El impacto de la invasión rusa a Ucrania en Nicaragua: se elevan precios de los combustibles

Los precios de los combustibles fueron congelados por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo dos semanas antes de las elecciones. Sin embargo, desde la misma semana que tomaron posesión han subido durante siete semanas consecutivas. A esto se ha sumado la invasión de Rusia a Ucrania que provoca una alza en el precio internacional del petróleo, lo cual impacta significativamente en un país que el 30% de la energía que consume es térmica

Una estación de servicio en Managua. EFE | Jorge Torres.

Las alzas en los precios de los combustibles continúan en ascenso. Después de que en octubre del año pasado, dos semanas antes de las elecciones presidenciales, el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo informó a través del Ministerio de Energía y Minas (MEM) que congelaba los precios de los combustibles, estos han registrado alzas en las últimas siete semanas. Ahora, con la invasión de Rusia a Ucrania, el precio del crudo se va al alza y golpeará más a los nicaragüenses. 

Una fuente experta en hidrocarburos dijo a DIVERGENTES que entre enero y febrero Nicaragua tuvo los precios de los combustibles más altos de toda Centroamérica. Además, señaló que debido a la invasión de Rusia a Ucrania las alzas serán aún más fuertes, en dependencia de las ventas y los márgenes de ganancias de las petroleras. El cálculo de la fuente es que los precios subirán hasta 0.77 centavos de dólar por galón en la gasolina regular y súper, y 1.06 centavos de dólar por galón en diesel. 

Actualmente el galón de gasolina súper cuesta en promedio 173.35 córdobas, el de regular 168.92 córdobas, mientras que el galón de diésel cuesta 156.62 córdobas. Este último ha sufrido alzas siete semanas consecutivas. El 16 de enero costaba 139.81 córdobas, es decir, ha subido casi 17 córdobas el galón en menos de dos meses. Cabe destacar que el diesel es el producto con mayor demanda a nivel nacional, y el que ocupa la mayoría de los productores para sacar los productos del interior del país. Por lo tanto, de su precio dependen varios de los alimentos de la canasta básica. 

El 23 de octubre del año pasado, el régimen, a través del MEM, informó que “los precios del petróleo y sus derivados han experimentado y experimentan, durante todo este año (2021), hasta el 73 por ciento de incremento (…) Estos incrementos, aunque obedecen a causas externas, impactan negativamente encareciendo localmente los precios de combustibles, gasolinas, diésel y gas licuado, indispensables para la vida y el trabajo de las familias nicaragüenses por ello la Presidencia de la República de Nicaragua analiza continuamente el impacto del alza de estos precios en la economía familiar y en la vida productiva en general”, expuso el documento. 

Además de que el congelamiento sirvió para calmar un poco el descontento de los consumidores que sufrieron hasta 29 alzas en el año 2021, el comunicado confirmó que el régimen puede manejar los precios de los combustibles. Los medios de propaganda del gobierno señalan a las empresas distribuidoras cuando hay alzas, pero ensalzaron la medida de congelamiento del régimen hecha el año pasado.  

Sin embargo, seis días después de la juramentación de Daniel Ortega y Rosario Murillo, el 16 de enero, se registró la primera alza en el precio del diesel. 

Factor invasión rusa

Militares ucranianos y familiares durante la ceremonia fúnebre de tres soldados ucranianos muertos en los combates con las fuerzas rusas, en Lviv, Ucrania. EFE/EPA/MYKOLA TYS

La invasión de Rusia a Ucrania desde hace dos semanas ha significado un incremento de los precios internacionales del petróleo. El de Texas, conocido como TWI, que es el de referencia para Nicaragua, alcanzó los 115.68 dólares el barril, un precio que no se registraba desde 2008. Las alzas del petróleo internacional impactan aún más en Nicaragua, un país que el 30 por ciento de las energía que consume son de fuentes térmicas, producidas con derivados del petróleo. 

Sin embargo, fuentes del negocio de los hidrocarburos aseguran que los sobreprecios de los combustibles en Nicaragua se aplican por existe un oligopolio en el negocio de las petroleras, en el que el Instituto de Energía (INE) es cómplice porque no transparentan cómo ocurren los cambios de precios. 

En Nicaragua, el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) tiene las facultades de supervisar y fiscalizar los suministros de combustibles; los precios de los inventarios, especificaciones técnicas y normas. También de asegurarse que la fórmula de paridad para establecer los precios sean transparentes. La Ley de Suministros de Hidrocarburos (Ley 742, reglamento 392011), le otorga la facultad para “revisar la fórmula de paridad de precios de referencias, cambios de las estructura de costos por transparencia”. Pero también, la Ley 277, artículo 39, prohíbe “las prácticas anticompetitivas, formación de cárteles, concertación interna de precios”. Esto fue lo que dejó claro el comunicado de octubre de 2021, previo a las elecciones. Sin embargo, luego de la toma de poder, los precios han vuelto a subir. 

Siga leyendo: