Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

“El espionaje más obsesivo”: 22 miembros de El Faro fueron vigilados con Pegasus

Imagen tomada de El Faro.

El Faro, uno de los medios más prestigiosos de la región, confirmó este miércoles la intrusión informática a los celulares de 22 miembros del equipo. El hackeo fue realizado durante 17 meses a través del programa Pegasus, propiedad de NSO Group, con el fin de monitorear y en muchos casos de extraer información de los periodistas. El períodico digital asegura que la intromisión se dio en fechas claves, en medio de investigaciones que involucran al presidente Nayib Bukele en escándalos de corrupción o tras las publicación de pesquisas. 

El peritaje fue realizado durante tres meses por Citizen Lab, laboratorio de la Universidad de Toronto, especializado en ciberseguridad, y con la participación de Access Now, organización que lucha por los derechos digitales. 

“La conclusión técnica, validada por Amnistía Internacional, fue contundente: los aparatos telefónicos de 22 miembros del periódico fueron intervenidos con Pegasus, el software de espionaje de la empresa israelí NSO Group. Desde jefaturas editoriales, periodistas, miembros de Junta Directiva y personal administrativo, el equipo permaneció bajo constante vigilancia entre al menos el 29 de junio de 2020 y 23 de noviembre de 2021. En total, ocurrieron 226 intervenciones, incluyendo evidencia de un operador ejecutando Pegasus desde territorio salvadoreño”, aseguró El Faro.

El 23 de noviembre de 2021, la empresa Apple envió un mensaje a algunos periodistas de El Faro en el que alertaba del espionaje con Pegasus por “patrocinio del Estado”. Según el medio, ya se estaban realizando las pesquisas con las organizaciones independientes. “Producto de esas pericias se determinó que desde el 29 de junio de 2020 ocurrieron al menos 226 intervenciones a las 22 personas de El Faro que fueron víctimas de espionaje, de acuerdo con el informe técnico brindado por Citizen Lab y Access Now”, informó el medio. Por su parte, John Scott-Railton, investigador sénior de Citizen Lab, dijo a El Faro que “este es uno de los casos de espionaje más impactantes y obsesivos que hemos investigado”.

El presidente Nayib Bukele mantiene un férreo ataque contra el periodismo independiente en El Salvador.

El proceso para determinar a los miembros del equipo que fueron afectados por el programa fue iniciado junto al medio salvadoreño Gato Encerrado, en cuyos resultados se pudo confirmar 17 intervenciones confirmadas. “Los resultados del análisis practicado a El Faro determinaron que las intervenciones alcanzaron a todas las áreas del periódico: Redacción (incluidas sus áreas de Fotografía y Estrategia Digital), Administración y Junta Directiva”, aseguró la publicación de El Faro.

Las incursiones a los móviles de los periodistas salvadoreños coincidieron con días concretos en los que se publicaban investigaciones periodísticas que involucraban a funcionarios de Bukele. “La primera, según el reporte técnico recibido por El Faro, ocurrió al periodista Carlos Martínez el 29 de junio de 2020, tres días antes de la publicación del escrito anónimo en el sitio La Página, bajo control del Gobierno, acusándolo de agresiones sexuales”, detalló el medio. Por su parte, NSO Group ha declarado que solo vende el software de espionaje Pegasus a Gobiernos bajo la autorización del Ministerio de Defensa de Israel.

Las infecciones no ocurrieron únicamente a periodistas del medio, también se extendieron a colaboradores del área administrativa. El gerente general, Carlos Salamanca, estuvo intervenido entre septiembre y octubre de 2020, cuando Hacienda realizó las auditorías al medio en lo que ha sido tachada como un caso “fabricado” por el Gobierno de Bukele.

El presidente de El Salvador ha mantenido un ataque constante hacia la prensa de su país, que van desde descalificativos hasta amenazas legales. Desde su llegada al poder, su discurso hacia los medios que lo fiscalizan ha sido confrontativo y, para organismos internacionales de derechos humanos, “alarmante”. El poder de Bukele se ha afianzado con el control de la Asamblea Legislativa, cuya mayoría le permitió la imposición de un fiscal general y de magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Siga leyendo:

Ir Arriba