Ortega bloquea cobertura internacional en elecciones sin competencia

A periodistas de más de, al menos, ocho medios internacionales se les ha negado el ingreso desde junio. Organizaciones que promueven la libertad de expresión manifestaron su preocupación ante la negativa del régimen sandinista. “Es notorio observar que el gobierno de Nicaragua, tiene como política gubernamental mantener alejada a la prensa nacional independiente y a los medios de comunicación internacionales de la cobertura del proceso electoral 2021”, manifestaron

Maria Lilly Delgado

A pocas horas de las elecciones “ilegítimas” y sin competencia en Nicaragua, el régimen Ortega-Murillo niega el acceso al país a la prensa extranjera. Más de siete medios de cadenas internacionales han sido impedidos de ingresar al país, alegando en algunos casos que no son bienvenidos. Los periodistas de CNN, Le Monde, The New York Times, Televisión Española (TvEs), National Public Radio, Washington Post,Vice, entre otros, no podrán cubrir las elecciones generales del siete de noviembre controladas por el partido de gobierno. Organizaciones que promueven la libertad de expresión y de prensa manifestaron su precupación ante la negativa del regimen sandinista, pues “limita el libre ejercicio de la prensa y el recrudecimiento de violación a la libertad de expresión”. 

Este jueves, dos corresponsales de The Washington Post, Mary Beth Sheridan, y NPR, Carrie Khan, fueron impedidos de volar a la capital nicaragüense, Managua. “Yo ya tenía mi boleto y había mandado todos los documentos que me pidió el gobierno de Nicaragua, que eran como un plan y los detalles de mi viaje, una prueba negativa de PCR y mandé todo, más de 36 horas antes de mi vuelo como me pidieron, pero cuando llegué al aeropuerto los empleados de AeroMéxico me dijeron que el gobierno de Nicaragua no había autorizado mi entrada al país”, dijo la periodista Beth Sheridan, corresponsal de The Washington Post. 

De acuerdo a la reportera, el régimen sandinista no le brindó “ninguna explicación” sobre su denegación. “Era muy claro que solo personas que estaban en una lista que tenían ellos estaban autorizados podían volar”, añadió. 

Este miércoles, la periodista Gemma Soriano y su camarógrafo, de la Televisión Española (TvEs) también les fue impedido el ingreso por soldados del Ejército de Nicaragua mientras intentaban cruzar a suelo nicaragüense por puntos ciegos en la frontera con Costa Rica. “Cuando sacamos la cámara aparecieron soldados del Ejército, nos interceptaron y nos preguntaron qué traíamos ahí, y nos dijeron que teníamos que borrar lo que habíamos grabado. Nosotros les explicamos que estamos en Costa Rica y que la cámara está en Costa Rica y nos dijeron que está prohibido enfocar hacia Nicaragua”, denunció Soriano. 

“Sálgase y váyanse de Nicaragua, porque su presencia no es permitida”, dijo un funcionario de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) al equipo periodístico del diario hondureño El Heraldo el pasado 25 de octubre. 

Ocho días antes, el periodista Frédéric Saliba, corresponsal en México del reconocido diario francés Le Monde, le fue negada la entrada, previa a una solicitud de ingreso y cobertura en la embajada de Nicaragua en París, hasta ahora sin respuesta.

La negativa del régimen persiste desde meses atrás. En junio, el reportero de The New York Times, Anatoly Kurmanaev, le fue notificado de que su vuelo a Managua había sido cancelado horas antes de abordar, luego que las autoridades nicaragüenses lo vetaran.

“Es notorio observar que el gobierno de Nicaragua, tiene como política gubernamental mantener alejada a la prensa nacional independiente y a los medios de comunicación internacionales de la cobertura del proceso electoral 2021”, expresaron las organizaciones mediante un comunicado. Lamentaron que medios de comunicación y periodistas independientes en Nicaragua “no hayan recibido sus credenciales por parte del Consejo Supremo Electoral, lo que impedirá que los medios y sus periodistas puedan dar una cobertura completa a un proceso electoral que no garantiza el derecho de elegir a las autoridades en libertad”. 

Persecución arrecia desde 2018

Los periodistas nacionales también están impedidos de realizar su labor en libertad. EFE

El director de Reporteros sin Fronteras para América Latina, Emmanuel Colombié, denunció que desde 2018 han observado “un deterioro dramático de la situación de libertad de expresión” en Nicaragua. “Los periodistas independientes, críticos están sufriendo ataques por parte del gobierno que son cada vez más fuerte y que son ahora multifacéticos, es decir, existe censura judicial, campaña de intimidación en redes sociales, hay violencia, asesinatos, detenciones ilegales de periodistas, hay un aparato que busca asfixiar económicamente a la prensa independiente”, detalló.

Desde el estallido de las protestas, el gremio periodístico nicaragüense ha sufrido agresiones físicas, así como el allanamiento de cuatro medios de comunicación, asedio e intimidación durante las coberturas, robo y destrucción de equipos. 

La Fiscalía sandinista inició un juicio en contra de la extinta Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCh), y hasta la fecha, 158 personas fueron interrogadas, principalmente periodistas. A su vez, las autoridades al mando de Ortega emprendieron una ola de persecución judicial y amenazas contra reporteros, con la intención de “busca silenciar a quienes confrontan al poder y se esfuerzan por llevar información independiente pese a la inseguridad, la negativa de acceso a la información pública y el acoso y hostigamiento al que se exponen”. Así lo denunciaron organismos de derechos humanos. 

Entre mayo y octubre de este año, al menos 40 periodistas fueron forzados a abandonar el país. Mientras tanto, una decena de hombres y mujeres de prensa han sido despojados de sus pasaportes e impedidos de salir del país sin ninguna explicación válida. El caso más emblemático fue el de Julio López, periodista de Onda Local cuyo documento de viaje fue despojado por Migración. Ante este hecho, tuvo que exiliarse a Costa Rica.

Siga leyendo: