Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Minsa sigue minimizando la COVID-19, mientras se registra repunte de casos

Nicaragua celebró "La Gritería" en honor a la Inmaculada Concepción de María, en la mayoría de los casos con precaución por la pandemia de la covid-19. EFE | Jorge Torres

Mientras en Estados Unidos y Europa se toman medidas de emergencia ante el rebrote de COVID-19, en Nicaragua el Ministerio de Salud (Minsa) no da señales de interés o de precaución ni siquiera por la cercanía de las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Este miércoles, con un día de retraso, presentaron su escueto informe de 185 palabras donde lo único distinto a otras semanas fue el leve aumento de casos: 51 entre el ocho y el 15 de diciembre (49 hubo entre el primero y el ocho de este mes). Respecto a los fallecimientos, ya son más de dos meses con una sola muerte por semana.

Además de este comunicado semanal, no hay más datos. Ni por el hecho de que dos huracanes hayan azotado la Costa Caribe aumentando la vulnerabilidad ya existente ante el coronavirus, el dengue o la malaria o bien, ni porque las fiestas de diciembre (Gritería, Navidad y Año Nuevo) representen un riesgo real por las aglomeraciones causadas por actividades religiosas, sociales y familiares.

Observatorio: Casos y muertes en “incremento sostenido”

Por otra parte, el Observatorio Ciudadano COVID-19 no deja de dar detalles alarmantes: 11,557 casos al nueve de diciembre y la declaración de que “después de algunas semanas en las que los reportes tanto de casos como de fallecidos habían disminuido, hemos notado un incremento sostenido tanto en el número de casos sospechosos como de nuevos fallecimientos”, reza el informe publicado el once de diciembre.

La semana anterior el mismo Observatorio había contabilizado 82 nuevos casos procedentes de al menos diez departamentos del país, entre ellos Managua, Madriz, Estelí y la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte. Hasta el dos de diciembre la cifra de contagios era de 11,439 casos, por lo que entre el tres y el nueve de diciembre hubo 118 nuevos casos. Más del doble de lo reportado por el Minsa.

El Observatorio también mostró preocupación respecto a “la preparación adecuada en las diferentes unidades de salud pues hemos recibido información que en algunas se eliminaron las salas especiales de COVID-19 utilizadas en meses anteriores, lo que incrementa el riesgo de contagio para los pacientes no afectados por COVID-19 y que estén ubicados en las mismas salas”.

Régimen sandinista tampoco habla de la vacuna

La única certeza con la que cuenta el país en este momento es que Covax, el Mecanismo de Acceso Mundial a las Vacunas contra la COVID-19 impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), entregará inmunizaciones de forma gratuita al 20% de la población nicaragüense: personal sanitario de primera línea, adultos mayores y enfermos crónicos, pero el régimen sandinista tampoco ha revelado nada más sobre esto.

Con las imágenes que llegan desde Inglaterra y Estados Unidos del inicio de la vacunación y la noticia de la vacuna de Pfizer podría administrarse en Europa a partir de la última semana de diciembre, en el país, contrario a lo que ocurre con Costa Rica y Panamá que ya han autorizado el uso de emergencia de esta misma imnunización, no se sabe cuáles son las gestiones que el Gobierno está haciendo al respecto. 

Ir Arriba