Revuelta al interior del partido de Bukele

El destape de una grabación que revela el descontento de algunos diputados del oficialista Nuevas Ideas ha desatado una cacería implacable por parte del mandatario, que ha calificado el hecho como conspiración y hasta lo ha llevado a enfrentarse a Estados Unidos. En medio de la polémica está Roy García, fundador de Nuevas Ideas y quien desde el exilio mantiene un pulso personal con el mandatario salvadoreño


Los diputados salvadoreños del partido Nuevas Ideas —controlado por  el presidente Nayib Bukele— José García y Gerardo Aguilar fueron acusados de intentar “dividir” al partido luego de que se filtró un audio de una reunión en la que conversaban con Roy García, exfundador de esa organización política y líder de un nuevo partido en formación. En la reunión afirmaban que había descontento por parte de una veintena de legisladores al interior de la bancada por la manera en la que se estaban tomando las decisiones y solicitaban ayuda en caso de que algo les sucediera por el hecho de disentir dentro del movimiento que Bukele maneja con férreo control. 

Nuevas Ideas acusó el 30 de octubre, luego de publicar el audio, a los diputados de solicitar beneficios personales a cambio de facilitar la ruptura del mayor grupo parlamentario y lograr que entre 15 y 22 legisladores salieran de la fracción. El organismo político los señala de “conspiración” e informó que los separaba de sus cargos. Actualmente Nuevas Ideas tiene en sus filas a 56 de los 84 legisladores, lo que les asegura la mayoría calificada en las votaciones y garantiza a Bukele el control del órgano legislativo. 

Roy García ha tenido que huir de El Salvador, ya que, asegura, personas con pasamontañas lo están buscando a él y al motorista que lo llevó a las reuniones que mantuvo con los legisladores oficialistas. García es un salvadoreño radicado en Los Ángeles que se separó de Nuevas Ideas en 2018 y a su salida inició la conformación de una nueva nueva organización política llamada Partido Independiente de Salvadoreños en el Exterior (PAÍS).

García ha hablado con Divergentes y asegura que en una de esas reuniones estuvo presente un representante de la Embajada de Estados Unidos, participación que él mismo gestionó, y que estas reuniones se dieron a solicitud de los legisladores, quienes “buscaban un enlace” con la Embajada. 

Cuando habla sobre las motivaciones de los diputados para reunirse con él, Roy García menciona que una de las principales molestias de los legisladores es que “de los 14.000 dólares asignados para hacer diferentes actividades y contratar personal solo les dan 6.500 y el resto se lo queda el partido”. También hay descontento, agrega, debido a la reducción del Fondo Para Desarrollo Económico de los Municipios (FODES), que con la entrada del Gobierno de Bukele y la nueva Asamblea pasó del 10% al 1.5% de los gastos corrientes del Estado. Esta decisión quita a las municipalidades el margen de acción de ejecución de proyectos y la centraliza en el Ejecutivo. 

García comentó que los diputados aseguraron que había por lo menos 20 o 22 legisladores dispuestos a independizarse del bloque oficialista y votar por separado. Y es que el bloque, conocido como “la bancada cyan”, ha sido reconocido por votar en conjunto y tomar decisiones cuestionadas como la destitución de los magistrados de la Sala de lo Constitucional y el Fiscal General de la República y su sustitución por personas afines al Gobierno. Esta acción, en particular, fue rechazada por la Organización de Estados Americanos (OEA) y el organismo Humans Right Watch, que advierten un deterioro democrático en el país. 

“Yo le hablé a la embajada y les dije: ‘miren, hay unos diputados que quieren tener una plática con ustedes, porque dicen que hay un descontento de 24 a 28 diputados’”, cuenta García. Él, explica, que tuvo que insistir tres veces para lograr la participación de la representación de la embajada estadounidense en la reunión. Agrega que cuando finalmente se hizo presente el representante diplomático dijo que no podía ayudar a los legisladores en nada de lo que pedían.

Embajada niega participación

Roy García en la juramentación departamental de directivos del partido en formación PAÍS en San Salvador. Cortesía

La Embajada de Estados Unidos, por su parte, negó “categóricamente” las acusaciones vertidas por Nuevas Ideas, que también le acusa de conspiración. Se defendieron, además, diciendo que “la Embajada no apoya a un partido político sobre otro y se reúne con una amplia variedad de funcionarios del Gobierno salvadoreño y ciudadanos salvadoreños, como es normal en todas las relaciones diplomáticas”.

Roy García dijo a Divergentes que nunca pensó que participar en esas reuniones le trajera como consecuencia su huida del país y cree que el Gobierno hizo público el audio para “aplacar” la noticia de un cargamento de droga incautada en España, procedente de El Salvador. El hecho ocurrió el 28 de octubre, cuando se publicó la información de la incautación de un contenedor con 700 kilos de cocaína en un puerto de Valencia. El cargamento tenía como destino el puerto de Sines, en Portugal.

“Creo que quisieron apagar el fuego, pero les salió al revés porque ya se está demostrando que sí hay un fraccionamiento, porque una de las cosas que dicen es que no les gustaba que se les mandara una lista de lo que iban a hacer e ir a votar nada más”, afirma García. 

Diputados “disidentes” expulsados del pleno

Vista del Salón Azul de la Asamblea Legislativa de El Salvado. EFE/Rodrigo Sura

La investigación interna y la separación temporal de la fracción de Nuevas ideas no fueron las únicas consecuencias para los diputados ahora considerados “disidentes”, José García y Gerardo Aguilar. Ambos fueron retirados del Salón Azul de la Asamblea Legislativa salvadoreña en la sesión plenaria del 3 de noviembre, en un procedimiento considerado por legisladores de la oposición como arbitrario. 

La diputada Elisa Rosales, secretaria de la junta directiva parlamentaria, leyó al inicio de esa sesión los llamamientos para iniciar la jornada. Antes de terminar recibió una hoja de papel y leyó la convocatoria de diputadas y diputados suplentes para próximos períodos legislativos. Rosales mencionó el nombre de Gerardo Aguilar, quien será sustituido del 3 de noviembre al 5 de abril de 2022 por su suplente Helen Jovel. De igual forma se sustituyó a José García por el suplente José Pío Amaya. Sin una discusión especial y con los diputados sustituidos presentes en el salón, los llamamientos fueron votados y aprobados con 66 votos y una abstención.

Para los legisladores de la oposición esta decisión riñe con el marco legal y el reglamento interno del órgano legislativo. La diputada Anabel Belloso, del partido de izquierda FMLN, dice que la suplantación de diputados no tiene fundamento legal. “Tanto el reglamento de la Asamblea Legislativa como la Constitución establecen cuáles son las causales para sustituir [a un diputado] y si alguien está en el Pleno listo para atender la convocatoria, pues no hay justificación [para sacarlo]”, explica la legisladora. 

El artículo 125 de la Constitución salvadoreña establece que los diputados “son inviolables, y no tendrán responsabilidad en tiempo alguno por las opiniones o votos que emitan”. Mientras que el reglamento interno de la Asamblea Legislativa en su artículo 21 apunta que la incorporación de los diputados suplentes se hará conforme a lo dispuesto en el artículo 131 de la Constitución, es decir, “en caso de muerte, renuncia, nulidad de elección, permiso temporal o imposibilidad de concurrir de los propietarios”. 

El diputado René Portillo Cuadra, del partido de derecha Arena, califica la sustitución de García y Aguilar como un abuso y dice que esa acción “deja claro” que no todos los legisladores oficialistas están dispuestos a acompañar decisiones que afecten la relación entre Estados Unidos y El Salvador.

René Portillo Cuadra, también de Arena, agrega que la destitución de sus colegas fue arbitraria y afirma que si hay un delito comprobado se debe de respetar el debido proceso, seguir el desafuero y esperar que el caso pase a instancias judiciales. Divergentes solicitó declaraciones sobre la sustitución de diputados y la investigación interna a varios legisladores de la bancada oficialista, pero ninguno quiso dar declaraciones. Mientras tanto, García mantiene que hay descontento a lo interno de Nuevas Ideas y no ceja en su pulso contra Nayib Bukele.

Siga leyendo: