Iota toca tierra como un “catastrófico” huracán

El Sinapred afirmó que Iota es el huracán más fuerte que ha impactado Nicaragua desde que tienen registros. Autoridades confirman que bajó a categoría cuatro pero continúa siendo peligroso


El huracán Iota impactó en la Costa Norte de Nicaragua la noche de este lunes como un ciclón categoría cinco, aunque minutos más tarde las autoridades gubernamentales confirmaron que disminuyó su intensidad a categoría cuatro, pero con vientos vientos máximos sostenidos de 250 kilómetros por hora.

Al amanecer de este martes 17 de noviembre Iota había bajado a categoría dos a medida que se desplaza por el territorio nacional.

El fenómeno natural golpeó con mucha fuerza el sur de Bilwi hasta Sandy Bay Sirpi. Aunque impactó por la noche, durante este lunes las primeras lluvias provocaron inundaciones en los principales barrios de Bilwi.

Iota es el segundo huracán que afecta esta zona del país en menos de tres semanas. Antes fue Eta, de categoría cuatro, que se introdujo y dejó a su paso dos fallecidos y miles de damnificados. El Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) confirmó en conferencia de prensa que este huracán es el más fuerte que ha impactado Nicaragua desde que tienen registros.

En el territorio se mantiene la alerta roja y hasta la tarde del lunes, el Gobierno de Daniel Ortega continuaba evacuando a más ciudadanos hacia albergues que estaban alcanzando su capacidad.

El poderoso ciclón se desplaza a 15 kilómetros por hora rumbo al oeste. El centro del ojo del huracán se ubica a unos 45 kilómetros al Sur de Bilwi y a unos 15 al sureste de Houlover. El Centro Nacional de Huracanes pronosticó que después de tocar tierra el núcleo del huracán se podría disipar sobre Centroamérica el miércoles.

“Los vientos con fuerza de huracán se extienden hacia afuera hasta 75 km desde los vientos centrales y con fuerza de tormenta tropical se extienden hacia afuera hasta 280 km. La presión central mínima estimada es de 27,14 pulgadas”, destacó el NHC en su informe vespertino, antes de que Iota tocara tierra en Nicaragua.

El Gobierno empezó la evacuación en Bilwi y las comunidades aledañas desde el sábado. La mayoría de ciudadanos han sido albergados en colegios e iglesias que están alejadas de los ríos y la costa. Durante las primeras horas de este lunes comenzaron a caer las primeras lluvias y se notó la intensidad de las primeras ráfagas de vientos.

Iota no dio tiempo a los comunitarios de reconstruir lo poco que el huracán Eta dejó a su paso. Justo cuando las personas regresaban a sus casas, el Gobierno anunció otra alerta que provocó que regresaran con sus pertenencias a los albergues.

Las zonas de impacto en Nicaragua

El instituto Nacional de Estudios Territoriales (Ineter) estimó la tarde del lunes que el ciclón, si bien afectará otra vez la ciudad de Bilwi, es probable que tenga una entrada en las zonas adyacentes a Haulover.

En tierra se espera que avance en categoría de Huracán por el Norte de Prinzapolka hacia el Triángulo minero, San José de Bocay y Wiwilí de Jinotega; posteriormente que siga como Tormenta Tropical para salir a Honduras a través de Jalapa, Murra y Santa María de Nueva Segovia, el martes por la tarde.

Distintos reportes periodísticos constatan que las primeras lluvias provocadas por Iota han dejado varias viviendas inundadas, al menos en Bilwi. Los vientos también han provocado el desprendimiento de láminas de zinc y la caída de árboles en los caminos.

En su cuenta de Twitter el periodista Gilberto Artola compartió varios videos en los que se puede apreciar la fuerza del viento y lo solitarias que están las principales calles de Bilwi. En un albergue unos comunitarios dedicaron una oración para pedir protección ante el inminente impacto del ciclón.

También varios barrios y comunidades de Bilwi están sin energía.

Por la tarde el presidente Daniel Ortega aseguró en una reunión con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), que el país estaba preparado con el tendido de emergencia y que toda la nación se encontraba en alerta ante esta emergencia nacional.

Ortega señaló que los daños que podría provocar Iota podrían ser específicamente en puentes, carreteras y viviendas, los cuales se estiman en 179.8 millones de dólares, sin incluir los daños forestales.

La potencia de Iota en la región

El huracán Iota amenaza con elevar los niveles de agua hasta 15 y 20 pies por encima de los niveles normales de marea a lo largo de la costa de Nicaragua y de Honduras. La marejada, de acuerdo a la información del último reporte del NHC, irá acompañada de olas grandes y destructivas.

“Se esperan daños catastróficos por viento donde la pared del ojo de Iota se mueve a tierra dentro del área de Advertencia de Huracán en Nicaragua esta noche con condiciones de tormenta tropical ya en curso. Las condiciones de tormenta tropical son esperadas en Honduras esta noche”, señala el informe.

Es probable que Iota produzca lluvias por acumulación hasta el jueves en Honduras, norte de Nicaragua, sureste de Guatemala y sur de Belice, entre las 10 a 20 pulgadas. Totales máximos aislados de 30 pulgadas serán posibles, especialmente desde el noreste
Nicaragua hacia el norte de Honduras.

“Esta lluvia provocaría un destello significativo y potencialmente mortal inundaciones e inundaciones de ríos, junto con deslizamientos de tierra en áreas de mayor terreno”, de acuerdo al NHC