Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Nicaragua, el espejismo del país “más seguro de Centroamérica”

Temporada 1
Temporada 1
Nicaragua, el espejismo del país “más seguro de Centroamérica”
/

Realización: Maynor Salazar Salazar
Producción: Néstor Arce

TRANSCRIPCIÓN

Néstor | Gracias por escuchar la primera temporada de podcasts de Divergentes. Les saluda Néstor Arce.

En este capítulo les contaremos cómo el país que se decía era el más seguro de Centroamérica, ha pasado a ser un escenario donde cada vez más son frecuentes los asesinatos con armas de guerras, los robos con intimidación y existe más presencia de bandas criminales. Un fenómeno que ha sido empeorado por la doble crisis económica que acarrea Nicaragua desde 2018 y agravado por la pandemia de Covid-19. La historia nos la cuenta Maynor Salazar.

Bismarck Sandino | Entonces ahí lo golpean, le parten un ojo, le fracturan el cráneo, lo puñalean. Aparte que lo puñalean, lo amarran y él convulsiona.

Maynor Salazar | El que habla es Bismarck Sandino. Está relatando la golpiza que sufrió su hijo Óscar durante un asalto en Managua el pasado 31 de julio.

Bismarck Sandino | Lo operaron del cráneo, tiene alrededor de 32 pulgadas en la parte derecha, en forma de media luna, que sale desde la parte frontal, hasta la parte de atrás en forma de arco.

Maynor Salazar | No es que antes no ocurrían este tipo de delitos, ni mucho menos, pero ahora estos relatos son cada vez más comunes. Sin embargo, el régimen de Daniel Ortega mantiene un eslogan que afirma que Nicaragua es el país más seguro de Centroamérica. Y algunas estadísticas, como la de homicidios por cada 100 mil habitantes, respaldaban esta afirmación.

Digo respaldaban, porque a partir de la crisis política de 2018 esto ha quedado en el pasado. Este año, los propios datos de la Policía reflejan un incremento sustancial de la violencia en las calles. Y las encuestas también revelan que los ciudadanos perciben más delincuencia, como no la habían sentido en los últimos 10 años.

Está claro que algo está ocurriendo y, para eso hablamos con víctimas de la delincuencia y expertos en seguridad, que nos ayudan a entender cómo ha surgido esta explosión violenta en Nicaragua.

***

Marvin Cruz | Cinco personas ingresaron al local, nos apuntaron con armas, nos tiraron al suelo y nos dijeron que no dijéramos nada.

Maynor Salazar | Él es Marvin Cruz, propietario de la tienda de celulares Gangacell, que fue asaltada el viernes 14 de noviembre en Managua.

Marvin Cruz | Nos llevaron al cuarto de al fondo, después de ahí nos estaban amenazando, me decían que no dijéramos nada, que no gritáramos, que nos iban a matar, que a todos nos iban a matar, nos golpearon, estaban ahí los niños presentes. Mi hija estaba en la cama. Nos estaban diciendo que los había mandado su patrón, que su patrón decía que nos mataran. Que yo debía estar muerto.

Maynor Salazar | Los asaltantes salieron de la tienda con más de 11 mil dólares en celulares, joyas y dinero en efectivo. A Marvin y a otras seis personas más las dejaron atadas y amordazadas con cordones y fajas. Solo a los niños de Marvin no los amarraron.

***

Maynor Salazar | Este caso sirve para mostrar el incremento de la delincuencia en este año en Nicaragua. Tiene las tres características: fue un robo con intimidación, cometido por una banda criminal, que utilizó armas de fuego. Los datos de la Policía muestran que los robos con intimidación han aumentado en más del 70 por ciento, en comparación con el año pasado. Las incautaciones de armas de fuego se han duplicado. Hasta agosto, 22 bandas delincuenciales fueron desarticuladas. Esto quiere decir que se quebraba a casi una banda por semana. Estas estadísticas fueron obtenidas después de una exhaustiva búsqueda de información en las notas de prensa policiales.

Comisionado Sergio Gutiérrez | Les vamos a informar el resultado del enfrentamiento a la delincuencia durante el período comprendido del lunes cuatro al domingo 10 de mayo del año 2020. 86 delincuentes presos por delitos de peligrosidad.

Maynor Salazar | Escuchando cada conferencia como esta, que la Policía realiza todos los lunes y que después publica en su página web, es que se recogieron los datos. A estas conferencias los periodistas no son invitados. Es prácticamente imposible que algún comisionado dé información al respecto. La Policía más bien acosa a los periodistas que han revelado y continúan denunciando los abusos que cometen desde la crisis de 2018. Hay que aclarar que la Policía fue señalada de cometer crímenes de lesa humanidad durante las protestas. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos la sancionó como institución y a varios de sus comisionados más relevantes, pero no crean que nos estamos desviando del tema, porque precisamente la degradación de la Policía es una de las causas del incremento de la violencia.

Elvira Cuadra | La Policía se ha convertido en un aparato de represión, más que en una institución de prevención del delito y de la violencia, la protección a los ciudadanos y sus bienes. Es una policía que ha cambiado su misión y sus funciones más importantes por unas acciones de naturaleza política.

Maynor Salazar | Ella es Elvira Cuadra, una de las investigadoras más acuciosas sobre seguridad pública en Nicaragua. Lo que ella explica es que la Policía en lugar de proteger a sus ciudadanos, se ha convertido en una institución que obedece a las órdenes de la pareja en el poder, Daniel Ortega y Rosario Murillo. Desde la crisis de 2018, ha estado más pendiente de reprimir a opositores, que de brindar seguridad y prevención en las calles.

***

Néstor Arce | Además de la falta de profesionalismo de la Policía, los expertos señalan que otro de los factores es la crisis económica. La riqueza del país ha caído 14.1 por ciento en los últimos tres años. Para los economistas significa que Nicaragua ha entrado en una depresión económica. Los índices de pobreza han retrocedido a niveles de hace seis años.

Los últimos datos oficiales del Banco Central de Nicaragua indican que el 33.5 por ciento de los ciudadanos con condiciones para trabajar, están en el desempleo. Del porcentaje que tiene empleo, el 46 por ciento está en condiciones de subempleo, es decir, que trabajan menos horas de las que podrían y reciben un salario menor al mínimo. A esto, se suma que un 15.7 por ciento trabajan, pero no reciben un salario, sino que solo obtienen una ayuda en alimentos o alojamiento. En esta situación se encuentran seis de cada 10 nicaragüenses.

Todo esto forma un cóctel que los expertos consideran que está aumentando la delincuencia en las calles. Incluso el nivel de violencia que existe puede provocar confusiones que deriven en asesinatos. Para que se pueda entender mejor este punto, vamos a regresar a la historia de Óscar Sandino, el joven vapuleado que su padre Bismarck nos relataba al inicio de este episodio.

***

Bismarck Sandino | Mi hijo andaba practicando en una comparsa que queda en la 14 de septiembre. Después de la práctica estuvo con unos amigos reunidos. Eso le dio más o menos un tiempo, como entre las siete y media a las 10 de la noche.

Maynor Salazar | Óscar, hijo de Bismarck Sandino, se fue con sus amigos a otro barrio cercano, la Nicarao. Ahí algunos de ellos se despidieron, y él siguió caminando solo porque es un barrio que conoce desde que era pequeño. En ese lugar comenzó su martirio.

Bismarck Sandino | A él lo asaltaron. Pero cuando él sale en la huida, el que lo asalta no lo golpea ni nada, le roba solo las chinelas, el dinero no, solo una cadenita. Él sale desorientado y llega a parar a un callejón. 

Maynor Salazar | Ahí es cuando unos hombres que estaban tomando licor en las aceras del barrio, lo confunden con un ladrón.

***

Bismark Sandino | En ese andén, ahí lo logran agarrar y lo golpean. Uno de los primeros golpes que le dan a él es con un tubo, que dice la policía que era un tubo galvanizado de aproximadamente 25 pulgadas. Entonces dice que después de ese golpe no se acuerda de nada. Y lo comenzaron a golpear hasta fracturarle el cráneo. Ahí él pierde el celular y dinero, entonces los que lo siguen se convierten en ladrones, porque lo asaltan, lo terminan de rematar.

Maynor Salazar | Los hombres que lo golpearon salvajemente se justifican diciendo que lo confundieron con un ladrón, porque semanas atrás se habían cometido varios robos en la zona. Esto respalda la última encuesta de la firma Cid Gallup, en donde el 83 por ciento de los ciudadanos dijeron que percibían más delincuencia y violencia. Aunque la imagen de país seguro está lejos de ser una realidad, para el jefe de la Policía Francisco Díaz todo sigue igual.

Comisionado Francisco Díaz | En este año 2020 nuestro país continúa siendo un referente en Latinoamérica por sus excelentes niveles de seguridad: primero, Nicaragua mantiene la tasa promedio de homicidios más baja de Centroamérica; 8 por cada 100 mil habitantes. No tenemos maras o pandillas. No existen carteles, células, bases y pistas clandestinas del narcotráfico.

Maynor Salazar | Lo del país más seguro de Centroamérica surge por un informe anual que publica Naciones Unidas, basado en homicidios por cada 100 mil habitantes, donde Nicaragua tenía hasta 2017 índices bajos si se compara con países como Honduras, Guatemala o El Salvador. Sin embargo, si se compara con otros países menos violentos, como Costa Rica, las estadísticas son similares.

Roberto Cajina | No se puede asegurar la seguridad o la inseguridad de un país a partir de un solo indicador: homicidios por 100 mil habitantes, porque como te decía, eso conduce a errores metodológicos, errores políticosy errores en la toma de decisión. 

Maynor Salazar | Habla Roberto Cajina, especialista en temas de seguridad y gobernanza. Él dice que los datos de este año de la Policía muestran luces sobre lo que está pasando.

Roberto Cajina | Como todo país, Nicaragua tiene un núcleo poblacional de delincuentes. Ese núcleo estaba dividido en dos: los delincuentes que no estaban privados de libertad y los que estaban privados de libertad. A esos dos grupos se le suma un tercer grupo: los paramilitares cuando cesó la etapa violenta de la represión y se quedaron virtualmente en el desempleo. Sin trabajo, sin los 600, 200, o dos mil córdobas diario que le daban durante la etapa de la represión, entonces tuvieron que buscar, gente que tenía base social, gente que sabía manejar armas, se muestran claramente en las redes sociales y ustedes los periodistas reportan, dos sujetos en una motocicleta, con cascos de visera polarizada, ingresan a un negocio y asaltan a los clientes, ese el modus operandi de estos nuevos delincuentes comunes. Es decir de los parapolicías.

Maynor Salazar | Los parapolicías o paramilitares  de los que habla Cajina son un grupo de armados por el régimen de Ortega. Ellos aplacaron las protestas de 2018 a punta de balazos y provocaron el mayor baño de sangre en el país en tiempos de paz. A pesar de las pruebas irrefutables que existen en su contra, ninguno de sus miembros ha sido condenado por los centenares de delitos que cometieron porque son protegidos por el Estado. Algo de esto se muestra en la golpiza que sufrió el joven Óscar Sandino, de 21 años de edad.

Bismarck Sandino | También se ha involucrado al secretario político de la zona de la Nicarao. Ellos han buscado el aval político del Frente, para hacer creer que, uno, mi hijo es ladrón, y dos, que nuestra posición política, que somos azul y blanco, que tampoco lo voy a negar, nosotros somos agresores, que somos golpistas.

Maynor Salazar | Actualmente, Bismarck Sandino acusa de asesinato frustrado a los dos hombres que golpearon a su hijo y que se encuentran detenidos bajo el régimen de casa por cárcel. Sin embargo, ahora teme que se politice el caso.

Bismarck Sandino | Los vecinos nos han dicho que ellos son simpatizantes del Frente y que anduvieron tirando balita, entonces ellos se amparan en eso.

Maynor Salazar | Uno de los acusados se opuso a que la Policía lo capturara.

Bismarck Sandino | Se burla de la Policía y dice de esta manera: “me vale verga que me echen preso, yo tengo conecte aquí, soy militante del Frente, y ustedes me van a sacar, ustedes no me van a tener mucho tiempo preso.”

Maynor Salazar | Precisamente las liberaciones políticas son unas de las preocupaciones de los ciudadanos.En la última encuesta de Cid Gallup, los consultados atribuyen los altos índices de criminalidad a las masivas liberaciones de presos comunes. Hasta agosto de este año, el régimen de Ortega había liberado a más de 7 mil personas.

Roberto Cajina |Hay un procedimiento que la ley establece para excarcelar a la gente, pero aquí no. Simplemente abrieron las puertas y le dijeron a la gente: “Vayanse”.No hay un cumplimiento de lo que la ley establece para la excarcelación. Lo que había era la necesidad de deshacerse de ellos.

Maynor Salazar | Lo que dice Cajina también es compartido por la investigadora Elvira Cuadra. Ella dice que hay documentación de que una parte de los liberados han salido a cometer delitos comunes, y otros, han cometido femicidios.

Elvira Cuadra | Estos niveles de inseguridad y de violencia no tienen que ver, como ocurre en otros países de la región, con procesos más de carácter social, sino que tienen que ver con un elemento de orden político, que es la actuación, la voluntad, la decisión del Estado de Nicaragua de utilizar la violencia a diferentes escalas en contra de los ciudadanos.

Maynor Salazar | Lo que podríamos concluir, entonces, es que antes de 2018 los hechos violentos se originaban de la delincuencia común, mientras que ahora, en este nuevo escenario, los crímenes se originan por la violencia política del Estado de Nicaragua.

***

Néstor Arce | Gracias por escuchar este episodio de esta temporada de podcasts. Les invitamos a descubrir más historias en divergentes.com, seguirnos en redes sociales y compartir con amigos y familiares nuestro contenido. Soy Néstor Arce. Nos escuchamos en el siguiente capítulo. 

Ir Arriba