Nicaragüenses desaprueban la gestión de Ortega y 62% consideran que el país “va por el camino equivocado”

La última encuesta de CID Gallup revela que un 55% de los ciudadanos no aprueba la administración sandinista, que ha instalado un régimen totalitario. Esta percepción negativa se mantiene en números rojos desde el estallido social en 2018, cuando ciudadanos desarmados fueron reprimidos brutalmente. El sondeo resalta que las proyecciones económicas de los nicaragüenses para este año son negativas en un 47%, y el 68% está agobiado por el alto costo de la vida


A un año de que el dictador Daniel Ortega asumió su cuarto mandato consecutivo en el poder, un 55% de la población nicaragüense desaprueba la manera en cómo el gobernante sandinista ha gestionado su labor en la presidencia, reflejado en la falta de empleo como el principal problema, sumado a la crisis política y económica que ocasionó en el 2022 un éxodo masivo de nicaragüenses, recoge el último Estudio de Opinión Pública de CID Gallup correspondiente al mes de enero de 2023.

Esta percepción negativa sobre la administración sandinista se mantiene en números rojos desde el estallido social en 2018, con un índice de -20%, revela la firma costarricense. El estudio detalla que, del total de encuestados, el 35% sí valoró como correcta las gestiones del mandatario nicaragüense.

La encuesta realizada por la firma costarricense, entre el 3 y 16 de enero de este año a una muestra de 1,204 nicaragüenses de 16 años en adelante, revela que Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, continúan con una evaluación “más negativa que positiva”, y desde su llegada al poder, en el 2007, “cada vez es peor evaluado” por sus ciudadanos.

“En el índice de la CID Gallup en febrero de 2007 recibió 51 positivo; en enero de 2012, 27 positivo; en enero de 2017, 16 positivo; y ahora en enero de 2023 un 20 negativo”, expone la encuestadora. 

CID Gallup apunta que la desaprobación de la gestión sandinista es generalizada en todos los grupos poblacionales, estratos de residencia y educación. Al desagregarlo, el estudio detalla que el 53% de los encuestados, entre las edades de 16 a 24 años, valoran la labor de Ortega como “peor”, mientras que el rango entre los 25 y 39 años opinan igual que el primer grupo.

“Es posible que las medidas que han tomado (los Ortega-Murillo) contra algunos líderes políticos y estudiantiles le están afectando en la proyección ante la población, así como los problemas económicos por los que atraviesan las familias”, señala la firma costarricense.

Aunque más de la mitad de la población desaprueba la gestión de Ortega, la encuestadora detalla que el mandatario nicaragüense mantiene el apoyo de los seguidores sandinistas que tienen “lealtad y confianza” hacia Ortega y Murillo. Sin embargo, el estudio revela que “pocos creen que la pareja presidencial tenga la capacidad de resolver sus problemas y necesidades de desempleo y alimentación”, las cuales son las principales preocupaciones manifestadas por los consultados.

El porcentaje de aprobación a las labores del mandatario sandinista por parte de la población ha venido variando en los últimos años. Por ejemplo, en 2007 fue cuando mejor evaluación recibió Ortega con un 61% de aprobación. En el siguiente periodo, 2012, alcanzó un 50%. En el 2017, subió ligeramente su nivel de aceptación al alcanzar un 56%. Pero, en este último año descendió estrepitosamente a un 35%.

El país por rumbo equivocado

Camisetas alusivas a Daniel Ortega y el sandinismo de venta en kiosko de Managua. Foto de archivo de EFE.

En ese sentido, la firma costarricense apunta que el 62% de los nicaragüenses coinciden que “el rumbo del país va por el camino equivocado”. Este grupo insatisfecho, según el estudio, vive en una situación económica peor que el año pasado.

El estudio menciona que esta percepción del costo de vida, (68% opinan que ha subido mucho) está relacionada con la estimación del rumbo del país: “si el país va por el rumbo correcto se tiene una condición económica mejor”. Las madres y padres de familia son quienes han sentido más el golpe en todos los campos: “alimentación, vestido y transporte”.

Ante la pregunta si los nicaragüenses “aprueban o desaprueban la forma en que se desempeña como presidente Daniel Ortega”, el 57% de los nicaragüenses opinó que no, y otro 62% coincide en que es “nada o poco probable” que la administración sandinista “resuelva preocupaciones familiares”.

“Dentro de este ambiente hay un tema que llama la atención y hasta cierto punto genera alguna preocupación y son ‘las malas relaciones con los Estados Unidos’. Por una parte, hay satisfacción por las medidas que se han tomado de parte del gobierno estadounidense (sanciones), y por otra sienten que, en estos momentos, el presidente Ortega, posee los bienes principales del país y tiene todo ‘en sus manos’: servicios de gasolina, canales de televisión, radioemisoras, hoteles, periódicos digitales, universidades, tiendas de diversos artículos como ropa, accesorios, alimentos. Esta posición le da poder y acceso a la mayor parte de la población”, señala la firma.

El sondeo de opinión también revela que las proyecciones económicas de los nicaragüenses para este año son negativas en un 47%, frente a un 42% que mantienen el optimismo que será mejor. Para CID Gallup, un factor que genera pensamientos de estabilidad económica es el hecho de que los emigrantes están enviando a sus familias remesas.

“Eso fue evidente en Navidad, cuando en algunos hogares fue posible festejar en familia la Navidad con cena especial –lomo relleno, gallina, mariscos y bebidas– y además hubo oportunidad de comprar ‘un televisor más grande y quitar los cajonudos –antiguos con cajones’. También algunos recibieron ayuda para mejorar sus viviendas con el dinero que recibieron de sus familiares”, explica la firma encuestadora.

Datos del Banco Central de Nicaragua revelan que en 2022 las remesas aumentaron un 38%. Es decir, en ese año el país recibió unos 2,970 millones de dólares, un monto que supera el Presupuesto General de la República de 2021, que fue de 2,918.4 millones.

Las entrevistas se realizaron entre el 3 y el 16 de enero del 2023 en un horario que cubre la mañana, tarde y parte de la noche, con el objetivo de ampliar las posibilidades de encontrar al mayor número de personas en los hogares. “Con esto se incrementa las probabilidades de cada uno de ser seleccionado en el estudio”. “Para esto, las entrevistas telefónicas se iniciaron a las 08:30 horas y hasta las 20:00 horas”, concluye.