Almagro a favor de proceso de unidad que pase por liberar presos políticos

El secretario general de la OEA se suma al llamado de los familiares de los opositores detenidos que pidieron al Gobierno de Ortega encabezar, junto con otras fuerzas políticas y la Iglesia católica nicaragüense, un proceso de “unificación ciudadana” que pase por la liberación de 170 “presos políticos”.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro. EFE

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, expresó su apoyo a que exista un proceso de unificación ciudadana en Nicaragua, que pase por la liberación de los denominados “presos políticos”.

“Nuestro apoyo al pronunciamiento de los familiares de los presos políticos” en Nicaragua, señaló Almagro en un mensaje en Twitter, en referencia al comunicado suscrito en la víspera por familiares de 26 opositores que se encuentran encarcelados en el país centroamericano.

Los familiares de los opositores detenidos pidieron el martes al Gobierno del presidente Daniel Ortega encabezar, junto con otras fuerzas políticas y la Iglesia católica nicaragüense, un proceso de “unificación ciudadana” que pase por la liberación de 170 “presos políticos”.

Este miércoles se sumaron a ese pronunciamiento familiares de otros 18 “presos políticos”, con lo que suman 46. Además, el documento recibió el respaldo del partido Ciudadanos por la Liberad, y de las organizaciones opositoras Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, y Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN), a la que pertenecen los dirigentes estudiantes encarcelados Lesther Alemán y Max Jerez.

“La liberación de todos los presos políticos es una demanda nacional que nos convoca a todos. Mientras haya presos políticos Nicaragua no tendrá tranquilidad, democracia y prosperidad”, señaló la AUN en una declaración.

“Todos anhelamos una paz duradera y unidad genuina, pero esa paz y unidad nos van a eludir mientras no se de la liberación de nuestros 170 presos”, agregó esa organización estudiantil, que anunció que seguirán “apostando por una salida pacífica, democrática e institucional a la grave crisis social, política y económica que Nicaragua está experimentando” desde abril de 2018.

Cese de represión

En tanto, la Alianza Cívica demandó “la liberación de todos los presos políticos, el cese de la represión, la revocación de las leyes que restringen los derechos fundamentales de los nicaragüenses, el retorno de los organismos internacionales de derechos humanos y la realización de unas elecciones libres previo reformas electorales que permitan la transición hacia una Nicaragua con justicia y democracia”.

En su pronunciamiento, los familiares apelaron “a los gobernantes y a las fuerzas vivas de la nación, así como a nuestra Iglesia, para que encabecen y apoyen un proceso de unificación ciudadana, dispuestos a construir puentes, dispuestos a escucharnos los unos a los otros, para así comenzar a desarmar la desconfianza mutua que por siglos nos ha dividido”.

Datos del Mecanismo para el Reconocimiento de Personas Presas Políticas, un observatorio cuyos datos son avalados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), indican que unas 170 personas permanecen en las cárceles de Nicaragua como “presos políticos”.

El Gobierno de Ortega ha atribuido a estas personas cargos relacionados con “traición a la patria” o delitos económicos como lavado de dinero, así como de otra índole, que son negados, tanto por los afectados como por sus familiares.

Entre los “presos políticos” están siete que habían anunciado sus intenciones de competir con Ortega por la Presidencia de Nicaragua en las elecciones generales del 7 de noviembre pasado, en las que el exguerrillero sandinista fue reelegido para un quinto mandato de cinco años, cuarto de forma consecutiva y segundo con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta.

Siga leyendo: