Guía para viajar desde y hacia Nicaragua bajo la COVID-19

Dara* consiguió regresar en un vuelo chárter a Nicaragua después de estar seis meses “entrampada” en Europa. Aunque logró entrar al país y reunirse con su familia, en el camino encontró varios obstáculos que por poco trastocan sus planes.

Estando en Alemania se enteró de que existía una opción de vuelo chárter que partiría de Madrid hacia Nicaragua. Sin dudarlo se hizo una prueba de COVID-19 que le costó 150 euros, esto pensando en que se la pedirían al ingresar a España. Sin embargo, no fue así, por lo que procedió a enviarla a su agencia de viajes para que ellos la remitieran al Ministerio de Gobernación (Migob) y al Ministerio de Salud (Minsa) de Nicaragua.

Antes de partir hacia Nicaragua, la agencia la llamó para comunicarle que dicha prueba no había sido aceptada por no contar con la especificación PCR. En ese momento tuvo que invertir 150 euros más en otro test. Este sí fue validado por las autoridades nicaragüenses.

Las casi 200 personas que atravesaron el Atlántico con Dara, muchos de ellos ciudadanos que habían migrado en busca de un futuro mejor y volvían con las manos vacías y el miedo a la pandemia, también compartieron vuelo con el cuerpo de Eleazar Blandón, el migrante nicaragüense que murió en España a causa de un golpe de calor mientras trabajaba en el campo.

Los pasajeros, ya en tierra, tardaron cerca de cuatro horas en ingresar de manera oficial al país, pues los pocos funcionarios presentes se dividían las tareas de tomar la temperatura, revisar la prueba impresa y chequear la lista previa proporcionada por el Migob y el Minsa.

Dara no profundiza en su experiencia en el aeropuerto, solamente califica el proceso como lento, “quizás por inexperiencia o temor (de los funcionarios nacionales)” y manifiesta que, aunque todos usaban mascarilla, “no te obligaban a guardar distancia, no te daban ninguna recomendación y en la ventanilla de migración solo me preguntaron por cuánto tiempo venía. Yo dije que vivía aquí, me pidieron la dirección de mi casa, un dato de contacto por cualquier cosa y nada más”.

Ese dato de contacto sirvió para que las autoridades sanitarias se comunicaran con Dara varias veces. “Me han estado llamando del Centro de Control de COVID que creo que es el 131 y también del Ministerio de Salud, lo hacen más o menos cada diez días. Me preguntan si he estado guardando las medidas de seguridad de usar mascarilla, mantener distancia social, que mejor no salga, que si sé cuál es el centro de salud más cercano para que vaya a reportarme por cualquier síntoma, han sido muy amables”, expresa.

Requisitos de viaje y fechas de reanudación de vuelos

El 17 de septiembre, dos días antes de reanudar los vuelos en nuestro país, Avianca publicó un comunicado en redes sociales con los requisitos específicos que debe cumplir una persona que viaje a Nicaragua. El primero es el resultado negativo de una prueba “PCR en tiempo real” (hisopado) para COVID-19 realizada en un período no mayor a 72 horas antes del ingreso.

Una vez que el pasajero tenga su resultado y en un tiempo no menor a 36 horas antes de su vuelo (o sea, día y medio antes) deberá enviar al correo electrónico [email protected] la siguiente información:

  • Resultados de la prueba PCR en formato PDF.
  • Nombre completo del pasajero como consta en el pasaporte.
  • Código de reserva, sexo y fecha de nacimiento.
  • Número de pasaporte y fecha de vencimiento del mismo.

Este 19 de septiembre llegó a Managua el primer vuelo de Avianca que aterrizaba en suelo nica desde marzo. Las personas que se transportaban en él tuvieron que enviar a la aerolínea la información descrita anteriormente que, a su vez, fue enviada por la compañía aérea al Minsa. Adicionalmente, cada pasajero tuvo que presentar el documento original de los resultados de la prueba PCR en el counter de la aerolínea.

La Embajada de Estados Unidos en Managua se pronunció esta semana sobre las fechas de reanudación de los vuelos de distintas líneas aéreas y además recordó a los viajeros que “el Gobierno de Nicaragua requiere resultados negativos de la prueba COVID-19 para ingresar a Nicaragua” y que, en este momento, no se requiere la prueba de COVID-19 para ingresar a los Estados Unidos.

Las nuevas fechas de reanudación de operaciones entre Nicaragua y el país norteamericano que fueron publicadas por la Embajada son: Spirit Airlines el primero de octubre, American Airlines el ocho, United Airlines el 16 y Aeroméxico el 31 del mismo mes.

Por su parte, Copa Airlines planea reanudar el servicio en octubre, pero “con una fecha por determinar” y Delta Airlines aún no tiene un día señalado. La embajada estadounidense destacó que dichos días “están vigentes al 22 de septiembre de 2020, pero podrían cambiar”.

Una trabajadora limpia las zonas comunes de un aeropuerto. Las empresas aéreas anunciaron reactivación en octubre de 2020. EFE/ Carlos Ortega

Los requisitos para salir de Nicaragua

El 14 de marzo de 2020, cuando todavía no se había hecho oficial ningún caso de coronavirus en el país, el Ministerio de Salud (Minsa) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), designaron al Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia, ubicado en el Complejo Doctora Concepción Palacios, de Managua, como el lugar donde se realizarían las pruebas de coronavirus.

El Complejo llamado popularmente “Conchita” Palacios está ubicado en el costado oeste de la Colonia Primero de Mayo, en el Distrito siete de Managua y sus paradas de transporte urbano colectivo más cercanas son Villa Austria, entrada a la Colonia Primero De Mayo, paso a desnivel Rubenia y Farmacia Mery. Las rutas que tienen paradas próximas la también sede nacional del Minsa son 103, 110, 117, 118 y 159.

Según un comunicado publicado por el Minsa el 17 de julio, las personas que desearan viajar fuera del país deberían dirigirse al “Conchita” Palacios y pagar 150 dólares por el costo de la prueba que se hace en horario de 8:00 a.m. a 11:00 a.m. Los resultados se entregan el mismo día, de 4:00 p.m. a 5:00 p.m.

No obstante, este jueves 24 de septiembre, una persona que partió a Estados Unidos manifestó a DIVERGENTES que no tuvo que cumplir ningún requisito para viajar, ni mostrar prueba negativa de COVID-19 en el aeropuerto.

En Nicaragua la “normalidad aérea” todavía no está garantizada. Las exigencias del régimen de Daniel Ortega que ha impuesto requerimientos de dos tipos: hacia los pasajeros y hacia la tripulación, ambos con sus respectivas implicaciones económicas.

Fronteras terrestres sin viajeros

La otra opción para los viajeros sería movilizarse por tierra en vista de que las fronteras terrestres de Nicaragua nunca han estado cerradas de manera oficial, sin embargo, al estar clausuradas del norte y sur, los pasos fronterizos nacionales permanecen sin operación para el transporte de pasajeros.

Hasta ahora únicamente la frontera terrestre de Guatemala está abierta y los viajeros deben presentar una prueba PCR negativa con no más de 72 horas de su realización. Por su parte, El Salvador abrió su fronteras el lunes 21 de septiembre. También reactivó el Aeropuerto Internacional de El Salvador San Óscar Arnulfo Romero.

Costa Rica informó que sus fronteras continúan cerradas para el ingreso de personas hasta el 30 de septiembre. No detallaron si luego de esta fecha permitirán la circulación de viajeros.

*Dara es un nombre que utilizamos a solicitud de la fuente, quien pidió el anonimato por temor a represalias.

Ir Arriba