Huracanes, Gritería, Navidad y fin de año: Mes de riesgo máximo ante el coronavirus

Pese a que la iglesia católica a tomar medidas de resguardo para las celebraciones marianas, el gobierno instaló los altares en la Avenida Bolívar. Foto cortesía presidencia.

Durante el mes de noviembre ha habido al menos 378 nuevos casos de coronavirus en el país. Esto según el Observatorio Ciudadano COVID-19, ya que para el Ministerio de Salud los casos disminuyen en cada reporte. La autoridad sanitaria solo reporta desde hace dos meses solo reporta una muerte por semana. Para una fuente médica que pidió omitir su nombre, la razón detrás de esto es que al Gobierno “le interesa más que estemos celebrando la Navidad”.

Ante la latencia del repunte que ya denuncian médicos a medios de comunicación, el régimen orteguista aumenta el secretismo en torno a la pandemia. El gobierno trata de vender normalidad mientras países como Estados Unidos, España e Italia enfrentan aumentos dramáticos de casos y muertes… a la vez que extreman medidas de protección. 

“A nivel superior orientaron que todo mundo use su mascarilla y sus medios de protección. No dijeron por qué, pero todos sin excepción nos estamos protegiendo”, aseguró una especialista de Masaya consultada para este reporte.

El nuevo método para tratar a pacientes con sospecha de COVID-19 es que, si llega a un centro de salud y es clasificado como posible contagio, pasa directamente al hospital público de esa zona “bajo estricto secreto”

“En el hospital se maneja que han aumentado los casos de respiratorios y no solo en adultos, también en niños; cuadros agudos, pero no se puede saber a ciencia cierta que es porque no se hacen pruebas”, manifestó la fuente médica a DIVERGENTES.

Ya en el hospital los casos se tratan como cuadros respiratorios o bronquitis, aunque según el doctor sí se le da seguimiento a las personas que llegan al país desde el extranjero. 

Huracanes y fiestas navideñas: “Esto se ha vuelto una canasta”

“Con el ingreso de los dos huracanes esto se ha vuelto una canasta: hay dengue, Covid-19, cuadros respiratorios y hay que ser acucioso para poder diagnosticar a las personas. Con la proximidad de las fiestas, esperemos que esto no resulte en otra cosa al final de la temporada o comenzando el año”, puntualizó la doctora.

Un especialista investigador que también solicitó anonimato manifestó preocupación por lo que ocurre en la Costa Caribe Norte, luego del paso de los huracanes Eta y Iota. En esa zona se encuentra la situación epidemiológica “más crítica”. “Las personas están en albergues sin mascarillas, todos pegados, no hay un control epidemiológico claro y no nos están diciendo qué están haciendo para controlar las epidemias que se nos vienen encima, y que van a reventar en estos días. La de dengue, de malaria que viene cocinándose y creciendo desde antes de los huracanes”, precisó.

El mayor problema, aparte de que no hay información fidedigna sobre un pronóstico, es que “la malaria y el dengue pueden combinarse con covid y son seriamente graves, aparte de que viene diciembre y eso nos ubica en más riesgo”.

El especialista sostiene que lo ideal sería que la Gritería se realizara “en la intimidad del hogar”, porque al cantar “se multiplican los aerosoles e incrementa el riesgo de contagio”. Pero a la vez tiene claro que será imposible detener la tradición, pese a que la iglesia católica llamó a no celebrar las fiestas decembrinas. El médico opta por alertar a la población e instarlos a que en la medida de lo posible se guarde el distanciamiento de seguridad y se mantenga el uso de mascarillas todo el tiempo.

Mientras alrededor del mundo se plantean restricciones y medidas de emergencia para Nochebuena y Nochevieja, en Nicaragua se viven estas fechas tal como si la pandemia no existiera. Los centros comerciales están llenos y el uso de la mascarilla es cada vez más espaciado. 

Ir Arriba