La comunidad internacional tendrá que “apechugar”