El compromiso de seguir informando

DIVERGENTES cumple dos años contando los retos de Centroamérica, retratando las realidades de nuestros países en medio del acoso oficial y buscando todas las formas posibles de seguir haciendo el periodismo que denuncia los desmanes del poder


Sabíamos que no iba a ser fácil. Fundar un medio de comunicación que fuese diferente, basado en Nicaragua pero que contara toda Centroamérica, que la creatividad se convirtiera en un pilar sin obviar los fundamentos básicos del periodismo y asumiendo cada reto que se nos presentara. 

Pero decidimos hacerlo. Los primeros meses de 2020, mientras vivíamos un autoconfinamiento por la Covid-19, sirvieron para incubar este proyecto y al mismo tiempo trabajar nuestras primeras historias: Coronavirus en Nicaragua: Bajo la sombra del secretismo y mentiras del Gobierno de Ortega; El triple impacto de la pandemia en las mujeres hondureñas: violencia intrafamiliar, presión económica y laboral; y la revelación del gran contratista de la Alcaldía de Managua

DIVERGENTES es el punto de convergencia de habilidades, de mentes creativas, críticas y asertivas, pero sobre todo de personas que armadas de convicción decidieron dedicarse al “mejor oficio del mundo”, como lo llamaría Gabo en su momento. Y sigue siendo el mejor oficio, pero también se ha convertido en un oficio de alto riesgo. 

No solo en Nicaragua nos enfrentamos a un régimen que busca acallar las voces que le incomodan. Colegas de El Salvador hacen frente a las embestidas de Nayib Bukele, mientras en Guatemala los periodistas resisten a la persecución política del Ministerio Público y la Corte Suprema. La violencia, la criminalización y el asedio limita el trabajo en Honduras, sin olvidar a los grupos económicos que con su poder controlan el acceso a la información en Panamá. 

Costa Rica es la excepción a la regla en todo el continente. Un país que ha recibido a cientos de periodistas nicaragüenses, y de otras partes de Centroamérica, que desde su territorio siguen informando. Un país que alberga a una parte de la redacción de DIVERGENTES, obligados a salir de Nicaragua por la persecución y el asedio del régimen Ortega-Murillo. Un país que buscamos contar con todos sus matices. 

En estos dos años, desde que fundamos DIVERGENTES, no solamente hemos superado los obstáculos. También nos hemos planteado retos colectivos y personales, para seguir innovando en la producción periodística. Innovación que nos ha llevado a obtener el reconocimiento de la audiencia, de colegas y de los certámenes periodísticos más importantes a nivel iberoamericano: tres Premios Pedro Joaquín Chamorro en 2021, finalistas en el Premio Roche, nominados en la categoría “Cobertura” de los Premios Gabo, finalistas en tres categorías del Concurso Excelencia Periodística 2022 de la Sociedad Interamericana de Prensa y ganadores del Premio Ortega y Gasset 2022.

Ortega y Gasset
La portada del diario El País, versión América, destacando el fallo del jurado del premio Ortega y Gasset.

El reto tras la masacre (especial multimedia ganador del Ortega y Gasset) reconstruye la violencia dirigida por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, visibiliza a las víctimas y ofrece un análisis de justicia transicional. El jurado internacional resaltó que el especial de DIVERGENTES reúne “todo lo exigible al buen periodismo: información, diferentes puntos de vista, numerosas voces y análisis exhaustivo. Pulsa, además, varias teclas que serían aplicables a otros lugares del mundo. Integra numerosos formatos, bien ejecutados y combinados, pensados para una audiencia plural, que permiten entender la realidad que vive el país centroamericano”.

La mejor manera de llegar a estos dos años de fundación, es ratificar el compromiso de seguir informando junto a todo el equipo de DIVERGENTES. Junto a nuestros periodistas que siguen en Nicaragua, junto a nuestros corresponsales en El Salvador, Guatemala y Honduras; y colaboradores en Costa Rica y Panamá. 

Aunque se me haga imposible estar en Valencia (España), para recibir el Ortega y Gasset, nuestra redacción está bien representada por los colegas Wilfredo Miranda y Carlos Herrera, dos de los nueve autores de El reto tras la masacre. Ellos no solo representan a este joven medio, sino al periodismo valiente que tras la persecución y asedio siguen comprometidos con el periodismo. 

Un premio que dedicamos a cada periodista nicaragüense en el exilio, a los reporteros que siguen en las calles de Nicaragua informando el día a día y a Miguel Mendoza, cronista deportivo encarcelado por el régimen. Un premio que nos eleva el compromiso por seguir contando Centroamérica. 

*El autor es cofundador y director de DIVERGENTES.