Control a militantes sandinistas: fotos y números de teléfono para acarrear a las urnas

El Frente Sandinista exigió a sus simpatizantes acudir a las urnas mientras acosó y capturó a opositores. Daniel Ortega ordenó votar “por la paz” y en los barrios las estructuras del FSLN acarreaban simpatizantes hacia los centros de votación vacíos. “Va a ser una votación rápida”, dijo el magistrado del CSE, Lumberto Campbell


Antes de las dos de la tarde de este domingo, los mandatarios Daniel Ortega y Rosario Murillo aparecieron en televisión nacional para depositar sus votos, mientras los sandinistas organizados en los barrios visitaban las casas de los militantes para llevarlos a los centros de votación en las elecciones municipales en las que el Frente Sandinista se postula sin competencia. “Los nicaragüenses saben que este voto es por la paz, más allá del partido (político) al cual se le deposite el voto”, dijo Ortega, mientras en Masaya la Policía ejecutaba las detenciones de los opositores Randall Barbosa, sobrino de la presa política Nidia Barbosa, y su esposa, Yaritza Brenes. 

Estas detenciones se suman a otras que reportó desde ayer la organización de observación electoral, Urnas Abiertas, en diferentes partes del país, entre ellas, la de la opositora de Carazo, Karla Vega. El primero de noviembre también se denunció el arresto de Mildred Rayo y Miguel Flores, miembros de la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN). Por otro lado, la Alianza Cívica denunció el asedio policial a una líder de esa organización opositora en Corinto. 

En los barrios, los miembros de los Consejos del Poder Ciudadano (CPC), estructuras del partido de gobierno al margen del Estado, recorrían a pie, en autos o en moto para “acarrear” militantes para que asistan a las urnas que, en su mayoría, lucieron vacías. En un video, el sandinista de León, Fidel Bervis le indica a su compañera del partido que “anote los números de teléfonos de ellos (ciudadanos) y a qué hora van a ir a votar. Solamente para efectos de control”. Luego, Bervis les dice que una vez hayan votado les manden foto con el dedo manchado (de tinta indeleble en señal que ya votaron). 

Aunque en estas elecciones municipales –como en las presidenciales del año pasado– no existen partidos opositores, el Frente Sandinista instruyó a sus estructuras diferentes acciones para llevar a sus militantes a las urnas. Después del mediodía de este domingo, se pudieron ver imágenes de los CPC movilizando ciudadanos en camionetas y microbuses hacia los centros de votación.

Sin embargo, miembros del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, un partido comparsa, denunció que supuestamente la Policía de Chichigalpa les impedía “acarrear” votantes hacia las urnas, por violar la Ley Electoral.

El pasado cuatro de julio, el régimen Ortega-Murillo liquidó las elecciones municipales al tomar cinco alcaldías opositoras por la fuerza. El FSLN actualmente controla el 92% de las alcaldías del país. En las últimas semanas, la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) hizo un llamado a los nicaragüenses a que se abstuvieran de votar, con el argumento de que las elecciones son “una farsa”.

“Una votación muy rápida”

Daniel Ortega y Rosario Murillo votan en las elecciones municipales sin competencia. Foto: EFE.

En una corta intervención de tres minutos, Daniel Ortega dijo que en este día de votaciones municipales “la juventud nicaragüense, estamos seguros, está volcándose con todo su corazón para depositar su voto por la paz de Nicaragua”. 

El magistrado del Consejo Supremo Electoral (CSE), Lumberto Campbell, dijo que los nuevos quioscos, instalados en los centros de votación, ayudaron a agilizar el proceso. “Va a ser una votación muy rápida: el proceso es ágil y ordenado”, dijo Campbell. “Todo está funcionando con normalidad, como lo esperamos. Es una oportunidad para ir fortaleciendo nuestra democracia, afianzar nuestra paz, avanzando en esta Nicaragua libre, soberana, independiente”, agregó Campbell. 

Desde las cuatro de la tarde, las calles aledañas a la Plaza de las Victorias, donde el Frente Sandinista celebraba los triunfos electorales, estaban cerradas. Es decir, dos horas antes de que se cerraran los centros de votación, el Frente Sandinista ya estaba preparando el lugar donde “celebrará”.