Parlamento de El Salvador amplía régimen de excepción de Bukele por tercera vez

Más de 41.000 personas han sido detenidas y se acumulan 3.000 denuncias de supuestos atropellos que han recibido organizaciones humanitarias. El presidente Bukele anunció casi en simultáneo la construcción de “un gigantesco” centro penitenciario

Un grupo de salvadoreños, angustiados por las detenciones de sus familiares durante el régimen de excepción decretado por el Congreso. EFE | Archivo.

Con 67 votos a favor los diputados de Nuevas Ideas, quienes son mayoría en el Parlamento, aprobaron la ampliación del régimen de excepción que el presidente Nayib Bukele instauró desde marzo. La medida, enviada desde el Ejecutivo con trámite de urgencia, alarga por otros 30 días la polémica estrategia del Gobierno salvadoreño en su “guerra contra las pandillas”. 

“El régimen de excepción ha permitido identificar la magnitud de la amenaza y grave peligro que representan para la población salvadoreña las estructuras criminales (pandillas) y su particular complejidad, realizando bajo su implementación más de 40.000 capturas”, indica el decreto aprobado.

En la discusión de la solicitud, los legisladores culparon a la oposición de la situación que atraviesa el país. “Ustedes robaron fondos del Estado que estaban destinados para seguridad y dañaron al pueblo. Nosotros ya no trabajamos con una gobernabilidad comprada, como ustedes lo hacían. Hoy, estamos retomando todo lo que se merece el pueblo”, aseguró la diputada Rebeca Santos, de Nuevas Ideas.

Esta sería la tercera ocasión que el Legislativo salvadoreño alarga una medida que en principio fue aplicada con el fin de reducir la oleada de homicidios atribuidos por las pandillas a inicios de marzo. Sin embargo, periodistas independientes y organismos han denunciado violaciones a los derechos humanos en el marco del régimen de excepción. 

Fotografía de una publicidad gubernamental en relación al régimen de excepción. EFE.

“Durante los primeros 30 días del régimen de excepción promovido por Bukele, hemos documentado evidencias de detenciones arbitrarias de personas inocentes, que en algunos casos han sido sujetas a desapariciones forzadas de corta duración, así como casos alarmantes de muertes bajo custodia”, expresó el dos de mayo Tamara Taraciuk Broner, directora en funciones para las Américas de Human Rights Watch.

Durante dicho régimen son más de 41.000 personas detenidas y unas 3.000 denuncias de supuestos atropellos que han recibido organizaciones humanitarias locales e internacionales, además de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH).

Por su parte, el presidente Bukele sostiene que la ampliación es parte de su estrategia contra las tres pandillas que operan en el país, y quienes han sido tildadas como responsables del alza de homicidios en marzo. 

Un nuevo mega penitenciario 

Bukele anunció este martes en Twitter la construcción de un “gigantesco” centro penitenciario al que serán llevados los supuestos miembros de pandillas capturados durante el régimen de excepción.

El mandatario señaló que el centro penitenciario estará «alejado de las ciudades, rodeado de cientos de manzanas de tierra propiedad del Estado, con cientos de miles de metros de construcción, varios niveles de muros y 37 torres de vigilancia, lo que hará imposible un escape».

“Son muchos los factores que deben salir bien y a tiempo para poder ganar la #GuerraContraPandillas y la construcción de un gigantesco Centro Penitenciario es uno de esos factores”, añadió.

Se desconoce la ubicación de dicha cárcel, así como la inversión que el Gobierno ha destinado para su construcción. (Con información de EFE).