Nicaragua recibe primer lote de vacunas de China, el nuevo aliado de Ortega

El lote llegó procedente de China junto a la delegación nicaragüense que oficializó la reanudación de las relaciones diplomáticas entre Pekín y Managua, encabezada por Laureano Facundo Ortega Murillo, asesor para Inversiones, Comercio y Cooperación Internacional de la Presidencia que encabeza su padre, Daniel Ortega, y su madre, la vicepresidenta Rosario Murillo.

La delegación del régimen Ortega-Murillo llega desde China a Managua con vacunas. Cortesía.

Nicaragua recibió este domingo las primeras 200.000 dosis de la vacuna Sinopharm contra la covid-19, de un millón donadas por China, tres días después de que el Gobierno del presidente Daniel Ortega rompiera sus relaciones con Taiwán y las reanudara con Pekín.

El lote llegó procedente de China junto a la delegación nicaragüense que oficializó la reanudación de las relaciones diplomáticas entre Pekín y Managua, encabezada por Laureano Facundo Ortega Murillo, asesor para Inversiones, Comercio y Cooperación Internacional de la Presidencia que encabeza su padre, Daniel Ortega, y su madre, la vicepresidenta Rosario Murillo.

El donativo fue recibido en el Aeropuerto Internacional de Managua “Augusto C. Sandino” por la ministra nicaragüense de Salud, Martha Reyes, el secretario general del Ministerio de Salud, Carlos Sáenz; y una delegación encabezada por el ministro consejero de la Embajada de China en Costa Rica, de acuerdo con la información oficial.

“En nombre del presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta, compañera Rosario Murillo, el pueblo nicaragüense, agradecemos profundamente este gesto de solidaridad, de cooperación, amistad y fraternidad del pueblo y Gobierno de la República Popular China”, dijo Ortega Murillo, hijo de la pareja gobernante, a través de medios del Gobierno y afines al sandinismo.

El asesor presidencial nicaragüense explicó que ese lote de 200.000 dosis de Sinopharm es el primero de un total de un millón de dosis de vacunas donadas por China, y que forma parte del inicio del fortalecimiento de las relaciones entre ambos países.

El Gobierno del presidente Ortega, que mantuvo relaciones con Taiwán desde que retornó al poder en 2007, anunció el jueves que reconoce “que en el mundo solo existe una sola China”, cuyo Gobierno legítimo es el de la República Popular, y que la isla es una “parte inalienable” del su territorio, por lo que rompió relaciones con Taipei.

Un día después, China anunció la reanudación de las relaciones diplomáticas con Nicaragua después de que el país centroamericano anunciara la ruptura de sus lazos con Taiwán, activos desde 1990, y reconociese el principio territorial de “una sola China” propugnado por Pekín.

El Ministerio de Exteriores chino anunció la firma de un comunicado conjunto que establece, a partir del viernes, el “reconocimiento mutuo” y el restablecimiento de relaciones diplomáticas “a nivel de embajadores”.

Con la ruptura con Nicaragua, Taiwán ve cómo el número de países que la reconocen como un Estado independiente queda reducido a 14, entre ellos varios latinoamericanos como Guatemala, Honduras o Paraguay.

Nicaragua se sumó a otros de la región como Panamá y El Salvador que en los últimos años rompieron lazos con Taiwán para alinearse con la posición china, que defiende su soberanía sobre la isla, y a Costa Rica, que lo hizo en 2007.

Taiwán, por su parte, lamentó la ruptura de los vínculos bilaterales con Managua, que a su juicio supone un “desprecio” a la larga amistad entre ambos pueblos por parte del Gobierno de Ortega.

Taiwán era hasta ahora el donante bilateral más importante de Nicaragua, país donde financiaba 27 proyectos en áreas de producción de alimentos, cultivos de frutales y cría de cerdos de calidad superior, entre otros, por valor de entre 30 millones y 50 millones de dólares, según datos del Gobierno nicaragüense.