Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

OEA «dejó claro que acciones de Ortega y Murillo no tienen cabida en el hemisferio»

Daniel Ortega y Rosario Murillo en un acto público. Archivo de EFE | Divergentes.

El Departamento de Estado de Estados Unidos comunicó este miércoles 16 de junio que la contundente votación en la resolución que aprobó la Organización de Estados Americanos (OEA) en contra del régimen de Daniel Ortega “dejó claro que las acciones de Ortega y Murillo no tienen cabida en este hemisferio”. 

Según el Departamento de Estado, esto debido a “los compromisos compartidos con la democracia y los derechos humanos”. El comunicado señaló que la votación de ayer en la OEA “envió un claro mensaje de apoyo al pueblo nicaragüense y su lucha por elecciones libres y justas, el respeto a los derechos humanos y la rendición de cuentas”. 

La OEA aprobó este martes 15 de junio una resolución que condena la falta de transparencia en el proceso electoral de este año en Nicaragua, los arrestos contra líderes opositores de las últimas semanas, y pide monitorear el proceso electoral para la presentación ante la Asamblea General. 

La resolución fue aprobada con 26 votos a favor, una cifra récord en las votaciones en este organismo en estos tres años de crisis política en los que se habían conseguido como máximo 20 votos. “Creo que la votación (26 votos a favor, 5 abstenciones y 3 en contra) habla por sí sola y refleja el grado de aislamiento del régimen”, dijo el exembajador de Nicaragua, Julio Icaza Gallard.

Icaza considera que la alta cantidad de votos que se consiguió a favor de la resolución puede deberse a dos situaciones. En primer lugar a la “redacción cuidadosa de la resolución”, en la cual no se habla sobre la aplicación del artículo 21 de la Carta Democrática. “No solo no se cuenta con los 24 votos para aprobar, sino que muchos consideran que suspender a Nicaragua de la OEA no serviría de nada y sería por el contrario contraproducente, pues dejaría al país fuera de la influencia de la OEA”, dijo Icaza Gallard. 

La otra razón que considera Icaza para la obtención de los votos “es la actuación del Reino Unido, a través de su observador permanente, en el convencimiento de los países del Caribe anglófono, muchos de los cuales hasta hoy se habían abstenido” y que votaron a favor de la resolución. 

Esta reunión se realizó de forma “urgente” a solicitud del secretario de la OEA Luis Almagro el nueve de junio, a raíz de los secuestros de los aspirantes presidenciales y líderes políticos. Almagro señaló que se produjo una alteración del orden constitucional, según el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana. “Entiendo que debería considerarse la activación de los mecanismos necesarios para la aplicación a Nicaragua del artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana”, señaló. 

El representante regional del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos para América Central y Caribe (OACNUDH), Alberto Brunori escribió este miércoles en el Washington Post que las señales que vienen detectando sobre el proceso electoral “no podrían ser más preocupantes”. Después de una exposición de las acciones represivas del régimen, Brunori concluye que “la persistencia de violaciones de derechos humanos de esta naturaleza no resultaría compatible con la realización de elecciones libres y genuinas”. 

Puntos aprobados

Foto de archivo de una sesión de la OEA. EFE | Archivo.

El primer punto que la OEA aprobó es “expresar preocupación por el hecho de que el Gobierno de Nicaragua no ha implementado, a mayo de 2021, medidas de reforma electoral consistentes con los estándares internacionales aplicables, a fin de garantizar que las elecciones previstas para noviembre de 2021 sean libres y justas”. 

También condenaron “inequívocamente la detención, hostigamiento y restricciones arbitrarias impuestas a candidatos presidenciales, partidos políticos y medios independientes”. En  la resolución se pide “la liberación inmediata” de los candidatos presidenciales y de todos los presos políticos.

El tercer punto insta “enérgicamente” al gobierno de Nicaragua a que implemente “medidas legislativas y de otra índole compatibles con los estándares internacionales aplicables para promover elecciones transparentes, libres y justas en noviembre, incluida la bienvenida a la OEA y otros observadores electorales internacionales”. 

Finalmente, aprobaron “continuar con el seguimiento del proceso electoral en Nicaragua, para su consideración y posible presentación a la Asamblea General”. 

Aplicación del artículo 21

La aplicación del artículo 21 de la Carta Democrática, que podría estar en discusión en la próxima Asamblea General, suspende a Nicaragua de participar en reuniones y foros internacionales, donde se tocan temas de economía, desarrollo, medioambiente, salud y cooperación. 

Para la aplicación del artículo 21 de la Carta Democrática se requieren 24 votos de los 34 Estados que componen el organismo. En tres años de crisis, lo máximo que se había conseguido eran 20 votos en la aplicación del artículo 20 de la Carta, el 28 de diciembre de 2018. 

La aplicación del artículo 21 significa aislamiento diplomático y aumento de medidas bilaterales que pueden tomar los países miembros, como por ejemplo negar créditos de los organismos multilaterales, que sería fatal en un país que en los últimos tres años ha tenido saldos rojos en su economía y ha empeorado con la pandemia de la Covid-19. 

Votación es “un poderoso mensaje”

El embajador de Perú, Hugo de Zela, dijo que la votación de hoy en la OEA “es un poderoso mensaje que debería ser escuchado” por el régimen de Ortega. “Es muy claro que existe en la región una muy grave preocupación porque no se hayan aplicados medidas necesarias para que las elecciones previstas no sean justas”, dijo de Zela. “Hay una condena clara a la práctica de estar arrestando, y poniendo restricciones arbitrarias a los opositores. Esa no es una conducta democrática”, agregó el embajador. 

Argentina y México, ambos países que se abstuvieron en la votación, emitieron un comunicado en conjunto en el que manifestaron su preocupación por los sucesos ocurridos en Nicaragua, “especialmente por la detención de figuras políticas de la oposición”. Sin embargo, dijeron que era “perentorio que la OEA retome el espíritu constructivo de su Carta” e hicieron un llamado para restablecer el diálogo interamericano. “Expresamos nuestra disposición plena para colaborar constructivamente y estamos convencidos de que esta situación será superada por los nicaragüenses”. 

El secretario de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, dijo que “ojalá los colores rojinegros del sandinismo puedan significar en el futuro democracia”, porque hoy “esa imagen ha sido cruelmente manchada y eso duele en todo el continente”. 

El embajador de Nicaragua, Luis Alvarado, en toda la reunión se dedicó a intervenir con la narrativa de la injerencia de Estados Unidos. “Nuestro dirigente, el comandante Daniel Ortega Saavedra es el mejor presidente que ha tenido Nicaragua en toda su historia, y es la continuación de la gesta de (Augusto) Sandino, y significa dignidad y defensa de la soberanía nacional” afirmó Alvarado.

Piden sanciones contra el Ejército, Policía y CSJ

Daniel Ortega y Rosario Murillo con la jefatura del Ejército y la Policía. Jorge Torres | EFE. Archivo.

Antes de la reunión de la OEA, 17 congresistas enviaron este martes una carta al Secretario de Estado Antony Blinken para instalarlo para dar “una respuesta firme y rápida” del gobierno de Estados Unidos hacia el régimen de Ortega Murillo, que busca “la consolidación de una dictadura de partido único”. 

Los congresistas agradecieron las sanciones aplicadas a cuatro miembros del círculo de Ortega, entre ellos, a su hija Camila Ortega. No obstante, los congresistas instaron a que el Departamento del Tesoro continúe trabajando para aplicar más medidas específicas contra “personas de los ministerios militar, policial y de justicia que hayan ordenado y ejecutado estas violaciones de derechos humanos”. A su vez indicaron que “deben hacerse todos los esfuerzos posibles para coordinar las sanciones con Canadá, la Unión Europea y socios regionales de América Latina y el Caribe”. 

Los congresistas “pedimos sanciones individuales contra los funcionarios que socavan la democracia, cometen abusos de los derechos humanos, o participan en actos de corrupción, que no se dirigen a la población”, señala la carta.

Finalmente, los congresistas pidieron la liberación de los aspirantes presidenciales y líderes políticos capturados en los últimos 14 días y los más de 120 presos políticos que Ortega mantiene en las cárceles. 

Ir Arriba