Largas filas para vacunarse en una jornada “confusa y sin estrategia”

A 24 horas de iniciar la vacunación para personas mayores de 30 años se registran largas filas, desorden y nulo distanciamiento social en las afueras de los centros habilitados por el Minsa. A juicio del epidemiólogo Leonel Argüello, “no hay un plan de vacunación” ni “estrategia” clara. “La oferta es mínima y confusa” respecto a la alta demanda de la población que acude a recibir la dosis. Los puestos de vacunación pueden convertirse en focos de contagio. Algunas personas están vendiendo lugares en las filas por mil córdobas.

Casa de la Cultura en San Marcos, Carazo, atiborrada de ciudadanos sin distanciamiento social. Cortesía.

A un año y medio de registrado el primer caso de COVID-19 en Nicaragua, el Ministerio de Salud continúa sin implementar una estrategia sólida para hacer frente a la emergencia sanitaria que actualmente enfrenta su pico epidémico más alto desde que se registró el primer caso en 2020. A juicio del epidemiólogo Leonel Argüello “no hay un plan de vacunación” y “la oferta es mínima y confusa” respecto a la alta demanda de la población que acude a los centros de vacunación para recibir la dosis. 

“Primero no hay un plan de vacunación semanal; segundo no se informa y educa a la población; tercero porque no hay una educación a lo interno cuando ya se van a vacunar. Cuarto, no se cumple el distanciamiento físico entre una y otra persona, entonces al estar cerca las sillas unas de otras, prácticamente el centro de vacunación se vuelve a su vez un punto de contagio”, afirmó el epidemiólogo a DIVERGENTES

Por otro lado, el especialista señaló que en Nicaragua las autoridades sanitarias no han realizado una jornada de vacunación con sentido de urgencia que implica vacunar a la mayor cantidad de personas en el menor tiempo posible. “El problema es serio, estamos ante un desastre y la respuesta tiene que ser a la medida del desastre”, apuntó Argüello. El epidemiólogo destacó que el Minsa “no está utilizando ni la capacidad mínima de vacunación, que es poner 155 mil dosis al día”. 

En Nicaragua, apenas el 4.16% de la población está completamente vacunada, es decir, 278,633 personas en el país tienen el esquema de vacunación completo. De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) hasta el día 17 de septiembre se han administrado 769,105 dosis, de las cuales 490,472 corresponden a la primera dosis y 278,633 a la segunda. 

De acuerdo al especialista, las autoridades sanitarias en Nicaragua han realizado vacunación en diferentes lugares sin una estrategia definida hacia un área geográfica o una población determinada para lograr la cobertura lo más rápido posible. “Hay que vacunar a la población, en Nicaragua no hemos cubierto al 100% ningún grupo de edad al porcentaje del 70% que se debería tener”, apuntó Argüello. 

Además, el epidemiólogo manifestó su preocupación pues aseguró que el personal de salud que labora en los centros hospitalarios del país no han recibido la vacuna contra la COVID-19. “Lo primero es vacunar al personal de salud y no se ha hecho eso. Es lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud porque trabajan en un ambiente con una alta carga viral y pueden contagiarse ellos y su familia, pero además ellos pueden ser fuente de contagio para los pacientes que miran en el día”, advirtió. 

Largas filas y desorden en Carazo

Varias personas esperan para recibir la segunda dosis de la vacuna Sputnik V contra la COVID-19 en el hospital Manolo Morales, en Managua. EFE | Jorge Torres.

Desde horas de la madrugada de este domingo 19 de septiembre, ciudadanos de los municipios de Jinotepe, Diriamba, San Marcos y otros acudieron a los centros de vacunación para recibir su dosis. A 24 horas antes de que inicie la jornada, se registran largas filas, personas de esa zona han llevado asientos e instalado toldos para esperar la inyección AstraZeneca que será aplicada a partir de las 7:00 a.m., según anunció el Minsa. Según ha podido constatar el equipo de DIVERGENTES, en estos espacios no hay distanciamiento social. 

De acuerdo a reportes ciudadanos “hay personas vendiendo lugares hasta en C$1,000 córdobas” ante el incremento de las filas. Por otro lado, hay ciudadanos que se quejan de otros que “llegan a meterse a las filas” y de quienes realizan “desorden”. Para Roger Cruz lo acontecido en Carazo evidencia el “gran problema de mala educación y mala cultura que tenemos en el país”. “Yo espero que manden a la Policía a quitar a esa gente que vende lugares. Porque la vacuna es gratuita, no pueden hacer negocio de la necesidad ajena”, aseguró. Calificó como “pésima” la organización del Minsa. 

Personas mayores de 30 años manifestaron a DIVERGENTES miedo que se acaben las dosis. “Son muy pocas para el 65% de la población que representa esa edad”, dijo una fuente a este medio. 

En Managua, todavía no se registran largas filas pero pobladores han manifestado su interés de acudir a los cuatro centros de vacunación sin importar si corresponden o no a su distrito. Sin embargo, de acuerdo a la normativa del Minsa, las personas serán vacunadas en base a la zona que correspondan según su cédula, por lo tanto deben esperar que se habilite el puesto de vacunación de su punto para acudir a recibir su dosis, de lo contrario no serán atendidos. 

El Minsa habilitó 16 puntos para arrancar la jornada de vacunación a personas mayores de 30 años el próximo lunes 20 de septiembre. Para la capital, las autoridades sanitarias designaron cuatro puntos de vacunación, estos se ubican en el Hospital Antonio Lenin Fonseca (Distrito II), Hospital Berta Calderón Roque (Distrito III), Hospital Manolo Morales (Distrito V) y el Centro de salud Crucero (Municipio San Francisco Libre). 

Mientras, en el departamento de Carazo se habilitaron 12 puntos que funcionarán como centro de vacunación. En el municipio de Diriamba funcionarán el Hospital del Maestro, La Cachorra y el Centro de Salud Manuel de Jesús Rivera La Mascota. En el municipio de Jinotepe: Hospital Regional Santiago de Jinotepe, Centro de Salud Pedro Narváez Cisneros y el Puesto de Salud Pedrito Narváez Cisneros. En San Marcos: Casa de Cultura. 

De acuerdo a lo anunciado por el Minsa, se aplicará la primera dosis de AstraZeneca en los departamentos de Managua a partir de las 8:00 a.m. y en Carazo a partir de las 7:00 a.m. Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua, indicó que se estará aplicando 400 mil dosis. 

Según el registro oficial persiste el aumento de casos de coronavirus en Nicaragua. Solo en la última semana que comprende del siete al catorce de septiembre, se registraron 675 casos de COVID-19 en el país, esta cifra refleja un incremento de 60 casos más en comparación a la primera semana que fueron confirmados 615. En total, la cifra se eleva a 12,457 personas afectadas por el virus desde que se registró al primer paciente el 18 de marzo de 2020. Mientras el número de fallecidos suma 202. 

Por su lado, el Observatorio Ciudadano COVID-19, que el primero de septiembre llamó a cuarentena voluntaria, registró hasta el ocho de septiembre 1,865 casos sospechosos de COVID-19, lo que representa un 61% de incremento respecto al informe anterior. En total, suma 25,156 casos sospechosos y 4,531 muertes sospechosas.  

Siga leyendo: