Capturan al fiscal que (con sus preguntas) puso nerviosa a Consuelo Porras en Guatemala

Eduardo Pantaleón, ex fiscal anticorrupción, tuvo un caso que podía alcanzar a la Fiscal General a través de su secretario Ángel Pineda. Cuando profundizó en la investigación fue retirado del caso. Este jueves fue capturado por las autoridades guatemaltecas, en medio de un clima de persecución contra autoridades judiciales que investigan corrupción

El fiscal anticorrupción, Eduardo Pantaleón. Cortesía.

El fiscal anticorrupción, Eduardo Pantaleón, se convirtió en el séptimo fiscal detenido en los últimos tres meses en Guatemala. La Fiscal General, Consuelo Porras, desató una cacería de personal del Ministerio Público (MP). Además de estas capturas, tres fiscales salieron al exilio hacia Estados Unidos y cuatro más renunciaron. El alcance de la persecución que emprendió Porras también obligó al exilio de la jueza de mayor riesgo, Erika Aifán y la separación del cargo del juez Pablo Xitumul. Todos los afectados tienen un denominador común: tuvieron a su cargo casos contra políticos acusados de corrupción.  

Aunque Porras ha declarado que todo se trata de justicia, se ha evidenciado que las denuncias de nuevos casos de corrupción no avanzan, pero sí la persecución hacia los propios fiscales.

Sin embargo, el caso de Pantaleón es especial. Ya que fue separado de la fiscalía anticorrupción cuando había comenzado la investigación sobre si del propio despacho de su jefa, la Fiscal General, salía información alertando a políticos corruptos para que no fueran capturados. Diez meses después de su traslado, el fiscal fue detenido argumentando que omitió detalles de una investigación sobre la corrupción de una carretera de más de US$ 70 millones. Un juez lo envió a prisión y el próximo 11 de mayo sabrá el motivo específico de su detención. Pero la sombra del caso de filtración de información que no pudo seguir quedará.

El caso

Un grupo de personas se manifiesta contra la reelección de la fiscal general y jefa del Ministerio Público de Guatemala, Consuelo Porras, en Ciudad de Guatemala. EFE.

El 9 de julio de 2021, en las calles de la ciudad de Guatemala aparecieron mantas con el rostro de una mujer junto a su supuesto amante con el hashtag #RobaMaridos. Las redes sociales se llenaron de comentarios contra ella con nombre y apellido: Evelyn Vega. Ese mismo día la Fiscal General, Consuelo Porras, había ordenado el traslado del fiscal anticorrupción, Eduardo Pantaleón, hacia otro puesto aduciendo que corría peligro. Algo que el afectado negó.

Los hechos parecían aislados, pero paralizaron un caso judicial que amenazaba con llegar hasta Porras a través de su secretario: Ángel Pineda.

Vega era la testigo estrella de un caso de filtración de información sensible desde el despacho de la Fiscal General hacia políticos señalados de corrupción. Pantaleón era el fiscal a cargo de investigar los hechos. Vega sabía y había dicho mucho, mientras Pantaleón, con sus preguntas, estaba tocando un nervio muy delicado. Lo mejor era cortarlo de tajo. Así lo hizo Porras.

Evelyn Vega era la mano derecha de la ex diputada, política y ahora directora del Instituto de la Víctima, Alejandra Carrillo. Por más de 8 años había sido amiga, asistente y confidente. Sin embargo, un día algo hizo crack. Y la amistad comenzó a rajarse debido a la desconfianza. Carrillo sabía mucho de la vida personal de Evelyn y ésta a su vez no sólo sabía de la vida personal sino de cómo su “ex amiga” había utilizado su habilidad política para su beneficio. Así llegó a enterarse de órdenes de captura y allanamientos.

¿Cómo Carrillo tenía información de primera mano? El secreto estaba en la amistad estrecha que ella había logrado con Ángel Pineda, secretario de Porras. Vega declaró que las muestras de aprecio eran constantes y en ambas vías. Así se formó una amistad. El diputado Felipe Alejos, quien se casó con Carrillo, estaba al tanto de la relación.

Ustedes tienen fuga de información”

a fiscal general y jefa del Ministerio Público de Guatemala, Consuelo Porras. EFE

Entre marzo y abril de ese año Vega se acercó al Ministerio Público a presentar declaración contra Carrillo. Lo hizo con temor ya que sabía el alcance de Carrillo. Vega proporcionó documentos que vinculan a Carrillo con la elección fraudulenta de magistrados de la Corte Suprema de Justicia; cobro de comisiones ilegales en obras de más de 100 millones de Quetzales adjudicadas por el Ministerio de Cultura y Deportes; además de plazas fantasmas en el Instituto de la Víctima. 

Carrillo declaró en la fiscalía anticorrupción. Sin embargo, antes de continuar con su relato se detuvo y le dijo al personal del MP. “Ustedes tienen fuga de información desde acá dentro. Ella (Carrillo) se entera de todo”. Esto llamó la atención de los fiscales que escucharon atentos las palabras de Vega quien aseguró que había escuchado cuando Ángel Pineda le advertía a Carrillo, a finales de abril del 2020, que el caso de “cultura y deportes” estaba por salir.

“Estábamos en la oficina del edificio Topacio azul. Llamó desde su teléfono a un contacto que estaba guardado como A.P. (Ángel Pineda), lo puso en altavoz y escuchamos”, dijo Vega en su declaración.

Eso hizo que Carrillo estuviera nerviosa ya que pensaba que ella también sería capturada. Esto porque había logrado cobrar la comisiones ilegales de obras del viceministerio de deportes de recreación a cargo de Mario Renato Monterroso García. Carrillo buscó el apoyo del ex diputado Fernando García Gudiel puesto que era tío de Monterroso García. “Ella, García Gudiel y el diputado Javier Hernández llevaron un listado de las obras grises que se iban a repartir en el 2019”, explicó Vega a la Fiscalía.

El 22 de mayo del 2020, Monterroso García fue capturado por el cobro de comisiones. En enero del 2021 Pineda advirtió a Carrillo un día antes sobre los operativos para tratar de detener al ex ministro de cultura y deportes, Elder Súchite. Sin embargo, Carrillo alertó al ex funcionario quien logró escapar. 

Recuerdos de Ginebra

EFE. Archivo.

La relación entre Carrillo y Pineda nació en el 2017 cuando ella era diputada y había asistido a una reunión de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra, Suiza. Pineda también se encontraba en ese país y aunque trabajaba en el Organismo Judicial (OJ) no tenía registros oficiales de su viaje. Sin embargo, Carrillo le contó a Evelyn su nueva amistad.

Su relación se fortaleció cuando Pineda fue nombrado en mayo del 2018 Secretario de Asuntos Internacionales del Ministerio Público a donde llegó de la mano de Consuelo Porras.

Vega dice que varias veces observó a Pineda llegar a la oficina de Carrillo donde tenían reuniones que se postergaban. 

Así la relación donde él le regalaba flores a ella y ella le enviaba alfajores. Esta amistad le abrió la puerta a Pineda para relacionarse con más diputados. Vega declaró que en una ocasión, Carrillo olvidó su estuche de pinturas y le pidió que se lo llevara al hotel residencia del sol, al llegar observó que Pineda estaba reunido con los diputados Javier Hernández, Álvaro Arzú, Estuardo Vargas. Vega indicó que en una de las reuniones se enteró que Porras era la que enviaba mensajes a los diputados.

Pantaleón comenzó una investigación sobre plazas fantasmas en el Instituto de la víctima y avanzó. Al mismo tiempo adelantaba la pesquisa de la fuga de información. Así que cuando inició a tratar de confirmar lo relatado por Vega aparecieron las mantas en las calles y Pantaleón fue trasladado de su puesto.

El MP dijo que coordinó con la Policía Nacional Civil (PNC) la captura del auxiliar fiscal Eduardo Gabriel Pantaleón Reyes, por supuestamente haber cometido los delitos de obstaculización a la acción penal y el de incumplimiento de deberes.

Pantaleón investigaba el caso de corrupción denominado “Libramiento de Chimaltenango”, por el que está detenido y procesado el exministro de Comunicaciones de la Administración de Morales, José Luis Benito, a quien las autoridades incautaron una millonaria cifra de dinero.

Siga leyendo: