Presión regional obliga al régimen de Ortega eliminar PCR negativa para ingresar a Nicaragua

La decisión fue provocada por la presión de los países que conforman el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) después de una reunión en Panamá. Luego de dos años de centralización de las pruebas PCR y obtener ganancias por más de cien millones de dólares, la ministra de salud Martha Reyes emitió una resolución eliminando el requisito de una prueba PCR negativa para ingresar al país

Un hombre se toma una prueba PCR en Ciudad de Panamá. Archivo EFE.

La dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo eliminó el requisito de prueba PCR negativo para ingresar a Nicaragua debido a la presión ejercida por países de la región. Después de una reunión de autoridades migratorias centroamericanas celebrada en Panamá este 14 de junio, en la que tuvieron “un intercambio de buenas prácticas y lecciones aprendidas en respuesta a la Covid-19”, se exhortó a Managua a levantar la medida. 

Nicaragua era el único país en el istmo en mantener el requisito de prueba PCR negativa y la toma de la muestra era centralizada por el Ministerio de Salud (Minsa) por un costo unitario de 150 dólares, uno de los más costosos de la región, ya que no era posible realizar test de antígenos. Esto también impactaba en el retorno de las aerolíneas al aeropuerto internacional de Managua, que desde 2020 han venido posponiendo la reanudación de operaciones. 

“Los países de la región se quejaron porque Nicaragua es el único que está pidiendo PCR. A los nicaragüenses les estaba costando conseguir la prueba y también a las demás personas de otras nacionalidades. Los cubanos y venezolanos que podían migrar de forma regular no lo hacían, porque no tenían para pagar la prueba. Todos los países estaban liberando las medidas mientras que Nicaragua no. Los demás países pidieron que Nicaragua fuera más flexible”, aseguró una fuente del Servicio Nacional de Migración en Panamá. 

La representación del régimen Ortega-Murillo escuchó el exhorto y a su regreso a Nicaragua el Minsa emitió la nota ministerial número 309-2022 que resuelve lo siguiente: “por orientaciones del Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra” se eliminará como requisito de ingreso al país, un resultado negativo RT-PCR para Covid-19, solamente se requerirá el esquema de vacunación completo contra este virus. 

La resolución surte efecto a partir de este jueves y agrega que quienes no posean un esquema de vacunación completo deberán presentar una prueba PCR negativa, con 72 horas desde la toma de la muestra. 

El negocio de las pruebas PCR 

Las autoridades migratorias de Centroamérica en una foto de familia después de la reunión en Panamá. Cortesía.

Nicaragua exigía la presentación de la prueba PCR negativa desde el 22 de julio de 2020. Nicaragua era el único país centroamericano que exigía este requisito. La centralización de las pruebas PCR cumplirían casi dos años, ya que el gobierno no permitió que laboratorios privados importaran los insumos para poder ofrecer ese servicio. 

Días posteriores a este anuncio, medios de comunicación nicaragüenses presentaron los cálculos de las posibles ganancias que el Ministerio de Salud recolectó en estos dos años. El Minsa cobraba 150 dólares por prueba a cada viajero.

La demanda fue tal, que en agosto de 2021 Rosario Murillo anunció la inauguración de un nuevo laboratorio para tomar y procesar muestras para detectar la Covid-19, la obra tuvo un valor de 63 millones de córdobas, pero no se conocen más detalles. Como con todo lo relacionado a la pandemia, el secretismo reinó con el negocio de las PCR. 

Según cálculos realizados por DESPACHO 505, a partir de los registros migratorios oficiales, el cobro de PCR habría generado al Minsa al menos 102.7 millones de dólares. De acuerdo con un informe publicado por el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur), en el 2021 el flujo migratorio fue de 684 mil 862 personas: 372 mil 437 nacionales que salieron del país y 312 mil 425 extranjeros que ingresaron como turistas. Ambos grupos -según la normativa en vigor- obligados a pagar por la prueba.

Por otro lado, el medio digital Confidencial informó que en los informes de ejecución presupuestaria tampoco se detalla el monto de ingresos por las pruebas realizadas. Sin embargo, en el rubro “ingresos recibidos por venta de bienes y servicios” se refleja un incremento del 535% por “servicios y permisos de salud”, que podría estar relacionado a las pruebas PCR.

Según el dato oficial, antes de la pandemia por este rubro se ingresaron a las arcas del Gobierno 130.66 millones de córdobas, en 2020 la suma ganada fue 188.08 millones de córdobas, que representa un aumento del 43.9%; pero en 2021 se recaudó 1193 millones de córdobas (más de 34 millones de dólares), que equivale a seis veces más que el año anterior.

El Minsa nunca ha informado públicamente sobre el número de pruebas PCR realizadas en sus dos laboratorios ni mucho menos las ganancias generadas por estas.