía de Matagalpa. La Policía de ese departamento comenzó a citar a varios pobladores que han mostrado su respaldo a Álvarez.

La doctora Magda Alonso, originaria de esa ciudad, dio a conocer este sábado que fue citada por la Policía para que se presente a la Dirección de Auxilio Judicial de la delegación policial de Matagalpa a una “entrevista” sobre el “caso que se investiga”, relacionado al proceso investigativo abierto contra monseñor Álvarez.

“He sido citada a declarar en la Policía Nacional, desconozco el motivo, me presentaré en este momento, ruego a todos sus oraciones. Fe hermanos, Dios nos bendice”, escribió la doctora Alonso en Twitter.

En horas de la mañana de este sábado, Alonso llegó a uno de los retenes impuestos por la dictadura en Matagalpa y encaró a los oficiales demandando el cese de la represión, al tiempo que los llamó a hacer conciencia de que ellos también “son el pueblo”.

“Yo sé que muchos de ustedes desde su corazón no quieren hacer daño, lo sabemos, y así como rezamos al padre nuestro ‘perdonamos a los que nos ofenden’ en nuestro corazón están perdonados, solo le pedimos no hagan más daño, Jesucristo ya dio la vida por ustedes”, les dijo Alonso a los uniformados.

Obispos de Costa Rica se solidarizan con Álvarez

Monseñor Rolando Álvarez durante una de sus homilías en Matagalpa. Foto: Archivo | Divergentes.

A través de una nota de prensa, los obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica expresaron su solidaridad y cercanía con monseñor Álvarez y la Iglesia Católica de Nicaragua en general por “la difícil situación que están viviendo y que cada día se agrava más”.

“Con la confianza puesta en Jesucristo que es ‘camino, verdad y vida’ (Juan 14, 6), la Conferencia Episcopal de Costa Rica eleva una oración para que llegue la paz y se puedan abrir caminos de diálogo en busca del bienestar de todos los habitantes del hermano país”, reza la nota de prensa de los obispos costarricenses.

Los religiosos además recordaron las palabras del papa Francisco “en el sentido de que la libertad religiosa pueda ser respetada como forma de alcanzar el camino de la fraternidad y de la paz”.

Por su parte, la Arquidiócesis de Managua, que dirige el cardenal Leopoldo Brenes, también expresó su “cercanía” con el obispo Álvarez y la Diócesis de Matagalpa “ante las circunstancias difíciles que están viviendo”.