Dictadura continúa persecución policial contra artistas críticos

La Policía hostigó este miércoles santo la casa de un allegado al vocalista de Ximena, Ludwig Gómez, mientras que la artista italiana radicada en Nicaragua, Emilia Arienti, será deportada en un proceso exprés de 48 horas. Las casas de otros músicos han sido espiadas con drones. Según familiares, los productores de SaXo son acusados “de lavado de dinero”, pero el Ministerio Público aún no emite comunicado al respecto

El vocalista de la banda Monroy y Surmenage, Josué Monroy, quien fue apresado por la policía. Carlos Herrera | Archivo-Divergentes.

La dictadura Ortega-Murillo continúa este Miércoles Santo la redada policial contra la música crítica en Nicaragua, a menos de una semana del aniversario de las protestas sociales de 2018: Esta mañana fue hostigada por oficiales la vivienda de un amigo cercano de Ludwig Gómez, uno de los vocalistas de la banda Ximena.  Fuentes migratorias también confirmaron a DIVERGENTES la deportación en proceso de la artista italiana Emilia Arienti (Ailime) de La Antesala. 

Una fuente cercana a Arienti aseguró también que Migración llegó a la casa de la artista y le dio un plazo de 48 horas para salir del país. Por parte, los familiares de Xóchitl Tapia y Salvador Espinoza, productores de SaXo, dijeron a este medio que ambos son incriminados por el supuesto delito de lavado de dinero. Sin embargo, el Ministerio Público no ha circulado la acusación oficial.

Este martes fueron apresados dos productores y un cantante crítico. Son el vocalista de la banda Monroy & Surmenage, Josué Monroy, quien hace unos días ofreció un concierto en ocasión al aniversario número 15 de la banda. También fue arrestado el músico Leonardo Canales. La persecución llega tras una circular que envió la Policía a dueños de bares, prohibiéndoles la realización de conciertos con “varias bandas”, con pena de revocación de permisos. Los oficiales también ingresaron a la vivienda de Monroy, rompiendo los portones mientras que otros oficiales ingresaron por el techo. 

También capturaron este martes a Salvador Espinoza, dueño de la productora SaXo Producciones e hijo de Salvador Espinoza, subdirector del Teatro Nacional Rubén Darío. Durante el allanamiento, se detuvo a Xóchitl Tapia, copropietaria de esta productora. 

“Sé que llegó la patrulla a la casa de ambos, tuvieron que dejar al niño con la vecina, tomaron fotos al niño”, aseguró una fuente allegada a los productores. Según una fuente policial, varios bares cancelaron los conciertos tras la emisión de una circular de prohibición.

Conciertos críticos 

músicos
Salvador Espinoza y Xóchitl Tapia, productores musicales de SaXo, fueron detenidos este martes por la Policía. Foto: Facebook

Este dos de abril, la banda Monroy & Surmenage realizó un concierto en la Alianza Francesa por su quince aniversario. En el evento participaron más de cuarenta músicos, varios de ellos críticos al gobierno. Organizado por SaXo Producciones, una de las pocas productoras independientes que operan en el país y que apoya a los artistas emergentes. En una reciente entrevista a DIVERGENTES antes de su captura, Tapia aseguró que la escena musical del país se está levantando después de la pandemia de la Covid-19 que paralizó la vida cultural del país. 

Las nuevas detenciones suceden a pocos días del aniversario de las protestas de abril de 2018, una fecha que los dictadores se han empecinado en borrar. Las protestas provocaron que decenas de músicos y artistas se unieran a la causa social a través de sus canciones. En los últimos cuatro años, el régimen ha desatado una escalada represiva previo al aniversario, las cuales incluyen asedio a familiares de víctimas, a periodistas y voces críticas contra el régimen. 

Más allanamientos

Agentes de la Policía Nacional patrullan las calles de Managua (Nicaragua). EFE/Jorge Torres

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y el observatorio Monitoreo Azul y Blanco denunciaron nuevos allanamientos contra opositores, a pocos días de que se cumpla el cuarto aniversario de las protestas masivas que hicieron tambalear al gobierno de Daniel Ortega en 2018.

“A pocos días de que se cumplan cuatro años del estallido social en Nicaragua, el régimen ORMU (Ortega Murillo) incrementa la represión contra familiares de víctimas”, informó el Cenidh en sus redes sociales.

Por su parte, Monitoreo Azul y Blanco se refirió a “un incremento de la represión relacionado con la cercanía del 18 y 19 de abril”. “El día de hoy (martes) hemos registrado ya varias detenciones, amenazas y allanamientos de parte de la Policía Nacional”, señaló el observatorio.

Miembros de diversos grupos opositores informaron de al menos cuatro allanamientos contra disidentes y familiares de manifestantes que perdieron la vida en los ataques armados del Gobierno contra las protestas de 2018.

Según el Cenidh, unos 50 agentes de la Policía Nacional, algunos de civil, allanaron la vivienda en la ciudad de Masaya (Pacífico) del manifestante Darwin Potosme, quien murió en los ataques de 2018, donde había 11 personas, incluyendo un niño y un familiar de la tercera edad.

“Fueron 30 minutos de allanamiento y amenazas verbales por parte de la Policía a la familia”, señaló el Cenidh. “Cenidh condena este abuso policial contra la familia Potosme y recuerda al régimen que es derecho de los nicaragüenses conmemorar a sus familiares muertos. Exigimos cese la represión y les respeten la integridad física y psicológica”, agregó. (Con información de EFE).

Siga leyendo: