Julia deja a El Rama sumergido en agua e incomunicación

Este municipio fue uno de los más afectados por la tormenta tropical: el nivel del agua alcanzó los techos de las viviendas. En lugar de vehículos, en las calles de ese lugar transitaban pequeños botes. La desesperación invade a las personas que tienen familiares en esa zona del país al no conocer información de ellos. Las telecomunicaciones seguían caídas hasta la tarde de este martes

Inundaciones en El Rama, municipio ubicado en el Caribe Sur de Nicaragua. Foto cortesía de Marvin O.

“El viento me está retorciendo las láminas de zinc. El viento se está llevando el techo, hija, ¡se lo lleva, se lo lleva…!”, fueron las últimas palabras que la madrugada del domingo pudo escuchar la periodista Darling Ríos vía telefónica de su madre, doña Lidia Ríos, una de las afectadas de la tormenta tropical Julia, que azotó fuertemente el municipio El Rama, en el Caribe Sur de Nicaragua.

“Desde ese día perdimos comunicación y no la hemos vuelto a recuperar”, dice angustiada a DIVERGENTES la periodista caribeña. La desesperación crece porque a su madre la acompañan tres niños y tres adultos. Desde el domingo no sabe nada de ellos debido a la falta de energía eléctrica y telecomunicaciones, que hasta la tarde del martes no habían sido restablecidas.

Tras el paso del huracán Julia en Nicaragua, degradado a tormenta tropical, El Rama fue una de las zonas con mayor afectación. El nivel del agua alcanzó los techos de las viviendas. En lugar de vehículos, en las calles del municipio transitaban pequeños botes.

“No sabemos absolutamente nada de nuestra familia que está en El Rama, la casa de mi mamá es una de las primeras que se inunda con facilidad y esta vez el agua llegó donde nunca nos habíamos imaginado, que es la calle principal del comercio”, comenta la periodista del medio digital “Noticias de la Costa Caribe”.

La comunicadora asegura que la preocupación que siente es la misma que le han externado otras personas que tienen familiares en El Rama y que tampoco saben nada de ellos desde la madrugada del domingo. A través de su medio, Ríos ha recogido decenas de reportes de personas solicitando que se publique información de sus parientes que habitan en ese municipio.

“Me están pidiendo auxilio porque necesitan saber cómo está su gente en El Rama, y a mí como periodista lo que me queda es tratar de calmarme para poder informar de la mejor forma”, señala la comunicadora ya con su voz entrecortada.

Inundaciones en El Rama, municipio ubicado en el Caribe Sur de Nicaragua. Foto tomada de redes sociales.

El Rama es altamente vulnerable porque son tres ríos los que desembocan en ese municipio: el Siquia, el Mico y el Rama. Todos juntos conforman el río Escondido. Según Noticias de la Costa Caribe de Nicaragua, el río alcanzó los 11 metros de altura, cuando el nivel máximo ha sido de siete metros.

El Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor), informó este martes que las afectaciones más representativas tras el paso de Julia se dieron en Bluefields, Corn Island, Laguna de Perla y El Rama; lugares donde, según el ente regulador, se lograron restablecer las comunicaciones de manera “parcial”, a excepción de El Rama que sigue incomunicado.

“Las principales afectaciones han sido causadas por las fuertes lluvias, vientos, caída de árboles, daños en la infraestructura de fibra óptica y falta de suministro eléctrico”, detalló Telcor.

Por su parte, la vicepresidenta designada, Rosario Murillo, informó que el ciclón dejó a más de 200 mil familias temporalmente sin energía ni agua potable en Nicaragua. De ese total, el 93% ya tienen el servicio restaurado.

En el caso del agua potable, Murillo indicó que todavía hay unas 11 mil familias afectadas.

 “Devastación fue tremenda”

Inundaciones en El Rama, municipio ubicado en el Caribe Sur de Nicaragua. Foto cortesía de Byron Arrieta.

Una fuente del municipio de Kukra Hill, en el Caribe Sur de Nicaragua, comentó que en la zona donde habita la tormenta tropical golpeó particularmente con fuertes vientos que destruyeron los bosques y las siembras. “Todo se perdió”, dice.

En ese lugar las autoridades gubernamentales levantaron lista para ayudar a las familias que tuvieron afectaciones en sus viviendas, sin embargo, dos días después de la salida del ciclón, dicha ayuda no se ha materializado, según la fuente.

Sobre las anegaciones en los barrios de El Rama, la fuente comunitaria señaló que esta destrucción sólo se asemeja a la que dejó el huracán Juana en su paso por Nicaragua.

“Este todavía (Julia) le quedó chiquito, pero la devastación fue tremenda, habrá hambruna en la zona (Caribe Sur) con esto que pasó porque se van a encarecer los productos”, auguró.

Aunque las autoridades nicaragüenses todavía no han emitido un informe final sobre los efectos de Julia, el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) reportó afectaciones en más de 8 mil viviendas en el país, así como caídas de árboles y tendido eléctrico, inundaciones, entre otros.

Diversas personas y medios de comunicación locales han informado de al menos dos víctimas mortales, incluyendo una joven de 17 años en el municipio de Santa Lucía, cerca de donde pasó el ojo de Julia. Sin embargo, el régimen de Nicaragua sigue sin admitir fallecidos a causa del ciclón.

Julia ingresó a Nicaragua a la 1:15 de la mañana del domingo nueve de octubre cerca de Laguna de Perlas. Las autoridades locales informaron que los vientos alcanzaron los 140 kilómetros por hora y despegaron techos de viviendas, tumbaron árboles, desprendieron cables eléctricos y dejaron sin energía eléctrica algunas zonas costeras, mientras que las lluvias causaron inundaciones en algunos sectores.