Más sanciones y acusaciones contra el régimen de Ortega en Cumbre de las Américas

El Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha quedado aislado de la Cumbre de las Américas a la que asistieron 20 jefes de Estado. Mientras la administración Biden anuncia planes de recuperación económica y una fuerza de salud que enviará al continente, lo único que se escucha sobre el régimen son anuncios de nuevas sanciones o medidas que tomará la OEA por la confiscación de sus instalaciones

El presidente de Estados Unidos, José Biden, inauguró este jueves la Cumbre de las Américas. EFE.

La administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha dejado al margen al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo de un plan económico ambicioso para mejorar la economía del continente que anunció durante la inauguración de la novena Cumbre de las Américas este miércoles, en Los Ángeles. 

Además de ser uno de tres países, junto a Venezuela y Cuba, que no fueron invitados por no respetar los estándares democráticos, el régimen de Nicaragua solo ha sido mencionado en el evento cuando funcionarios estadounidenses anuncian sanciones para en los próximos días. También se habla de que la Organización de Estados Americanos (OEA) procederá legalmente en contra del mandatario nicaragüense por el allanamiento y confiscación de la sede del organismo regional en Managua, según confiaron fuentes a DIVERGENTES. 

El 28 de abril se declararon las instalaciones de la OEA como “de utilidad pública” para que fueran utilizadas por el Instituto de Cultura (INC) para construir el “Museo de la Infamia”. De esta forma quedaron oficialmente expropiadas las instalaciones, ubicadas en Las Sierritas de Santo Domingo en Managua. Sin embargo, el 13 de mayo, la OEA aprobó una resolución con el apoyo de 29 países para condenar la expropiación y exigir su restitución. Las fuentes consultadas aseguran que en los próximos días el organismo procederá legalmente contra esto. 

El presidente estadounidense anunció este miércoles el lanzamiento de la Alianza Americana para la Prosperidad Económica con el ambicioso objetivo de “incrementar las oportunidades y acabar con las inequidades”. Biden insistió en que “no hay razón para que el hemisferio occidental no sea seguro, próspero y democrático”. Biden propone una “reforma ambiciosa” en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), “para abordar mejor el desafío de desarrollo de la región porque el sector privado tiene un papel central”. 

Estados Unidos intentará obtener una participación de capital en el BID para invertir en la rama de préstamos del sector privado y “dirigirlos hacia donde tengan el mayor impacto”.

Este martes, en el marco del evento, la vicepresidenta Kamala Harris anunció inversiones privadas por 1.900 millones de dólares destinadas a impulsar el empleo y contener la migración desde Honduras, Guatemala y El Salvador. 

Biden anunció la creación de una fuerza de salud que enviará más de 500 mil médicos para colaborar con la salud del continente en los próximos años. Su objetivo es reforzar los sistemas de salud y la coordinación entre ellos, para prepararlos en futuras emergencias sanitarias. La idea es fortalecer los sistemas de salud pública, estudiar cómo hacer más equitativo el acceso a la atención sanitaria y mejorar la prevención, la preparación y la respuesta a las pandemias, al tiempo que aumentar la capacidad de recuperación económica en la región.

Próximas sanciones

Daniel Ortega y el jefe del Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés. Archivo. EFE/Jorge Torres

El régimen Ortega-Murillo se encuentra al margen de todos estos planes. El lunes, el subsecretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols, dijo que en los próximos días se darán a conocer nuevas sanciones contra el régimen. “El respeto a los derechos humanos es una prioridad importantísima para nosotros y vamos a responder a los abusos de los derechos fundamentales que han ocurrido con pasos concretos que van afectar al régimen de los Ortega Murillo y ustedes van a ver eso en los próximos días”, dijo Nichols a 100% Noticias. 

Nichols también expresó que aunque han tenido “acercamientos significativos” con el régimen de Nicaragua, “parece que el Gobierno de Daniel Ortega no tiene interés en conversar con nosotros”. El mes pasado, The New York Times, publicó que Laureano Ortega, hijo de la pareja presidencial, había intentado negociar con Estados Unidos el levantamiento de sanciones a su familia. El Departamento de Estado confirmó que había una “comunicación bilateral” con el régimen, pero ningún funcionario nicaragüense se ha referido sobre este tema. 

Por su parte, organizaciones de la sociedad civil de Nicaragua, presentes en la Cumbre, han fortalecido el mensaje de que el régimen no goza de legitimidad y han demandado que se presionen a organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otras entidades multilaterales que otorgan préstamos a la dictadura para que retiren el apoyo económico. “Les vamos a explicar (a los tomadores de decisiones) cómo esos recursos están dirigidos a fortalecer el tendido de represión en el país”, dijo Haydée Castillo, defensora de derechos humanos presente en el evento. “Necesitamos mecanismos más eficaces para debilitar al régimen y encontrar un camino para la liberación de los presos políticos”, agregó.