Inundaciones, destrucción y suelos saturados. Así fue el paso de Julia por Nicaragua

Aunque las autoridades no reportan víctimas mortales producto del paso de la tormenta tropical, redes ciudadanas mencionan dos personas fallecidas, entre ellas una joven de 17 años, quien fue arrastrada por las fuertes corrientes de una quebrada ubicada en la comarca Los Llanos, en Boaco. El régimen aprovecha el desastre natural para darle más funciones a la controvertida Policía. Fue decretada alerta roja

Diferentes trabajadores del Estado despejan una calle de los destrozos que dejó el paso del huracán Julia en la ciudad de Bluefields (Nicaragua). EFE

Techos de viviendas desprendidas, árboles tumbados, muros colapsados, calles convertidas en ríos, casas anegadas y familias enteras llevadas a casas de albergues para resguardar sus vidas. Este fue el escenario que dejó la tormenta tropical Julia tras su paso de quince horas por Nicaragua. A pesar de que este fenómeno meteorológico abandonó el país la tarde del domingo, las autoridades alertaron del riesgo de desastres, debido a que los suelos están saturados y las lluvias podrían continuar hasta el martes. 

En conferencia con medios oficialistas, Marcio Baca, director de meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), explicó este lunes que Julia se degradó a depresión tropical tras su ingreso a las costas de Guatemala. Sin embargo, su trayectoria estará generando “aires húmedos”, ocasionando algunas lluvias en el pacífico, norte y centro de Nicaragua.

“En la región del Caribe, el viento que viene del océano va a provocar algunas lluvias que no serán más que ligeras. Recordemos que nuestro periodo lluvioso no ha terminado y van a seguir dándose algunas precipitaciones”, señaló Baca.

Una niña observa su habitación afectada por el desbordamiento del río Teustepe tras el paso de la tormenta tropical Julia, en la ciudad de Bluefields (Nicaragua). EFE.

El experto insistió que, debido a la gran cantidad de agua que cayó en territorio nacional tras el paso de Julia, los suelos siguen saturados “y es seguro que una lluvia local puede presentar algunas anegaciones”, advirtió Baca.

Según datos preliminares compartidos por la vicepresidenta, Rosario Murillo, hasta la noche del domingo se reportaron 1,500 familias afectadas y más de 2 mil viviendas destruidas tras el paso de la tormenta tropical. Otras 3 mil resultaron totalmente anegadas.

Aunque las autoridades no reportan víctimas mortales producto del paso del ciclón, la prensa independiente reporta dos personas fallecidas. Este lunes los bomberos rescataron el cuerpo de una joven de 17 años, quien fue arrastrada por las fuertes corrientes de una quebrada ubicada en la comarca Los Llanos, en Boaco.

El embajador de los Estados Unidos en Managua, Kevin Sullivan, a través de Twitter se solidarizó con los nicaragüenses que se vieron afectados por la tormenta tropical y adelantó que el gobierno de Joe Biden está evaluando cómo colaborar para ayudar a estas personas. 

Según Murillo, el ciclón provocó el desborde de 78 ríos ubicados en la zona de León, Managua, Granada, Carazo, Rivas, Boaco, Chontales, Río San Juan, Matagalpa y Jinotega. De hecho, el Ineter registró más de 200 milímetros de agua caída en el centro y pacífico del país, “incluso en algunas zonas alcanzó los 250 milímetros”.

Murillo también mencionó las afectaciones en 49 centros de educación en distintos departamentos, con desprendimiento de techos, caída de árboles y muros perimetrales.

Luis Cruz Carmona, originario de Bluefields, ciudad ubicada en el Caribe Sur de Nicaragua, fue uno de los que sufrió el impacto de Julia. Aunque escuchó la alerta para que se refugiara en un albergue, prefirió quedarse en su casa entre la oscuridad, el viento y la incomunicación por la falta de energía eléctrica y señal telefónica. Julia no tardó en demostrar su fuerza.

“Me quedé aquí, solo en la noche fue que se levantó el zinc (techo), viento como de 80 millas (128 km/h), y cayó el palo (árbol), y se inundó todo esto, yo no pude dormir en mi camita, me senté allí y orándole a Dios… Duro, duro, no dormí nada”, relató Cruz.

Policía con nuevas funciones

 Fotografía de una casa inundada por el paso del huracán Julia en la zona de Salto Grande, Nueva Guinea en Nicaragua. EFE.

En comunicación con los medios oficialistas, este mediodía Murillo anunció que el dictador Daniel Ortega prepara una normativa para que la Policía Nacional pueda actuar en momentos que se presenten este tipo de fenómenos naturales. La idea es que los oficiales controlen el paso en las zonas más vulnerables.

“Cuando tengamos este tipo de situaciones por fuertes lluvias y crecidas de río, la Policía Nacional tiene que desplazarse a los puntos donde circulan más vehículos o personas y que son cruces de una orilla a otra, para asegurar que mientras dure la emergencia no se cruce ni vehículo ni persona a caballo ni personas a pie, ni motocicletas para evitar desgracias”, adelantó Murillo.

La tarde del domingo el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo declaró una alerta roja en todo el territorio nacional tras el fuerte impacto de Julia, que ingresó al país como huracán de categoría 1 para luego degradarse a tormenta tropical.

Entre los mayores peligros identificados por las autoridades del Sinapred, están el desbordamiento de ríos y los deslizamientos de tierra repentinos.

El Ministerio de Educación (Mined) por su parte también decidió suspender las clases en las escuelas públicas y privadas del país, por al menos un día, para evitar riesgos. Las universidades también tomaron medidas y cancelaron las clases para este lunes.

Se espera que en las próximas horas el régimen de Nicaragua presente un informe oficial sobre los daños provocados por Julia y las acciones a implementar.