Ortega y Murillo ordenan la reelección del 55% de las fórmulas edilicias sandinistas

Un análisis realizado por DIVERGENTES revela que de las 135 alcaldías en poder del FSLN, 70% alcaldes de cabeceras departamentales repetirán período. Mientras que en el 23% de los municipios bajo dominio orteguista, el régimen cambiará de alcaldes y vicealcaldes e impondrá “nuevos rostros”. El movimiento es por la “falta de confianza” que existe desde El Carmen hacia algunas de sus fichas. La medida, opinan analistas, pretende continuar con el control local durante los próximos cinco años

El vicepresidente del CSE, Lumberto Campbell (i), entrega una carta de acreditación a la alcaldesa electa de Managua, Reyna Rueda en 2018. EFE | Archivo.

Un análisis de datos realizado por DIVERGENTES reveló que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, que gobierna 135 de las 153 alcaldías que existen en Nicaragua, pretende reelegir al 55% de los alcaldes y vicealcaldes de las municipalidades que están bajo su dominio. Una decisión que obedece, según analistas, a la falta de confianza de los dictadores hacia algunas de sus “fichas” para que continúen con el control a nivel local durante los próximos cinco años, en los que el absolutismo del Frente Sandinista será consolidado.

Ivania Álvarez, coordinadora de redes ciudadanas de Urnas Abiertas, explicó que durante los últimos años muchas alcaldías controladas por el Frente Sandinista no siguieron al pie de la letra lo que se ordenaba desde El Carmen. El silencio y la pasividad afectó la credibilidad de algunos alcaldes que no alcanzaron a llenar la lista de candidatos para las votaciones municipales sin competencia organizadas por el Consejo Supremo Electoral (CSE) este próximo seis de noviembre.

“Todo eso sumó y restó para decidir quién continúa o no en el puesto”, expresó Álvarez, quien señaló algunas excepciones como el caso de Diriamba, en el que el alcalde no podrá repetir porque se suicidó, o Masaya, cuyo edil falleció por Covid-19 en el 2020.

Si bien el régimen sandinista cambió varias “fichas” para esta nueva farsa electoral, algunas fórmulas se mantienen porque han seguido al pie de la letra el manual represivo ordenado por los dictadores. Algunos de los que buscarán la reelección en los distintos municipios son, por ejemplo, Reyna Rueda y Enrique Armas, en Managua; Francisco Valenzuela y Melania Peralta, en Estelí; Aura Padilla y Rolando Zapata, en Chinandega; y Sadrach Zeledón y Yohaira Hernández, en Matagalpa; Róger Acevedo en Nandaime, entre otros.

Sobre estas fórmulas que apuntan a la reelección, Álvarez señaló que obtuvieron el respaldo de la pareja dictatorial porque consiguieron una réplica idónea del modelo de “gobierno” que el régimen sandinista ha mantenido desde que llegó al poder. “La dictadura premia la confianza y la lealtad”, indicó.

Alcaldes de departamentos 

Un hombre sostiene una bandera del partido de gobierno (FSLN). EFE | Archivo.

Doce de los diecisiete alcaldes sandinistas, de igual número de cabeceras departamentales –que tienen más peso que los municipios– serán reelectos, esto representa un 70% de candidatos reelectos. Managua, la principal plaza política de Nicaragua después de la Presidencia y de casi dos millones de habitantes, es administrada por el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) desde 2001. La alcaldesa Reyna Rueda buscará ser reelegida por un período más junto con el vicealcalde Enrique Armas. 

Otros alcaldes sandinistas de cabeceras departamentales que buscarán ser reelegidos son Francisco Valenzuela (Estelí), Leonidas Centeno (Jinotega) y Sadrach Zeledón (Matagalpa). Esos tres ediles gobiernan en sus municipios desde 2009. Anteriormente lo habían hecho en el período 2001-2005, es decir que buscan su quinto mandato y cuarto consecutivo.

Para los comicios municipales de 2004, la ley prohibía la reelección consecutiva tanto del presidente, como de los alcaldes, sin embargo, ese candado fue declarado inaplicable en 2009 por jueces sandinistas de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia. En 2014, la mayoría sandinista de la Asamblea Nacional reformó la Constitución y legalizó la reelección indefinida tanto para presidente, como para alcaldes.

La lista de alcaldes sandinistas de cabeceras provinciales que buscarán repetir la completan Karla Espinoza (Boaco), Mariano Madrigal (Jinotepe), Aura Lyla Padilla (Chinandega), Erwing de Castilla (Juigalpa), Dania Martínez (Somoto), Xiomara Tercero (Ocotal), Gustavo Castro (Bluefields) y Jhonny Gutiérrez (San Carlos). Además Janina Noguera (Masaya), que sustituyó al fallecido edil Orlando Noguera, y Vilma Casanova (Rivas), que asumió el poder tras la destitución del anterior alcalde Wilfredo López.

Los únicos tres alcaldes sandinistas de cabeceras provinciales que no repetirán son los ediles Julia Mena (Granada), Roger Gurdián (León) y Henry Herman (Bilwi o Puerto Cabezas). Los sandinistas propusieron como candidatos a alcaldes a Pedro Vargas (Granada), Guisella Lacayo (León) y Miguel Abella (Bilwi o Puerto Cabezas).

Cambio de fichas

Los alcaldes del FSLN al inscribirse ante el CSE para las elecciones sin competencia de este 2022. Foto: Cortesía Presidencia.

Otro de los hallazgos del análisis realizado por DIVERGENTES es que en el 28% de las fórmulas de alcalde y vicealcalde propuestas para estas votaciones locales sin competencia, el régimen únicamente ordenó la reelección de una de las autoridades electas en 2017.

En la mayoría de los casos los vicealcaldes son los que asumen como candidatos a alcaldes. El hueco de “segundo al mando” en la alcaldía es llenado con un concejal que forma parte de la actual administración.

Aunque desde el orteguismo se ha querido vender este cambio de ficha como relevo generacional, los cambios en realidad tienen el objetivo de mantener el status quo de la dictadura Ortega-Murillo a nivel local, opinó Pedro Fonseca, politólogo y experto en temas electorales.

“Nosotros somos parte de un sistema que funciona y que se dinamiza a través de estos movimientos que en la mayoría de los casos son turbios, corruptos y peligrosos. Estos cambios ocurren en función de mantener el control, los intereses, y de seguir imitando el modelo, porque al final en las alcaldías lo que hay es una réplica del modelo a nivel macro, que es el del gobierno central”, explicó el politólogo.

La dictadura también ordenó que de las 135 alcaldías que tienen bajo su dominio, el 23% cambien de alcalde y vicealcalde, y en su lugar asuman “rostros” que no sean los mismos que el 2017. Por ejemplo en la alcaldía de El Rama, cuyo alcalde es Mercedes Lorenzo Alaniz y su segunda es Rosa María Castillo, ahora estarán en la terna Xiomara Sequeira Medina y Rafael Romero Chow.

Para Álvarez este tipo de cambio ocurre porque dentro de las propias bases ha habido figuras que han hecho un mejor trabajo que las propias autoridades municipales. Son fichas del orteguismo, en muchos casos secretarios políticos, que tuvieron más protagonismo en las actividades partidarias, en la réplica de la represión desde 2018 y en el seguimiento a opositores.

“La familia de estos que asumen están involucradas con el partido, trabajan en las instituciones, y esto provoca mayor confianza para el régimen. Es un premio a esa militancia autoritaria dentro del municipio”, explicó. Los analistas también consideran que la pareja presidencial envía otro mensaje implícito: que no está mal perpetuarse en el poder. 

Denuncian anomalías en listas

Daniel Ortega (d), y su esposa y vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo. EFE | Archivo.

La presentación de las listas de candidatos para alcaldes, vicealcaldes y concejales, destapó una serie de anomalías cometidas por los partidos comparsas que participarán en la farsa electoral. Este martes Alba Rosa Herrera, miembro del partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), denunció que dirigentes del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) en San Sebastián de Yalí, Jinotega, usaron su nombre y la inscribieron como candidata a concejal, a pesar de que ella se encuentra exiliada en Estados Unidos.

“Quiero que me aclaren el porqué están usurpando mi nombre. Necesito que me den respuesta”, denunció Herrera en el medio de comunicación Nicaragua Investiga.

El periodista Gerall Chávez, exiliado en Costa Rica, denunció en sus redes sociales que algunos partidos zancudos han utilizado información privada de ciudadanos para llenar las listas de “candidatos” a alcaldes, vice alcaldes y concejales.

“Una sobrina y un primo en el municipio de El Rosario en Carazo fueron incluidos en la lista de falsos opositores que aparecen como candidatos a concejales por el partido zancudo de Ortega, la Alianza Liberal Nicaragüense”, denunció el periodista.