Poder Electoral asigna impresión de boletas sin convocar todavía a los comicios municipales sin competencia

Más anomalías para un proceso cuestionado y que no goza de credibilidad alguna. El mensaje que está enviando la dictadura Ortega-Murillo con la ausencia de la convocatoria es que “no tiene voluntad para realizar un proceso electoral legítimo, íntegro, transparente”, según Urnas Abiertas

La empresa Inversiones Papeleras S.A. (Inpasa) ha iniciado el proceso de producción de material electoral. Foto: Divergentes | Archivo.

El Consejo Supremo Electoral (CSE) ya asignó a una empresa la impresión de boletas y otro tipo de material electoral en víspera de las elecciones municipales sin garantías de competencia y transparencia, programadas para el seis de noviembre próximo, pese a que dicho Poder del Estado sigue sin oficializar la convocatoria para participar de este proceso. Esta anomalía fue denunciada por el observatorio multidisciplinario Urnas Abiertas, una organización que monitorea los procesos electorales y las irregularidades ejecutadas por la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.  

“Se tuvo conocimiento que una vez más la empresa Inversiones Papeleras S.A. (Inpasa) ha iniciado el proceso de producción de material electoral”, señaló Urnas Abiertas en su boletín publicado este martes. El proceso de impresión incluye boletas, urnas, cajas de votación, padrones, manuales, material de señalización y otro tipo de papelería, añadió el organismo.

En cuanto a esta asignación a la empresa Inpasa, el observatorio denunció que hasta el 15 de julio el CSE no había reportado en el portal único de contrataciones su Plan Anual de Contrataciones (PAC), lo que deja en evidencia que la producción del material electoral también fue puesto en marcha “en una completa falta de transparencia”.

“Al revisar el portal único de contrataciones se pudo observar que no se había publicado ni el PAC, ni ninguna documentación sobre la posible contratación para la impresión de las boletas electorales”, indicó Urnas Abiertas. Añadió que las boletas tienen que estar impresas para finales de octubre, fecha en que inicia el proceso de envío de maletas electorales a cada Junta Receptora de Votos (JRV).

Silencio y hermetismo

Daniel Ortega y Rosario Murillo han convertido las elecciones en una farsa, según opositores. Foto: Divergentes | Archivo.

Por otro lado, el observatorio criticó el hecho de que hasta la fecha el CSE no brinda ninguna justificación del por qué no han sido convocadas las elecciones municipales, a pesar que, según la Ley Electoral, el ocho de agosto era el tiempo estipulado para publicar los padrones electorales en los centros de votación.

A juicio de Olga Valle, investigadora y directora de Urnas Abiertas, el mensaje que está enviando la dictadura Ortega-Murillo con la ausencia de convocatoria es que no tiene voluntad para realizar un proceso electoral legítimo, íntegro, transparente.

“Lo que estamos viendo es que están intentando mantener de manera hermética el proceso para evitar la fiscalización ciudadana, como lo hemos venido haciendo diferentes organizaciones en estos dos últimos procesos electorales”, sostuvo Valle.

Urnas Abiertas denunció que, en medio del silencio del CSE, sobre las votaciones municipales, el régimen convocó a la ciudadanía a participar de la verificación ciudadana los días 13 y 14 de agosto. En redes sociales las páginas sandinistas también han llamado a participar de este proceso, pese a que el Poder Electoral no se ha pronunciado al respecto.

La directora de Urnas Abiertas cree que si esta información se está ventilando en redes sociales es porque el CSE ha compartido a los partidos políticos, particularmente al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), información relacionada a este proceso electoral.

“Es posible que los partidos colaboracionistas estén recibiendo información de las autoridades del CSE, aunque estas no hayan hecho pública esta información a la ciudadanía”, indicó Valle.

“Desmontaje a la democracia”

El analista político y exdiputado liberal Eliseo Núñez señaló por su parte que el mensaje que manda la dictadura al no convocar en tiempo y forma a las elecciones municipales es que los procesos ya no son un “hito” en el país, y que todo se maneja a “gusto y discreción” de la pareja en el poder, sin importar el sentir de la ciudadanía.

“Todo esto es parte del desmontaje de la democracia representativa que empezó desde que Ortega llegó al poder… y ahora tenemos un sistema electoral inservible y unas elecciones que no le dan la oportunidad a la gente de escoger a sus autoridades”, indicó el opositor.

Aunque no exista una convocatoria oficial por parte del ente electoral, Urnas Abiertas aseguró que diferentes actores, incluyendo a los “partidos colaboracionistas”, tienen varios meses trabajando en función de dichas actividades electorales, conformando estructuras territoriales y elecciones primarias, “a pesar del silencio y hermetismo guardado por las autoridades”.

“Vemos cómo los partidos colaboracionistas han estado trabajando en conformar su tendido electoral, en definir sus candidaturas, convocar a las personas que van a estar trabajando como fiscales en los consejos electorales departamentales y municipales”, dijo Valle.

De hecho, el observatorio multidisciplinario registró en el mes de julio un incremento en los actos políticos electorales por parte de partidos políticos como el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Alianza por la República (APRE) y el Partido Liberal Independiente (PLI), sin que estas hayan sido víctimas de asedio policial.

El seis de noviembre las elecciones municipales están supuestas a elegir a 153 alcaldes, 153 vicealcaldes y más de seis mil puestos para concejales y concejalas en todo el territorio nacional.