Urnas Abiertas alerta que el régimen “coacciona” el voto en Nicaragua

Según el observatorio, las estrategias del FSLN incluyen un “plan de movilización, visitas casa a casa, pagos de 500 córdobas (14,12 dólares) por votar por Ortega, oferta de beneficios sociales, petición de fotografías para demostrar la participación en las elecciones, amenazas, y visitas personales de funcionarios públicos para pedir el voto.

Dos mujeres caminan frente al centro a de votación Rafaela Herrera este 7 de noviembre de 2021, en Managua (Nicaragua). EFE

El observatorio multidisciplinario Urnas Abiertas señaló al régimen sandinista de “coaccionar el voto” para las elecciones generales del domingo en Nicaragua, en las que el presidente Daniel Ortega busca su tercera reelección consecutiva. “A pesar de que la campaña electoral finalizó el pasado miércoles, el silencio electoral ha sido irrespetado por el FSLN, observándose diferentes estrategias para coaccionar a las personas a votar este 7 de noviembre”, dijo Urnas Abiertas, que da seguimiento a las incidencias en el marco de las elecciones de Nicaragua.

Según el observatorio, las estrategias del FSLN incluyen un “plan de movilización, visitas casa a casa, pagos de 500 córdobas (14,12 dólares) por votar por Ortega, oferta de beneficios sociales, petición de fotografías para demostrar la participación en las elecciones, amenazas, y visitas personales de funcionarios públicos para pedir el voto.

En las visitas casa a casa, los militantes sandinistas advierten de que quienes se abstengan de votar no podrán realizar trámites en instituciones del Estado, indicó el observatorio. Urnas Abiertas también observó que alcaldes sandinistas han emitido supuestas amenazas “contra la población y comercios”, para que no pidan “favores” si no votan por Ortega, o bien, funcionarios públicos que se han presentado en las viviendas para “promover el voto”.

“Este tipo de acciones fueron reportadas desde los departamentos de Managua, Chinandega, Carazo, Río San Juan, Jinotega, Masaya y Granada”, resaltó el observatorio. “Además se observaron actividades promovidas por las Alcaldías usando materiales alusivos al FSLN y perifoneo en pleno silencio electoral. Así como concentración de simpatizantes del FSLN y parapoliciales en alcaldías, estaciones policiales y casas del partido”, agregó.

Según Urnas Abiertas, un total de 1.656 hechos de violencia política ocurrieron en Nicaragua en el contexto del año electoral, es decir, en los últimos 12 meses.

La oposición, así como organizaciones que defienden los derechos humanos, además de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea, han coincidido en su desconfianza en las elecciones de este domingo en Nicaragua, y dudan de su legitimidad.

Tres partidos opositores fueron eliminados y siete aspirantes a candidatos a la Presidencia por la oposición fueron encarcelados en la carrera electoral, en la que Ortega busca ser reelegido junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta. Más de 4,4 millones de nicaragüenses están llamados a las urnas en Nicaragua, para elegir a su presidente y vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional, y 20 ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Siga leyendo: