Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Joe Biden: elecciones “orquestadas por Ortega y Murillo son una pantomima”

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, tiene en sus manos la Ley Renacer, aprobada la semana pasada por el Congreso. EFE

A pocos minutos del cierre de las Juntas Receptoras de Votos en Nicaragua, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hizo pública una declaración en la que afirma que las elecciones orquestadas por Daniel Ortega y Rosario Murillo en  Nicaragua fueron “una pantomima que no fue libre ni justa y, claramente, tampoco democrática”.

“El encarcelamiento arbitrario de casi 40 figuras de la oposición desde mayo, incluidos siete posibles candidatos presidenciales, y el bloqueo de la participación de los partidos políticos manipularon el resultado mucho antes del día de las elecciones”, señala el comunicado titulado «Declaración del presidente Joseph R. Biden, Jr. sobre la farsa electoral en Nicaragua».

La administración Biden hizo énfasis en el cerco contra los medios independientes. El régimen ha encerrado a periodistas y miembros del sector privado e intimidado a las organizaciones de la sociedad civil para que cerraran sus puertas, destaca el mandatario Demócrata. 

“Durante mucho tiempo impopulares y ahora sin un mandato democrático, la familia Ortega y Murillo ahora gobiernan Nicaragua como autócratas, no diferente de la familia Somoza contra la que Ortega y los sandinistas lucharon hace cuatro décadas”.

El gobierno de Joe Biden reiteró, nuevamente que “Estados Unidos apoya el derecho inalienable a la autodeterminación democrática del pueblo nicaragüense y de cualquier otro país del hemisferio, donde la soberanía popular se vea comprometida por la erosión de las normas democráticas, la asfixia del espacio cívico o las violaciones de los derechos fundamentales”. 

“Hacemos un llamado al régimen de Ortega-Murillo para que tome medidas inmediatas para restaurar la democracia en Nicaragua y para que libere inmediata e incondicionalmente a los encarcelados injustamente por hablar en contra de los abusos, y clamar por el derecho de los nicaragüenses a votar en elecciones libres y justas”. “Hasta entonces, Estados Unidos, en estrecha coordinación con otros miembros de la comunidad internacional, utilizará todas las herramientas diplomáticas y económicas a nuestra disposición para apoyar al pueblo de Nicaragua y responsabilizar al Gobierno de Ortega-Murillo y a quienes facilitan sus abusos”, finaliza la declaración.

Comunidad internacional desconocerá resultados 

La baja participación de electores marcó la jornada. Divergentes.

Estados Unidos, así como otros países de la comunidad internacional, tienen previsto desconocer los resultados de la elección sin competencia de este domingo. De acuerdo a fuentes internacionales, la medida concertada no supondría la ruptura de relaciones diplomáticas con el Estado de Nicaragua, pero sí le acarrearía al Gobierno “consecuencias”, entre ellas más sanciones contra individuos, instituciones, y “medidas de otra índole”, advirtieron, sin especificar de qué tipo. “Las sanciones actuales se van ampliar”. 

Entre las naciones que consensuaron el desconocimiento de la elección están Estados Unidos, Canadá y países de la Unión Europea. Josep Borrell, titular de la Unión Europea, dijo la semana pasada que los comicios generales de Ortega y Murillo son un “fake” (falsos). Mientras que en esta estrategia se espera lo que decida el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), la semana después de la elección sin competencia. 

Biden, también tiene en sus manos la Ley Renacer, aprobada por el Congreso. Con su firma, Renacer entrará en vigencia y puede tener impactos significativos en la economía de Nicaragua, porque el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (DR-Cafta) representa el 62% de las exportaciones y el 30% de las importaciones con el país norteamericano. Otra de las consecuencias, es que los inversionistas de Call Centers, una fuente de empleo en las últimas décadas, pueden reconsiderar su presencia en el país ante la presión que representa la normativa. Las fuentes no descartan que se evalúe la participación de Nicaragua en el Cafta, pero al ser un tratado comercial con implicaciones regionales será muy difícil la expulsión de primas a primera. 

Siga leyendo:

Ir Arriba