Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

«Estamos juzgando a criminales»: Ortega no dará “ni un paso atrás” cazando opositores

La vicepresidenta Rosario Murillo y el presidente Daniel Ortega llegan al acto de conmemoración del natalicio de Carlos Fonseca, fundador del Frente Sandinista. Foto cortesía de presidencia.

Después de ordenar el secuestro de 20 personas en 25 días, el mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, reapareció en público este miércoles 23 de junio para afirmar que en esta arremetida “no habrá ni un paso atrás”, pese a que la comunidad internacional continúa demandando la liberación de los detenidos y condiciones electorales para que pueda haber un salida democrática a la crisis política que vive Nicaragua desde abril de 2018. 

“Aquí no estamos juzgando a políticos, no estamos juzgando a candidatos. Aquí se está juzgando a criminales que han atentado contra el país”, dijo Daniel Ortega, en referencia a los 20 nuevos detenidos, entre los que se cuentan cinco aspirantes presidenciales, empresarios, miembros de partidos políticos, exguerrilleros y trabajadores de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, la primera organización perseguida desde mediados de mayo por el régimen sandinista. 

Ortega señaló que los detenidos intentaban organizar “otro golpe de Estado” similar al estallido que ocurrió en abril de 2018 para derrocarlo. “Eso es lo que estamos persiguiendo, investigando, y eso es lo que se castigará en su momento, tal y como lo mandan las leyes”, agregó. Para justificarse, el comandante sandinista dijo que “lo que provoca asombro es que de pronto la Fiscalía, la Policía, han encontrado una red que se venía denunciando desde hace rato, que conspiró y se lanzó a cometer los crímenes más brutales que se han cometido en los últimos tiempos aquí en Nicaragua en abril de 2018”. 

Cabe señalar que este mismo miércoles la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recordó que la crisis de derechos humanos en Nicaragua y el actuar violento del régimen Ortega-Murillo ha resultado en al menos 328 víctimas fatales, más de 2000 personas heridas, más de 100 mil personas que han migrado a otros países y más de 1600 personas privadas de la libertad en estos tres años.

“Piensan que con sanciones nos van a doblegar”

La arremetida de Ortega contra los opositores comenzó a mediados de mayo. Inició con la investigación contra la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, que presidía hasta inicios de este año Cristiana Chamorro, la aspirante presidencial más popular según las encuestas. Esto provocó el rechazo de organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) y  Naciones Unidas (ONU). También generó que se agilizara el proyecto de Ley de Reforzamiento de la Adherencia de Nicaragua a las Condiciones para la Reforma Electoral (RENACER, por sus siglas en inglés), que significan más sanciones contra el círculo cercano de Ortega, y puede aplicarse dentro de cuatro meses. 

“Ahí están de rodillas pidiendo sanciones. Piensan que con sanciones van a doblegar a Nicaragua. Nicaragua ha pasado momentos mucho más difíciles”, dijo Ortega, quien agregó que las sanciones contra su régimen empezaron desde que asumió la presidencia en 2007. “Vino incrementándose, con todos estos fondos que metieron a Nicaragua”, señaló Ortega. 

El caudillo sandinista dijo que las autoridades judiciales presentarán los resultados de la investigación que supuestamente llevan a cabo contra los 20 detenidos. “No vengan con el cuento que son candidatos (presidenciales)… si aquí no hay ningún candidato inscrito, no ha llegado el tiempo para las inscripciones de los candidatos. Ni siquiera ellos tenían un solo candidato”, agregó Ortega. “Los reunían en la embajada (de Estados Unidos), para obligarlos a unirse. La embajada yanqui en primer lugar, y otras embajadas metidas de lleno. Reuniéndose para que se unieran (los opositores)”.

Desconoce a los aspirantes presidenciales

La aspirante presidencial Cristiana Chamorro fue una de las primeras atacadas por el régimen. Carlos Herrera | Divergentes.

Poco antes de iniciar esta arremetida contra los opositores, el partido Ciudadanos por la Libertad (CxL) había reabierto su inscripción de candidatos, a la que habían asistido diferentes aspirantes a la presidencia de distintos partidos políticos, con el fin de buscar el candidato presidencial único que uniera a la oposición en esta casilla. El primero de junio, día en que se presentó Cristiana Chamorro a oficializar su candidatura, la Fiscalía la inhibió para competir por un cargo público, pese a que ella no ha sido juzgada con una sentencia firme (que haya pasado por todos los procesos de apelación). Al día siguiente ordenó su allanamiento y la mantiene detenida bajo la figura de casa por cárcel, sin que tenga contacto con sus abogados. 

Sin embargo, este miércoles Ortega reclamó a los medios de comunicación “global de la derecha” porque a los detenidos los califican como precandidatos o candidatos. “Ni precandidatos de su propio grupo, mucho menos que fuesen candidatos de una unidad que nunca existió”, dijo Ortega.

Sobre la persecución de la Fiscalía, Ortega dijo que se ha encontrado una red que supuestamente incluye nombres y apellidos, organismos no gubernamentales, personas conocidas que “sirven de cobertura” para meter recursos a Nicaragua. Pero hasta ahora no han presentado prueba alguna. “Si se le complicaba meter los recursos en Nicaragua, entonces, abrían otras oficinas en países cercanos en Centroamérica, como Costa Rica. Ahí van saliendo las pruebas y las evidencias. Y ahí están gritando los enemigos de la revolución, del pueblo: que pobrecitos, que ¿cómo es posible que estén detenidos?”. 

El pasado martes 15 de junio la OEA aprobó una resolución apoyada por 26 países del organismo, una cifra récord de rechazo a la administración de Ortega, en la que pedía la liberación de los detenidos. Una semana después, este martes 22 de junio, la ONU emitió una declaración firmada por 59 países para también solicitar la liberación de estos ciudadanos. Y aunque países como Argentina y México no firmaron ninguno de los documentos, estas naciones publicaron un comunicado en el que expresaron preocupación “especialmente por la detención de figuras políticas de la oposición”.

Al respecto, Ortega dijo que algunos países se atreven a atacar a Nicaragua, “cuando tienen techo y piso de vidrio”. Por ello, instó a “que dejen de estar con ese absurdo de que los pongamos libres (a los presos políticos) …Que se olviden de que en Nicaragua no hay justicia”.

Defiende “el derecho” de tener armamento atómico

Una imagen de archivo que muestra una de las consignas de siempre de Ortega contra los «yanquis», algo que usó en su reaparición este miércoles. EFE.

Ortega compareció este miércoles, después de más de un mes de ausencia pública, custodiado por su esposa y vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, y Carlos Fonseca Terán, hijo del fundador del partido sandinista, Carlos Fonseca Amador, quien este martes cumpliría 85 años de natalicio. 

Durante su intervención, Ortega defendió “el derecho” de todos los países de tener armamento atómico. “¿A cuenta de qué solo los países desarrollados tienen derecho a tener armamento atómico? Tanto derecho tiene un país en desarrollo, igual derecho tiene un país en vías de desarrollo”. 

Estas declaraciones resonaron este día después de que el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, confirmó que Nicaragua requirió abastecimiento “del armamento más moderno y preparación de los militares para la actividad militar en las condiciones bastante complejas”. 

Ortega dijo que “si el país menos desarrollado tiene armas, no sería fácil tocarlo». Esto supone un ataque frontal contra Estados Unidos, porque uno de los puntos en la Ley RENACER que se aprobó ayer en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado es el de requerir informes sobre las ventas militares rusas a Nicaragua.

Siga leyendo:

Ir Arriba