EE.UU. dejará de expulsar migrantes “en caliente”, pero no permitirá entrada de irregulares

Washington desactivará en mayo el llamado Título 42, una medida instaurada por Trump para hacer frente a la ola de migrantes con la excusa de la pandemia. Esa iniciativa le permitió expulsar a miles de migrantes, entre ellos cinco mil nicaragüenses. Las autoridades estadounidenses continuarán “expulsando a los individuos adultos y familias que encontremos con estatus irregular en nuestra frontera suroeste”, afirman desde el Gobierno de Joe Biden.

Migrantes
Migrantes centroamericanos sostienen una pancarta en una manifestación para exigir libre tránsito hacia la frontera norte. EFE/Madla Hartz

El Gobierno de Estados Unidos dejará sin efecto, a partir del próximo 23 de mayo, una medida conocida como Título 42, que se implementó a raíz de la pandemia para rechazar a solicitantes de asilo y otros migrantes. Esta legislación, activada durante la administración del expresidente Donald Trump con la excusa de evitar la propagación del virus, estipulaba que cualquier persona que pisara suelo estadounidense sería deportada de inmediato.

Uno de los casos más sonados en Nicaragua fue el de la universitaria opositora Valeska Alemán, quien fue deportada en julio de 2020 a pesar de que contaba con todas las pruebas para presentar un caso sólido de asilo político, pero la medida trumpista no la dejó ni siquiera exponer su situación en los tribunales migratorios. 

Desde que fue activada la polémica iniciativa en marzo de 2020 hasta diciembre de 2021, más de cinco mil nicaragüenses fueron rechazados, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP). Los rechazados fueron enviados a México o, como en el caso de Alemán, expulsados en avión a Nicaragua. El mes en el que más se registraron rechazos de nicaragüenses bajo esta norma fue en noviembre de 2021, cuando Daniel Ortega y Rosario Murillo se reeligieron en unas elecciones presidenciales sin competencia. El Título 42 es un estatuto de salud pública y bienestar en Estados Unidos que existe desde 1944 para permitirle a las autoridades evitar la entrada de personas durante emergencias de salud pública.

Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional de EE.UU., ha justificado que el controvertido Título 42 no es una medida migratoria, sino de salud pública que utilizaron los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) para “protegernos de la propagación de enfermedades transmisibles”. Mayorkas señaló que las autoridades estadounidenses continuarán “expulsando a los individuos adultos y familias que encontremos con estatus irregular en nuestra frontera suroeste”.

El funcionario explicó que una vez se haya eliminado el Título 42, las autoridades procesarán a los migrantes bajo el llamado Título 8, que era el procedimiento estándar. “Sabemos que los traficantes tratarán de desinformar para aprovecharse de los migrantes vulnerables. Permítanme dejar bien claro: los que no pueden establecer una base legal para permanecer en Estados Unidos serán expulsados”, agregó Mayorkas. 

A raíz del Título 42, la administración Biden ordenó revisar el programa Protocolos de Protección a Migrantes, también conocido como «Quédate en México», por el que más de 60 mil solicitantes de asilo fueron devueltos a ese país para esperar la resolución de su caso.

Nicaragüenses huyen hacia Estados Unidos

migrantes
Estados Unidos es el principal destino para los migrantes nicaragüenses. EFE/Marcelino Rosario

Estados Unidos es el país que más atrae a los nicaragüenses que huyen del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Entre enero y diciembre de 2021 la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos registró que 87 mil 530 nicaragüenses trataron de ingresar por la frontera sur sin documentos. El flujo no parece cambiar. Solo en febrero de este año se registraron 13 mil 295 nicas intentando cruzar la frontera. 

Manuel Orozco, director del programa de Migración, Remesas y Desarrollo de Diálogo Interamericano, afirmó que este fenómeno solo puede ser comparado con la crisis de los años 80 cuando el país sufría una cruenta guerra civil bajo el Gobierno sandinista. En ese tiempo salieron más de 120 mil personas hacia Estados Unidos. A diferencia de los migrantes centroamericanos del Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador), que principalmente huyen por la violencia de las pandillas, en Nicaragua escapan principalmente de la violencia estatal.

Mayorkas dijo que en los próximos dos meses Estados Unidos establecerá nuevos protocolos adecuados para frenar la propagación de la Covid-19, en los que se incluye aumentar el programa de vacunación. “Continuaremos trabajando con los países de todo el Hemisferio Occidental para ofrecer procedimientos seguros y legales para aquellos migrantes que busquen protección o reasentamiento, facilitar las repatriaciones, buscar resolver las causas de fondo y actuar legalmente contra las redes de traficantes que invitan a los migrantes a lanzarse en el peligroso y frecuentemente mortal viaje a nuestras fronteras terrestre”, agregó Mayorkas. 

La región vive un flujo migratorio récord hacia Estados Unidos, cuya Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) detectó a más de 1.7 millones de indocumentados en la frontera con México hasta finales de septiembre de 2021. México interceptó a más de 252 mil migrantes indocumentados entre enero y noviembre del año pasado, y deportó a más de 100 mil en el mismo periodo, de acuerdo con la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación del país.

Leer más: