Eta incomunica a Bilwi: paso de Wawa Boom paralizado por vientos huracanados

La barcaza que funciona sobre el río Wawa ha sido detenida para evitar una tragedia. Es el único paso terrestre hacia la cabecera departamental. Mientras, los pobladores aledaños a este cruce buscan refugio por sus medios ante ausencia de autoridades del gobierno. La lluvia persiste así como los vientos

La barcaza del paso Wawa Boom fue paralizada para evitar un desastre debido a la potencia del huracán Eta.

Río Wawa, Nicaragua-. Adaluz Ramos camina rápido en la montaña y pide que apresuremos el paso. La lluvia disminuyó un tanto, pero los vientos del Huracán Eta ya soplan fuerte aquí cerca del Río Wawa. “Ya vamos a llegar, allá están todos”, dice. Detrás de ella viene su hermano, un adolescente de 15 años que aparta la maleza con una rama de un árbol. En la parte más alta de la colina está la casa más grande; la que tiene mejor estructura. En una ventana se asoman muchas cabezas pequeñas. Tres son hijos de Ramos, los demás hijos de sus hermanas, primas y vecinas. Todos buscan protegerse en la comunidad de El Galerón, cercana al paso Wawa Boom, en el Caribe Norte de Nicaragua. Esta zona es la primera en ser embestida por el ciclón que la madrugada de este martes tocó tierra en la ciudad de Bilwi. 

Alrededor de cincuenta personas están refugiadas en esta casa. Si bien la estructura es la más fuerte en esta comunidad en la que abundan pequeñas casas de tambo y madera, a Ramos no le parece que pueda resistir el momento en que las ráfagas de 230 kilómetros de Eta azoten El Galerón con todo su poderío. La mujer está angustiada. No tiene solución a mano. 

“No sabemos para dónde ir después”, dice con sobrada incertidumbre. Sus hijos y sobrinos observan una de las láminas de zinc que está a punto de desprenderse del techo. “Estamos en el abandono”, repite una y otra vez la mujer. 

La familia de Adaluz Ramos se refugia en una casa situada en una colina de la comunidad El Galerón, cerca del río Wawa. Maynor Salazar | Divergentes.

La comunidad de El Galerón está situada a unos 20 kilómetros del paso del río Wawa Boom, el único punto de acceso por el que se puede entrar y salir vía terrestre de la ciudad Bilwi, también llamada Puerto Cabezas, y donde los primeros estragos de Eta son ya varios: casas con el techo arrancado por la ventisca huracanada, árboles y postes de electricidad caídos, y ríos a punto de salirse del caudal. 

Ramos alcanzó a regresar a la casa de su madre este lunes por la noche, cuando la inminencia del huracán se hizo más patente con la primera brisa y la Alerta Roja declarada para el Caribe Norte por el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred). Junto a la mujer, otras 70 personas cruzaron en una barcaza el río Wawa. Las primeras ráfagas de viento del ciclón impidieron que la barcaza siguiera operando. 

“Quedó más gente esperando cruzar, pero es que el río se creció y así no se puede pasar. Es muy peligroso. Yo quise avisarle a unos familiares que tengo en Bilwi, pero no me dio tiempo. Y ahora que estamos sin poder cruzar no tenemos información de nada”, insiste la madre. 

Vista del río Wawa en el Caribe Norte bajo el azote del huracán Eta. Maynor Salazar | Divergentes.

Los habitantes de El Galerón aseguran que el Gobierno de Daniel Ortega no anunció un plan de evacuación en esta zona. Aunque el Sinapred y el Ejército de Nicaragua anunciaron que desde el lunes a este martes han evacuado unas 20.000 personas, Ramos y sus hijos no saben qué hacer cuando el clima empeore. Algo que va sucediendo con el avance de Eta. 

En la casa en la que están albergados, estas personas no tienen mucha comida. Tampoco pueden abastecerse, porque el camino hacia Bilwi está cerrado. La barcaza no funciona y, hasta el mediodía de este martes, no había intención de reactivar la operación debido a las ráfagas. 

La queja de Ramos es secundada por sus hermanas, primas y vecinas. La mayoría de las parejas de estas mujeres están en Bilwi, y eso aumenta más la desprotección que sienten, aseguran. Los esposos que sí están en el Galerón hacen arreglos a la vivienda con prisa, antes de que Eta ingrese totalmente a territorio caribeño. 

Aunque el panorama es incierto, Ramos de 26 años espera que ocurra algo que cambie la ruta del huracán o llame la atención del Gobierno.

Bilwi incomunicado por la vía terrestre

A medida que Eta ingresa a territorio caribeño, las inundaciones van aumentando. Maynor Salazar | Divergentes.

En su más reciente reporte, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) informó que Eta varió un poco su rumbo, y ahora avanza sobre la línea costera caribeña para debilitarse a medida que prosiga. Esto sería provocado cuando el ojo del huracán se interne más en tierra y pierda potencia.

El Pase Wawa Boom, el único que conecta por vía terrestre a Bilwi, está cerrado. La barcaza que traslada camiones, buses, carros y camionetas, dejó de trabajar el lunes por la noche. “El problema no es la lluvia, porque aquí siempre llueve. Es el viento que se lleva de lado la barcaza”, afirmó el conductor de un camión de carga que habló rápidamente con Divergentes. 

El río Wawa no está lleno, de hecho no está desbordado. Sin embargo, los que manejan la barcaza son temerosos, no quieren que ocurra una tragedia. Del otro lado los conductores que quieren llegar a Bilwi tratan de convencerlos de que sí se puede trabajar, que el viento no sopla fuerte y que hay que arriesgar. 

Pero el viento es traicionero. A veces parece que la calma está a punto de llegar, pero en menos de dos minutos su fuerza se agiganta. Las ráfagas mueven los pesados camiones con facilidad. Los que esperan están en sus carros. No quieren hablar. A lo lejos, del otro lado, hay más camiones y es igual. Este martes parece que nadie va a cruzar. Todos miran al horizonte tratando de divisar lo que tanto temen: A Eta.