Aumenta aislamiento de Ortega: Luxemburgo suspenderá actividades diplomáticas

El Gran Ducado de Luxemburgo no explicó las causas del cierre de su embajada en Nicaragua ni el retiro de su encargado de negocios. Sin embargo, el retiro de este país aumenta la soledad de Ortega a unos días de asumir un nuevo mandato, fuertemente cuestionado por las elecciones sin competencia de noviembre de 2021


El Gran Ducado de Luxemburgo informó este martes que suspenderá sus actividades diplomáticas en Nicaragua a partir de febrero, que las relaciones bilaterales continuarán a través de su embajada en Washington y que retirarán a su encargado de negocios en Managua el 30 de enero próximo.

“La Embajada informa a través de la presente que el Ministerio de Asuntos Exteriores del Gran Ducado de Luxemburgo ha decidido suspender las actividades de la Embajada de Luxemburgo en Managua a partir del 1 de febrero del 2022”, indicó la delegación diplomática de Luxemburgo en una declaración pública.

Asimismo, informó que “las relaciones bilaterales entre ambas naciones continuarán a través de la Embajada de Luxemburgo en Washington, D.C.”, Estados Unidos. Además, indicó que el encargado de negocios de Luxemburgo en Managua, Joe Geisbusch, finalizará su misión en Nicaragua el 30 de enero del 2022.

El Gran Ducado de Luxemburgo no explicó las causas del cierre de su embajada en Nicaragua ni el retiro de su encargado de negocios.

El documento, fechado el 31 de diciembre del 2021, fue enviado con copia a las misiones diplomáticas y organismos internacionales acreditados en la República de Nicaragua, a los que agradeció “las muestras de su más alta estima y consideración”.

Luxemburgo financia un proyecto para contribuir a la seguridad alimentaria y nutricional, así como la mitigación de las consecuencias socioeconómicas de la pandemia de la covid-19, en las poblaciones más vulnerables del llamado “Corredor Seco”, que cubre entre 33 y 60 de los 153 municipios en la franja del Pacífico y norte de Nicaragua.

También financia proyectos de agua potable, salud, educación y turismo en el país centroamericano. El anuncio de Luxemburgo se da pocos días antes de que el presidente de Nicaragua, el sandinista Daniel Ortega, asuma su quinto mandato y cuarto consecutivo, tras ser reelegido en unas controvertidas elecciones el pasado 7 de noviembre.

Ortega recurre a China

Cada vez más aislado del mundo, Ortega y Murillo han encontrado en China Continental un aliado de envergadura que le permita sortear el repudio que genera su régimen a nivel internacional. Después del rechazo de la comunidad internacional a los resultados de las votaciones en Nicaragua y la aprobación de sanciones internacionales, entre ellas la Ley Renacer, Taiwán se encontraba en una encrucijada con Nicaragua: si reconocer al régimen Ortega-Murillo o apoyar las decisiones de Estados Unidos, su principal potencia aliada, de desconocerlo y quitarle el financiamiento. Hasta el momento había optado por el silencio, pero también por votar a favor de la suspensión de la inauguración de una sede en Managua del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), una de las pocas entidades financieras que siguen otorgando préstamos al régimen, a pesar de las violaciones de derechos humanos que provocaron la suspensión de créditos en otras multilaterales. 

“Hay un déficit de financiamiento que Ortega no va a poder cubrir sin endeudamiento, porque no pueden seguir aumentando impuestos”, dijo Manuel Orozco. “El régimen sabe que el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el BCIE, y otros multilaterales no podrán otorgar más de $300 millones en préstamos (la mitad de lo que se endeudó en el 2021) ya que el riesgo de endeudamiento es alto”, agregó el politólogo. “Necesitan encontrar plata por donde se pueda”. 

Siga leyendo: