Unión Europea prolonga un año más las sanciones contra el régimen Ortega-Murillo

La institución europea ratificó las sanciones impuestas a 21 funcionarios y tres entidades de la dictadura, luego de que Daniel Ortega expulsara a la embajadora de la Unión Europea y cortara las relaciones con el Reino de los Países Bajos. Las personas designadas están sujetas a una congelación de activos y se prohíbe a los ciudadanos y empresas de la UE poner fondos a su disposición

Daniel Ortega en un acto público del Frente Sandinista. Archivo | EFE.

La Unión Europea (UE) ha prolongado este jueves 13 de octubre por un año más las sanciones a 21 funcionarios y tres entidades del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, luego de la decisión de expulsar a la embajadora del organismo europeo en Nicaragua y cortar las relaciones con el Reino de los Países Bajos a finales de septiembre. 

El Consejo de la UE –institución en la que están representados los gobiernos de los Veintisiete– informó en un comunicado de que ha extendido el marco legal en el que se basan estas sanciones hasta el 15 de octubre de 2023.

El pasado lunes 10 de octubre el Consejo Europeo declaró “persona no grata” a la jefa de la Misión de la República de Nicaragua ante la UE, Zoila Yanira Müller Goff, como una “respuesta recíproca” a la decisión del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo con la embajadora en Nicaragua, Bettina Muscheidt, quien fue expulsada a finales de septiembre.

Estas sanciones que se prorrogaron las impuso la UE en octubre de 2019 contra personas y entidades “responsables de violaciones o abusos de los derechos humanos o por la represión de la sociedad civil y la oposición democrática en Nicaragua”, así como contra quienes llevaran a cabo “políticas o actividades que socavaran la democracia y el Estado de derecho”.

Las medidas restrictivas actualmente en vigor se aplican a un total de 21 personas y tres entidades.

El presidente del parlamento orteguista Gustavo Porras, sancionado por la UE. EFE/ Jorge Torres

Las personas designadas están sujetas a una congelación de activos y se prohíbe a los ciudadanos y empresas de la UE poner fondos a su disposición. Las personas físicas están además sujetas a una prohibición de viajar, que les impide entrar o transitar por los territorios de la UE.

No obstante, la UE reafirmó su “continuo compromiso” con el pueblo nicaragüense y con la defensa de la democracia, el Estado de derecho y los derechos humanos en el país latinoamericano.

“La actual crisis política en Nicaragua debe resolverse mediante un verdadero diálogo entre el gobierno y la oposición. La UE sigue abierta al diálogo con Nicaragua, siempre que éste se desarrolle de forma respetuosa”, concluyó el Consejo en su nota.

“La UE reafirma su continuo compromiso con el pueblo nicaragüense y con la defensa de la democracia, el Estado de derecho y los derechos humanos. La actual crisis política en Nicaragua debe resolverse a través de un diálogo genuino entre el gobierno y la oposición. La UE permanece abierta al diálogo con Nicaragua, siempre que este diálogo se lleve a cabo de manera respetuosa”, señaló el comunicado.

La UE ha sancionado a familiares y allegados del presidente, Daniel Ortega, entre ellos a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, y a varios de sus hijos, bajo señalamientos de atentar contra los derechos humanos y la democracia.

El pasado 30 de septiembre, la Cancillería de Nicaragua rompió relaciones con el Reino de los Países Bajos por su reiterada posición “injerencista, intervencionista y neocolonialista”. Una arremetida contra los europeos que se sumó al rechazo del régimen al embajador de Estados Unidos ratificado por el Senado de Estados Unidos. 

La Cancillería nicaragüense emitió un comunicado en el que señaló que el Reino de los Países Bajos ofendió a los nicaragüenses con supuestas amenazas y suspensión de obras como hospitales para comunidades originarias y afrodescendientes. Esa ofensiva permanente, “nada diplomática y violatoria de la Convención de Viena”, añadió la Cancillería, “nos obliga a tomar esta medida que defendemos con el honor, la dignidad y el espíritu soberano que nos caracteriza”. “Repudiamos y condenamos los agravios y crímenes de esa Europa colonialista y neocolonialista, frente a países codiciados y agredidos como el nuestro”, detalló la Cancillería. 

Analistas consultados por DIVERGENTES consideraron que la estrategia de Ortega y Murillo con estas ruptura es llevar las relaciones diplomáticas a un punto en el que solamente el uso de la fuerza las solucione, algo que a su criterio no está en la agenda de la comunidad internacional. 

La lista de 21 sancionados la completan Ramón Antonio Avellán, Sonia Castro González, Francisco Javier Díaz Madriz, Néstor Moncada Lau, Luis Pérez Olivas, Justo Pastor Urbina; Rosario María Murillo Zambrana, Gustavo Eduardo Porras Cortés, Juan Antonio Valle Valle, Ana Julia Guido Ochoa, Fidel de Jesús Domínguez Álvarez, Alba Luz Ramos Vanegas, Juan Carlos Ortega Murillo, Bayardo Arce Castaño; Camila Antonia Ortega Murillo, Laureano Facundo Ortega Murillo, Brenda Isabel Rocha Chacón, Cairo Melvin Amador Arrieta, Lumberto Ignacio Campbell Hooker, Nahima Janett Díaz Flores y Luis Ángel Montenegro Espinoza. 

Además de tres entidades del Estado: la Policía Nacional, el Consejo Supremo Electoral y el Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos.