Nicaragüenses podrán aplicar desde cualquier país al “programa humanitario” de visado de EE.UU.

Ante la represión que mantiene la dictadura Ortega-Murillo, un funcionario de Estados Unidos informó que los nicaragüenses pueden establecerse en cualquier país de Centroamérica e iniciar desde ahí su solicitud de ingreso regular. No son elegibles quienes hayan cruzado de forma “irregular” de México o Panamá


Tras el cierre de la frontera sur de Estados Unidos (EE. UU.) a migrantes nicaragüenses, cubanos y haitianos que llegan de forma “irregular”, el subsecretario interino de Política Fronteriza e Inmigración del Departamento de Seguridad Nacional, Blas Núñez-Neto, aseguró que las personas de esas nacionalidades pueden iniciar su proceso migratorio en cualquier país centroamericano en el que se encuentren. Las únicas excepciones serán aplicadas a aquellos que hayan cruzado México o Panamá de forma no regulada. 

“Les insisto a nuestros amigos nicaragüenses, cubanos, venezolanos y haitianos que este proceso que anunciamos les da la oportunidad de recibir beneficios únicos de inmigración legal a los EE. UU., y que deberían tener paciencia, encontrar lugares más seguros para permanecer un rato y aplicar directamente en esos países. Si entran a México o cruzan nuestra frontera irregularmente, no van a poder participar en este proceso”, enfatizó el funcionario esta mañana a través de una conferencia telefónica.

La nueva medida migratoria para dichas nacionalidades fue anunciada este jueves, y básicamente es una extensión de las impuestas para los venezolanos desde octubre pasado. Consiste en que las personas que crucen de manera irregular serán deportadas inmediatamente a México –país que ha aceptado recibirlas–,  bajo la figura de la norma sanitaria Título 42. Sin embargo, la Administración de Joe Biden abrió una nueva ruta para “facilitar la migración regular” a los EE. UU.

La disposición permite que migrantes de Nicaragua, Cuba y Haití –al igual que de Venezuela– puedan solicitar permisos humanitarios desde sus países de origen, siempre que cuenten con un patrocinador “regular” en EE. UU. y se someta a las investigaciones de antecedentes. Si resultan aprobados, pueden residir en el país durante dos años y contar con un permiso de trabajo. Las autoridades estadounidenses informaron que solo serán admitidas 30 mil solicitudes mensuales de las cuatro nacionalidades. 

“Este nuevo proceso que hemos anunciado es mucho más rápido y seguro. Les pedimos que no arriesguen su vida al intentar cruzar hacia Estados Unidos. Hemos visto a muchas personas morir en el mar, tratando de ir por esa vía. Ahora tienen opciones mucho mejores para venir”, reiteró Nuñez-Neto.

“Nuestra intención es proponer una nueva regulación que alentará a las personas para que busquen vías ordenadas y legales de protección en los Estados Unidos y otros países socios, y al mismo tiempo impondrá consecuencias a quienes no utilizan estas vías disponibles que estamos anunciando”, agregó.

Medida es de “cal y arena” para los nicaragüenses

Migrantes permanecen en el muro fronterizo el 27 de diciembre de 2022 en Ciudad Juárez, estado de Chihuahua. Foto de EFE.

Para Carolina Zediles, responsable de comunicaciones de la Alianza Nicaragüense Americana para Derechos Humanos (Nahra, por sus siglas en inglés), la disposición migratoria es una nueva puerta que se abre para los nicaragüenses.

Sin embargo, un número no determinado de nicaragüenses que en estos momentos pretendían cruzar la frontera mexicana quedarán varados en dicho país. “No creemos que exista una gran cantidad de personas varadas en México, como en el caso de los venezolanos, y más bien esperamos que la gente espere el proceso en Nicaragua en vez de cruzar irregularmente, porque si no lo hacen quedan automáticamente descalificados para la visa humanitaria”, reiteró.

Zediles consideró que la nueva disposición también podría reducir el número de muertes de nicaragüenses en su intento por cruzar hacia los EE. UU., que en el último año dejó un saldo de más de 40 personas fallecidas, la mayoría de ellas ahogadas en el Río Bravo

México avala la nueva medida de Biden

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Foto de EFE.

Por su parte, el Gobierno mexicano dio un visto bueno este jueves a la decisión de Estados Unidos de aceptar a más de 30 mil migrantes al mes de Venezuela, Haití, Cuba y Nicaragua, aunque dicha política implica la expulsión inmediata del resto de personas a México.

“México recibe con agrado el anuncio de nuevas acciones por parte de EE. UU. para lograr una migración ordenada, segura, regular y humana”, expuso la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) mexicana en un comunicado. 

Bajo este panorama, México se prepara para recibir un mayor número de solicitudes de refugio de dichas nacionalidades. En 2022, Nicaragua entró en el top 10 de personas que solicitaron asilo ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar). La institución informó que 8 mil 431 nicaragüenses solicitaron refugio, ubicándose en el puesto número cinco y superado por Venezuela (14 mil 823), Haití (17 mil 68), Cuba (17 mil 507) y Honduras (30 mil 36).

La decisión llega días antes de que el presidente Joe Biden visite El Paso, Texas, para conocer la situación de la frontera sur de los EE. UU., para luego reunirse un día después con el presidente Andrés Manuel López Obrador, de México; y Justin Trudeau, presidente de Canadá con el fin de asistir a la Cumbre de Líderes de América del Norte.