Dictadura censura canal Católico y Murillo arremete contra monseñor Rolando Álvarez

“Hay quienes usan la mentira para figurar”, dijo la vicepresidenta mientras ordenó el cerco policial contra el obispo de Matagalpa. Este viernes fue eliminado de la grilla televisiva el Canal Católico, administrado por la Conferencia Episcopal desde 2011.

Monseñor Rolando Álvarez durante una de sus homilías en Matagalpa. Foto: Archivo | Divergentes.

La vicepresidenta Rosario Murillo fustigó esta tarde contra aquellos “que usan la mentira para figurar” y horas más tarde fue censurado el Canal Católico de la iglesia. Las declaraciones ocurren casi 24 horas después de que monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa y Estelí denunciara una persecución policial en su contra la noche de este jueves. El jerarca católico se refugió en una iglesia en Las Colinas, la cual permanece rodeada de oficiales desde el viernes.

“Hay quienes usan las mentiras para figurar. Eso es terrible, hay quienes usan las mentiras para ser jefes en cualquier oficio, para irse arriba de los otros en cualquier oficio, oficio que a lo mejor tienen sus beneficios para ellos, para los que mienten”, aseguró la mandataria que desde el inicio de las protestas ha dirigido ataques personales contra religiosos, tildándolos de “fariseos” y “golpistas”.

“Las mentiras son las que pronuncian aquellos que se mueven en un mundo de fantasía, provocando. Qué bueno, ya los conocemos, ya sabemos que las mentiras no llegan largo. Ya sabemos que el daño se lo hace uno mismo cuando quiere dañar a los demás”, agregó Murillo.

La Iglesia vive un nuevo momento de tensión en Nicaragua tras una nueva oleada represiva ejecutada en las últimas semanas por la dictadura. Esta tarde, también fue eliminado de la televisión nacional el Canal Católico, administrado desde 2011 por la Conferencia Episcopal y cuyo principal contenido consistía en información religiosa. Sin embargo, tras la censura del régimen, también acogió a programas como Doble Play, dirigido por el cronista deportivo Edgar Tijerino. En la pandemia fue uno de los principales medios de comunicación abierta que divulgó información científica bajo las voces de expertos.

El anuncio fue dado a conocer por Claro, una de las principales compañías de telecomunicaciones que operan en el país. Según la empresa, “por indicaciones del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones (Telcor), el Canal 51, Canal Católico, está siendo eliminado de la grilla de programación del servicio”.

La persecusión contra monseñor Álvarez 

Los obispos sirvieron como mediadores en el primer diálogo nacional. EFE | Archivo

Por su parte, monseñor Álvarez permanece resguardado en la iglesia Santo Cristo de Esquipulas, ubicada en Las Colinas. Las patrullas y motos de la Policía permanecen afuera del templo. El obispo aseguró este jueves que ha iniciado un ayuno hasta que la institución policial le garantice que dejarán de acercarse a su círculo familiar más íntimo.

“Al final de la tarde, encontrándome en la casa de mi sobrina, he ido directamente a preguntarle a los oficiales por qué me persiguen. Ellos me han informado que obedecen órdenes. Les he dicho que se comunicaran con el primer comisionado que ya por hoy era suficiente esta persecución”, aseguró el obispo en un video difundido por redes sociales.

Esta tarde, la Arquidiócesis de Matagalpa divulgó un comunicado en el que solicitan “que cesen en este
comportamiento y permitan respetuosamente que cada hermano, pueda desarrollar sus derechos, libertades y garantías humanas y constitucionales sin obstáculos y temor”. “Siempre es propicio hacer un llamado al diálogo natural, no forzado, para el rencuentro de la familia nicaragüense y juntos, sin exclusión, crear una nación respetuosa de la dignidad de la persona humana con justicia y libertad”, agregó la institución religiosa.

El preludio de estos actos fue un informe realizado por la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional –dominada por el oficialismo– en el que se involucra a los religiosos como impulsores del supuesto golpe de Estado. “Sectores de la oligarquía, con conjunto con algunos líderes religiosos y determinadas oenegés impulsaron un intento de golpe financiado, dirigido y organizado principalmente desde el exterior cometiendo delitos que violan los derechos humanos de los nicaragüenses”, sigue el documento.

Siga leyendo: