Las horas definitorias de la oposición: unidad sigue ‘trancada’

La noche de este martes las diferencias continuaron irreconciliables entre CxL y la Coalición Nacional. Después de intensas reuniones en los últimos días se han revelado los puntos que dividen a la oposición nicaragüense para lograr la alianza electoral: representación legal, mecanismos de selección para candidatos presidenciales; repartición de diputados y razones religiosas y de la diversidad sexual. Con este panorama se vislumbra una elección con al menos “tres bandas”, dividiendo el voto azul y blanco y facilitando a los Ortega- Murillo perpetuarse en el poder.

Jóvenes de sectores de sociedad civil demandaron a ambos bloques opositores unidad. Miguel Andrés | Divergentes.

Las diferencias entre los bloques opositores de la Alianza Ciudadana y la Coalición Nacional continúan abriéndose aún más de cara al plazo fatal para que se inscriban como una alianza electoral única este 12 de mayo. Después de varias reuniones, propuestas y contrapropuestas de ambos bandos, representantes de estos grupos dan por casi finalizada estas conversaciones y sugieren que habrá al menos tres bloques opositores en las elecciones de noviembre próximo, un escenario que, según analistas políticos, dividiría el voto azul y blanco, propiciaría la abstención y le facilitará a Daniel Ortega y Rosario Murillo perpetuarse en el poder. 

La noche de este martes las diferencias continuaron irreconciliables. “CxL no ha cedido nada a esta hora (8:30pm)”, dijo un integrante de la Coalición, y agregó que no existían canales de interlocución abiertos tras las conferencias de prensa de ambos bloques durante el día. 

Instancias como la Comisión de Buena Voluntad pidió “unidad sin demoras”. Diversas fuentes en la Coalición Nacional y Ciudadanos por la Libertad (CxL) no fueron optimistas sobre la posibilidad de un anuncio unitario este miércoles, cuando deben presentarse las alianzas electorales, y la Organización de Estados Americanos (OEA) abordará la crisis sociopolítica en una sesión en Washington. 

Se espera un día agitado este miércoles, con conferencias de prensa por parte de ambos bloques, en especial CxL, cuya dirigencia tiene previsto dar los anuncios finales sobre la decisión que tomen. De no materializarse la unidad, se prevé que CxL y PRD acudan cada uno por su cuenta a inscribirse ante el CSE. Sin embargo, queda una pequeña esperanza que en estas últimas horas definitorias los opositores logren superar el impase. 

Óscar Sobalvarro, vicepresidente de CxL, partido en el que correría la Alianza Ciudadana, dijo este martes que le enviaron una contrapropuesta al Partido Restauración Democrática (PRD) –partido político dentro de la Coalición Nacional– para ver si continuaban las conversaciones. “Si no, aquí se terminan”, dijo Sobalvarro, quien ha sido el designado para las pláticas de los últimos días con el PRD, en busca de la unidad.

Puntos de la discordia

Óscar Sobalvarro, vicepresidente de CxL, partido en el que correría la Alianza Ciudadana. Miguel Andrés | Divergentes.

Entre los puntos que dividen a la oposición está la representación legal de la alianza electoral. En esto, ambas organizaciones desconfían mutuamente. Los representantes de la Coalición Nacional han aclarado que no están pidiendo la representación legal del partido CxL, sino de la alianza electoral. Para eso, han propuesto que una tercera persona, que goce de la confianza mutua, la ostente.

Otro de los puntos que causa divergencias es el mecanismos de selección de candidatos a la presidencia. Aquí, la Alianza Ciudadana ha dejado claro que los candidatos de la Coalición Nacional se inscriban en el proceso que ellos organizan, mientras que el otro bando propone que el proceso “se reabre para todos los precandidatos”.

El tercer punto donde hay más diferencias es en las cuotas de diputaciones. En una primera propuesta, la Coalición pidió tener el 50% de los candidatos a diputados. Sin embargo, la Alianza Ciudadana afirma que la elección de diputados debería darse “de acuerdo a la representación que tenga cada una de las fuerzas en los territorios”, según Óscar Sobalvarro. “No puede ser a base de porcentaje, sino a datos reales de la representatividad”, agregó. 

El argumento central de CxL es que el PRD no “tiene el mismo peso” que ellos. A partir de esta lógica, CxL no toma en cuenta a la Coalición Nacional, de modo que conciben una alianza de “partido a partido”, desestimando a las decenas de organizaciones sociales que conforman el otro bloque. Sin embargo, la Coalición Nacional este martes dijo que cedía en ese punto de las diputaciones, cuya discusión la dejarían para después. 

No bastando las razones de negociación política, Félix Maradiaga, aspirante a la presidencia en la Coalición Nacional, dijo que otra de las razones que alega la Alianza Ciudadana para no unirse es que “hay personas evangélicas y de la diversidad (sexual)” en la Coalición. “Quiero agradecerle a la delegación del PRD y al reverendo Cerrato por defender a la comunidad sexual su derecho a participar en las elecciones”, agregó el precandidato presidencial. 

“La oligarquía está amparada en CxL”, critican 

Integrantes de la Coalición Nacional en conferencia de prensa este martes. Miguel Andrés | Divergentes.

En la mañana de este martes, cuando todavía había conversaciones abiertas sobre la unidad, el precandidato de la Alianza Ciudadana, Arturo Cruz, dijo en un programa de televisión nacional que la unidad entre CxL y PRD estaba descartada. “Yo veo tres plataformas electorales, la de Alianza Ciudadana (en la casilla de CxL) por un lado, la del PRD (Coalición Nacional) por otro lado, y la de PLC (Partido Liberal Constitucionalista) con ALN (Alianza Liberal Nicaragüense) por otro”, dijo Cruz. “Es un escenario inevitable”, agregó. 

No obstante, movimientos de la sociedad civil, familiares de víctimas, ex reos políticos y usuarios de redes sociales le exigen a los opositores unidad de todas las fuerzas para enfrentar al régimen de Ortega-Murillo en las urnas, y obtener una mayoría calificada que pueda desmontar a la dictadura. “Exigimos la unidad de todas las fuerzas verdaderamente opositoras y así poder salir de la dictadura”, expresaron seis organizaciones de presos políticos, víctimas de la represión de Ortega. 

Los organismos de sociedad civil insistieron en el comunicado que “la oligarquía (grandes empresarios) está amparada en CxL y que ellos son “un factor de retardación de la unidad”. “El pueblo no está dormido y la historia los condenará”, señalaron. Fuentes allegadas a la negociación sostienen que el sector empresarial que encabeza la Alianza Ciudadana son quienes se oponen a la inclusión de la Coalición en la alianza electoral, limitándose al PRD. Sin embargo, José Adán Aguerri, ex presidente de la patronal nicaragüense, rechazó esos señalamientos, y dijo que él está trabajando en concretar la unidad.

En el pronunciamiento exigieron “la unidad para lograr la libertad de los secuestrados políticos; para garantizar un proceso electoral limpio y para recuperar un estado de derecho en libertad y con garantías de respeto a la integridad humana que garantice la verdad, justicia, reparación y no repetición de las víctimas”. 

Por la tarde, un grupo de jóvenes de la Coalición Nacional llegó a la sede de CxL para exigir la unidad de las fuerzas opositoras. Sin embargo, esta fue repelida por agentes antidisturbios de la Policía Nacional. Unos minutos después, directivos de este partido negaron que ellos hayan enviado a los policías a reprimirlos. “Somos víctimas igual que todos los opositores”, dijo Adán Bermúdez, de CxL. 

La Comisión de Buena Voluntad emitió un comunicado en el que exhortaron a los bloques opositores a reanudar inmediatamente las negociaciones, “mediadas por nuestro hermano Dennis Martínez (exlanzador de Grandes Ligas)”. La Comisión dijo que “urge, y sin demora, la unidad de los vigores dispersos”.

Sin embargo, a juzgar por uno de los mensajes emitidos la noche de este martes por Juan Sebastián Chamorro, precandidato por la Alianza Ciudadana, los puntos de CxL son innegociables. “Se ha perdido tiempo en emplazamientos y pocas reuniones directas. El acuerdo debería ser dejar personería jurídica a CxL con garantes, diputados se escojan democráticamente y que el mecanismo de selección de candidato con encuestas y debates se abra a quienes quieran participar”, remarcó Chamorro, quien había guardado silencio durante todo el proceso de negociaciones.

Navarro: Ortega y Murillo los candidatos

Daniel Ortega y Rosario Murillo votando en las elecciones de 2011. Foto de archivo. EFE | Jeffrey Arguedas

En la acera de la dictadura, la propaganda insiste en que el Frente Sandinista ya está listo para unas elecciones que controlan totalmente, gracias a los magistrados leales a El Carmen y a la imposición de una reforma electoral a la medida. “Ustedes son los que atrasan”, dicen con sorna en referencia a la oposición. El diputado oficialista Wilfredo Navarro reveló este martes que Ortega y Murillo buscan la reelección. 

“Nosotros tenemos un candidato, que ya fue elegido por el pueblo que es como presidente el comandante Daniel Ortega, y candidato a vicepresidencia la compañera Rosario Murillo. Ahí no tenemos ninguna duda”, dijo Navarro, quien suele adelantar este tipo de anuncios.  

Siga leyendo: Ortega impone un proceso electoral viciado y cierra la salida democrática a la crisis.