Familiares de presos políticos son desnudados en la novena visita a El Chipote

Aunque los familiares de los reos informaron que en las últimas semanas hubo un cambio en la alimentación y las condiciones carcelarias, gracias en parte a los retratos hablados divulgados por ellos, persisten los malos tratos, aislamientos y falta de atención médica en la prisión de la dictadura Ortega-Murillo. Para poder visitarlos entre el 22 y 24 de julio tuvieron que bajarse el pantalón y quitarse la camisa

La esposa del cronista deportivo Miguel Mendoza, Margine Pozzo, en la sede de El Chipote en una imagen de archivo de EFE.

Tras conocerse que en las últimas semanas el régimen Ortega-Murillo flexibilizó algunas condiciones carcelarias y mejoró levemente la alimentación a los presos políticos, familiares denunciaron que en las últimas visitas, realizadas entre el 22 y 24 de julio, la dictadura sandinista endureció las medidas de revisión y los obligó prácticamente a desnudarse para poder ingresar a las instalaciones de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida como el nuevo Chipote. De esta manera los carceleros evitaron que los reos de conciencia reciban algún tipo de material de lectura.

Aunque los familiares reconocieron un ligero cambio en el régimen penitenciario, en comparación a las visitas autorizadas hace más de cuarenta días, aseguran que en las cárceles persisten las torturas psicológicas, tratos inhumanos, aislamiento en algunos de los casos y falta de una adecuada atención médica.

La comandante guerrillera Dora María Téllez, detenida desde el 13 de junio de 2021, pudo conversar con un familiar el 24 de julio tras una visita autorizada por el régimen. La fuente allegada a la mítica exguerrillera dijo a DIVERGENTES que, para poder verla, previamente los custodios del nuevo Chipote le ordenaron que se bajara el pantalón y se quitara la camisa. Un mecanismo que, según la fuente, no se había implementado en las visitas anteriores.  

Téllez se mantiene en “aislamiento total”, pero en las últimas semanas las autoridades han autorizado sacarla a un patio para tomar sol. “Eso le ha ayudado para que se vea menos pálida”, describe la fuente. El 19 de julio, día en que la dictadura conmemoró el 43 aniversario del triunfo de la revolución sandinista, la plataforma Sé Humano compartió un retrato hablado de la ‘Comandante Dos’, en la que luce pálida, delgada y muy envejecida, con su piel casi traslúcida.  

La fuente allegada a la presa política añadió que, a estas condiciones de aislamiento se suma la permanencia en tinieblas, al grado que Téllez no distingue entre el día y la noche. “Sigue teniendo las condiciones más duras de la cárcel… Yo insisto en que ojalá le permitieran lectura, visitas más periódicas y sobre todo, que le permitan luz durante el día en las celdas y sin luz en la noche, como a cualquier ser humano”, dijo.

La exguerrillera expresó a sus familiares que ha habido una mejoría en las porciones de los alimentos, y atribuyen esta flexibilización al impacto que pudo haber tenido la publicación de los retratos hablados de varios presos políticos. “Hay una serie de mejoras en la cantidad, no en la calidad, de alimentos. Dora María lo describió así: ‘un pedacito más de carne, un poquito más de frijoles, un tomatito y tortillas, a veces’”, describió. 

Miguel Mendoza con problemas de salud

Ilustración de Divergentes.

Margin Pozo, esposa del periodista y cronista deportivo Miguel Mendoza, también pudo visitarlo el 23 de julio, pero asegura que para poder ingresar al Chipote tuvo que desnudarse y ser víctima de tocamientos por parte de las custodias mujeres, lo que califica como un acto “incómodo y humillante”.

“Es incómodo y humillante cómo nos revisan antes de la visita, nos desnudan, nos tocan los senos para ver si no llevamos cosas y a las que llegan de pantalón hacen que se los bajen…”, se quejó. Ya dentro del Chipote, los familiares deben  posar de diferentes formas para ser fotografiados.  

Pero más allá de eso, lo que más les preocupa a los familiares del cronista deportivo es su estado de salud: es un paciente diabético que padece de ácido úrico e hipertensión. Las autoridades no le brindan una atención adecuada. Mendoza lleva varios días presentando calambres en sus piernas, que en el día le provocan molestias y en la noche no lo dejan dormir.

“Llevan meses de no tomarle una muestra de sangre y con ese problema de diabetes él necesita tomarse diariamente su nivel de glucosa… y hasta la fecha no se lo han tomado. Estamos preocupados de que el médico general le brinde un tratamiento generalizado y que no exista un examen donde se pueda corroborar su verdadero estado de salud”, lamentó Pozo.

Aunque la esposa de Mendoza coincide que ha habido un cambio positivo en la alimentación, asegura que esto se ve reflejado solo en la cantidad de las porciones de comida, no así en la calidad y el menú. “La comida sigue siendo malísima, y Miguel necesita una alimentación especializada”, insistió Pozo.

Sumado a esta situación, Mendoza continúa siendo víctima de torturas psicológicas por parte de los custodios, quienes le niegan el agua haciéndole creer que sus familiares se olvidaron de él, pese a que su esposa asegura que diario visita el nuevo Chipote para entregar agua y bebidas para el preso político.

Otra forma de tortura que identifica Pozo contra Mendoza es el hecho de que después de 13 meses de encierro y varios intentos fallidos, no ha podido convencer a las autoridades que le permitan ver a su hija, quien a diario pregunta por su padre y cuestiona el por qué no le permiten verlo.

“Ellos dicen que no hay condiciones para que la niña pueda entrar a ver a su papá, pero tampoco permiten una llamada telefónica o una carta para que ella sienta el calor de su padre… Tres días antes de la visita me dijo que lo extrañaba, que quería abrazarlo, besarlo. Él también ha pedido verla, pero le dicen lo mismo”, comentó Pozo.

Medardo Mairena sigue en celda de castigo

Medardo Mairena antes de ser apresado por segunda ocasión. Foto de EFE.

Otro de los presos políticos que el 23 de julio recibió la visita de sus familiares fue el líder campesino Medardo Mairena. En entrevista con esta redacción comentaron que el reo político continúa en una celda de castigo donde hay poca ventilación. Además, continúa presentando problemas de circulación en la sangre y supuración de líquido en una de sus rodillas.

“La preocupación que tenemos nosotros como familia es que eso le pueda afectar, que pueda tener secuelas en su pierna. Es preocupante porque en esos casos se necesita una atención médica especializada y en las celdas no la tiene, porque la misma dictadura le está restringiendo este derecho a la salud”, dijo a DIVERGENTES Alfredo Mairena, hermano del líder campesino.

A pesar que desde febrero Medardo ya fue condenado a 13 años de cárcel por el supuesto delito de “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional”, su hermano asegura que a la fecha sigue siendo sometido a interrogatorios.

El hermano de Mairena también recalcó que durante la última visita obligaron a la mamá y hermana del preso político a desnudarse como parte del proceso de revisión para poder entrar al nuevo Chipote.

MANAGUA (NICARAGUA), 13/06/2019.- Los líderes campesinos Pedro Mena (izq) y Medardo Mairena (dcha) EFE/Jorge Torres

Un familiar que visitó al preso político Pedro Mena, el 23 de julio, comentó a DIVERGENTES bajo anonimato que, después de más de un mes de la última visita, el dirigente campesino muestra un mejor semblante y ha tomado más color, después que las autoridades autorizaron que saliera a tomar sol más seguido.

Aunque Mena ya fue condenado a 10 años de prisión, sigue siendo sometido a largos interrogatorios, según comentó su familia. En el caso de su alimentación, también ha mejorado en las últimas semanas: “les están dando más comida, a veces les ponen piezas de pollo grande, en dependencia de lo que le dan lo hacen en mayor porción”, dijo la fuente, quien atribuye este cambio a la publicación de los retratos hablados. “Parece que funcionó”, expresó.

La fuente añadió que, en su caso, las autoridades también le ordenaron quitarse la ropa para verificar que no llevara nada. “Siempre que hacemos las visitas nos revisaban normal, pero en esta visita sí me hicieron que me bajara el pantalón para ver si uno no estaba metiendo nada, también me tomaron muchas fotos de diferentes formas”, contó.

Miguel Mora en huelga de hambre

Miguel Mora en una foto de archivo de EFE.

Familiares del periodista y preso político informaron que Miguel Mora cumplió más de treinta días en huelga de hambre en demanda para que le permitan ver a su hijo, ‘Miguelito’, un joven de 21 años que tiene una discapacidad motora y que cada día clama por ver a su padre.

Mora, quien fue detenido en una escalada represiva que ejecutó la dictadura Ortega-Murillo durante el segundo semestre de 2021, en pleno año electoral, aseguró a sus familiares que no levantará dicha huelga hasta que el régimen le permita ver a su hijo.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) denunció que en este caso la administración orteguista está cometiendo una doble tortura: la que ejecuta contra Mora dentro del Chipote y la que está causando con daños irreversibles en ‘Miguelito’, porque, aunque la huelga de hambre es un mecanismo legítimo de defensa de derechos humanos, “no se puede obviar que expone la vida de quienes se someten y es responsabilidad del Estado proteger la integridad física de quienes estén bajo su resguardo”.  

Sacan a Holmann de celda de castigo

Juan Lorenzo Holmann en una foto de archivo de EFE.

Después de casi un año de encierro en las celdas del nuevo Chipote, el gerente general de La Prensa ha presentado un mejor semblante y tiene un poco más de color y su físico luce mejor, informó al periódico su hermano Eduardo Holmann, quien confirmó que el 23 de julio su familia pudo verlo después de más de cuarenta días de la última visita realizada el 26 de junio.

El hermano del directivo de La Prensa, dijo a ese medio que el reo de conciencia le confirmó que fue sacado de la celda de castigo y fue trasladado a una más amplia. Su alimentación también mejoró. Sin embargo, Holmann denunció que persiste la falta de atención médica pese a su problema de reflujo gástrico y una hernia ubicada en el bajo vientre, “que ya tiene un tamaño como de una pelota de golf”.