“Intentan sepultar la masacre del día de las madres”

La Asociación Madres de Abril insta a declarar “luto nacional” el 30 de mayo ante la pretensión del régimen Ortega-Murillo de declarar el día como festivo nacional. La iniciativa oficialista busca borrar de la memoria colectiva la brutal masacre cometida por policías y paramilitares el día de las madres en 2018

Una imagen del día de las marchas de las madres el 30 de abril de 2018. Carlos Herrera | Archivo.

La Asociación Madres de Abril (AMA) hizo un llamado público para declarar “luto nacional” este 30 de mayo, fecha en que se celebra el Día de la Madre en Nicaragua y en el que hace cuatro años fueron asesinados 15 nicaragüenses. La propuesta de AMA se da en respuesta a una iniciativa promovida por el titular de la Asamblea Nacional (Parlamento), el oficialista Gustavo Porras, de declarar como festivo nacional el Día de la Madre Nicaragüense.

“Ante la declaración del 30 de mayo como feriado nacional, decretada por la dictadura, declaremos el 30 de mayo: Día de luto nacional”, propuso la organización de madres.

El 30 de mayo de 2018, en el marco de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua desde hace cuatro años, una multitudinaria marcha opositora en Managua terminó bañada de sangre, justo después de que el presidente Daniel Ortega sentenciara en un discurso ante sus seguidores que “Nicaragua nos pertenece a todos y aquí nos quedamos todos”.

Ese fatídico día, 15 nicaragüenses perdieron sus vidas y otros 199 resultaron heridos en el más sangriento Día de la Madre en Nicaragua, y desde entonces la oposición, que calificó ese hecho de “masacre”, lo rememora con vigilias, acudiendo a misas o con mensajes demandando justicia.

El Parlamento, de mayoría sandinista, tiene previsto discutir esta semana esa iniciativa de declarar festivo nacional el 30 de mayo con ocasión del Día de la Madre Nicaragüense.

Intentan “sepultar la masacre”

Carlos Herrera | Archivo.

A juicio de AMA, el Gobierno intenta “sepultar la masacre perpetrada” durante la multitudinaria manifestación de hace cuatro años, que fue denominada “La madre de las marchas” y ocupó varios kilómetros de la carretera de Managua que conduce a Masaya.

“Ante la negación del régimen de reconocer los crímenes de lesa humanidad cometidos, ante la negación de investigar los hechos, ante la mentira que pretende imponer la dictadura: unamos nuestras inteligencias y conocimientos desde las diferentes trincheras para esclarecer la verdad e impedir la impunidad”, demandó AMA.

La organización de mujeres pidió unir esfuerzos “para impedir el silencio, para que el clamor de las madres de Nicaragua no solo retumbe en el mundo entero, sino que lo hagan suyo para allanar el camino a la verdad que lleve a los tribunales a los responsables de los crímenes de lesa humanidad cometidos contra los hijos de Nicaragua”. 

Hasta ahora, las autoridades nicaragüenses han acostumbrado a dar como asueto la mitad de la jornada del 30 de mayo, cuando es un día ordinario de trabajo, con motivo del Día de la Madre Nicaragüense. En el caso de la empresa privada, los trabajadores tienen permiso de ausentarse, siempre y cuando lleguen a un acuerdo previo con sus empleadores.

Nicaragua atraviesa una crisis política y social desde abril de 2018, que se ha acentuado tras las controvertidas elecciones generales del pasado 7 de noviembre, en las que Daniel Ortega fue reelegido para un quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión. 

Siga leyendo: