Comunidad internacional “desconocerá resultados” de la “farsa electoral”

Fuentes internacionales aseguraron que Estados Unidos y otros países no reconocerán las elecciones sin competencia de los Ortega-Murillo, agravando la relación con un gobierno “antidemocrático”. “Habrá consecuencias: más sanciones contra individuos, instituciones, y medidas de otra índole”, advirtieron sin especificar. Todo ello al margen de acciones en curso, como la Ley Renacer.

El presidente de Nicaragua Daniel Ortega saluda junto a la vicepresidenta Rosario Murillo, durante una concentración en Managua. EFE/Bienvenido Velasco

Estados Unidos, así como otros países de la comunidad internacional, tienen previsto desconocer los resultados de la elección sin competencia de este domingo, en la que Daniel Ortega y Rosario Murillo se perpetúan en el poder. De acuerdo a fuentes internacionales, la medida concertada no supondría la ruptura de relaciones diplomáticas con el Estado de Nicaragua, pero sí le acarrearía al gobierno “consecuencias”, entre ellas más sanciones contra individuos, instituciones, y “medidas de otra índole”, advirtieron, sin especificar de qué tipo. “Las sanciones actuales se van ampliar”. 

“Serán unas elecciones con un resultado ilegítimo y que no darán lugar a un mandato democrático. Ortega y Murillo emprenden un capítulo fuera de la ley y las normas regionales. Eso tendrá implicancias”, sostuvo una de las fuentes internacionales consultadas por DIVERGENTES. “Los países van a valorar en qué tipo de cooperación, por ejemplo, pueda seguir participando el gobierno. Se están evaluando todas las herramientas posibles para ejercer presión y que Nicaragua pueda estar de vuelta a la democracia plena y el respeto a los derechos humanos”.

Entre las naciones que consensuaron el desconocimiento de la elección están Estados Unidos, Canadá y países de la Unión Europea. Josep Borrell, titular de la Unión Europea, dijo esta semana que los comicios generales de Ortega y Murillo son un “fake” (falsos). Mientras que en esta estrategia se espera lo que decida el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) la semana después de la elección sin competencia. 

Países como Estados Unidos han dicho que usarán todos los métodos a su alcance contra el régimen Ortega-Murillo. En ese sentido, las fuentes afirmaron que las sanciones actuales contra individuos se ampliarán, “pero también habrá contra entidades gubernamentales y nuevas “modalidades”. Al preguntar sobre si vendrán sanciones sobre el Ejército de Nicaragua como institución, las fuentes se limitaron a decir que se deben esperar los próximos días después de la elección sin competencia. 

“No hay nada definitivo, todo se está moviendo, pero sí habrá una reacción; quizá no será inmediata, pero la habrá”, afirmó. “Lo que quiero decir, es que las elecciones del domingo serán como que no existieron y eso sin duda tiene graves consecuencias. Se va a desconocer el mandato antidemocrático, que no es lo mismo que romper relaciones diplomáticas”, remarcó la fuente. 

En ese sentido, descartaron estrategias como las usadas en Venezuela, donde reconocieron al gobierno interino de Juan Guaidó. “Si bien hay similitudes, son casos diferentes. Esto se trata de un desconocimiento completo de la elección”, afirmaron. Estas medidas serían adicionales a las que plantea la Ley Renacer, aprobada este miércoles por el Congreso Norteamericano. 

Participación en el Cafta a revisión 

El senador democrático de Nueva Jersey Bob Menendez, uno de los principales impulsores de la Ley RENACER. EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS

La presión en contra de la dictadura se ha incrementado previo a los comicios del domingo. En Washington, fuentes del partido republicano y demócrata aseguraron que el presidente Joe Biden firmará en estos días la Ley Renacer; posiblemente este viernes. 

Al entrar en vigencia, Renacer puede tener impactos significativos en la economía de Nicaragua, porque el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (DR-Cafta) representa el 62% de las exportaciones y el 30% de las importaciones con el país norteamericano. Otra de las consecuencias es que los inversionistas de Call Centers, una fuente de empleo en las últimas décadas, pueden reconsiderar su presencia en el país ante la presión que representa la normativa. 

Las fuentes no descartan que se evalúe la participación de Nicaragua en el Cafta, pero al ser un tratado comercial con implicaciones regionales será muy difícil la expulsión de primas a primera. 

“Este es un proceso que no ha ocurrido en muchos casos, expulsar a un país de un acuerdo multilateral… Eso no será una cosa simple, porque es un acuerdo que beneficia a muchos nicaragüenses fuera del gobierno y es de integración regional. Por eso es lógico que haya muchas expectativas sobre el Cafta, pero sin duda va a evaluarse qué significa tener dentro del acuerdo a un país no democrático. Sin duda de esta revisión saldrán nuevas líneas de acción”, explicó la fuente internacional. 

Por otro lado, las fuentes internacionales se desmarcan desde ya del diálogo que el régimen Ortega-Murillo pretende entablar después de los comicios sin credibilidad, a través del cual, afirman analistas políticos, el régimen tratará de soslayar la ilegitimidad de la elección, así como recomponer su alianza con el gran capital. 

“No hay condiciones para ningún diálogo ahora mientras los líderes relevantes están presos o en el exilio. Los empresarios también están presos, muchas cámaras empresariales están bajo presión… y es muy difícil que solo un sector de los empresarios puedan representar a la sociedad nicaragüense en un diálogo”, destacaron las fuentes internacionales.

Siga leyendo: