OEA condena expropiación de sus instalaciones en Nicaragua y exige restitución

El Consejo Permanente de la OEA aprueba una resolución con una votación masiva de 29 votos a favor y ninguno en contra para condenar la toma y expropiación de las instalaciones del organismo en Managua. Exige al régimen de Ortega y Murillo que le regresen los locales expropiados y los hace responsable de los incumplimientos internacionales al respecto. “Nunca, ni en los peores momentos de nuestra historia, había ocurrido un hecho similar”, dijo Luis Almagro

Miembros del régimen Ortega-Murillo desalojando la oficina de la OEA en Managua. Cortesía Presidencia.

En una sesión  extraordinaria, el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americano (OEA) condenó este viernes 13 de mayo de forma enérgica la entrada ilegal de órganos del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo en las instalaciones del organismo y la incautación de sus bienes ocurrida el pasado domingo 24 de abril.

La resolución fue aprobada con 29 votos a favor, ninguno en contra, tres abstenciones y dos ausentes. San Vicente y las Granadinas, Honduras y El Salvador, se abstuvieron, mientras que Nicaragua y Bolivia fueron los ausentes. “Deplorar la violación de la inviolabilidad de los archivos de la Organización, e insistir en que se respete plenamente la inmunidad de sus bienes mientras estén Nicaragua”, cita el documento. 

Esta resolución fue presentada por las delegaciones de Antigua y Barbuda, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Estados Unidos, Grenada, y Uruguay. En su tercer punto exige que se restituya inmediatamente a la OEA el uso de los locales incautados por el régimen y subraya que este es “responsable de todos los incumplimientos legales internacionales al respecto”.

El documento instruye al secretario general, Luis Almagro, a que transmita esta resolución al régimen de Nicaragua, y a los responsables de todas las organizaciones internacionales con presencia en Nicaragua, así como al Secretario General de Naciones Unidas. Además, aprueba seguir ocupándose de este asunto y “considerar otras acciones que puedan ser necesarias”. 

El 24 de abril, el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, comunicó a la Secretaría General de la OEA que el régimen había decidido “cancelar y cerrar” sus oficinas en Nicaragua. El 28 de abril se declararon las instalaciones como “de utilidad pública” para que fueran utilizadas por el Instituto de Cultura (INC) para construir el “Museo de la Infamia”. De esta forma quedaron oficialmente expropiadas las instalaciones, ubicadas en Las Sierritas de Santo Domingo en Managua. 

“Nunca había ocurrido un hecho similar”

Agentes de la policía nacional resguardan las oficinas de la Organización de Estados Americanos (OEA). EFE | Jorge Torres

Analistas consultados han dicho que las confiscaciones de las instalaciones de la OEA  representa “una de las acciones más frontales y peligrosas” realizada por la dictadura contra una entidad del cuerpo diplomático. Luis Almagro dijo que una situación como esta no había ocurrido jamás durante otras dictaduras. De hecho, sería también la primera vez que el régimen toma una sede diplomática, lo que crea un mal precedente en una región donde otros regímenes ven con malos ojos al organismo interamericano.

Durante la sesión de este viernes, el Secretario General de la OEA, Almagro, dijo que las inmunidades que protegen a organismos internacionales son las que garantizan el trabajo en los Estados del continente. “Nicaragua ha violado de forma clara, sin ninguna justificación, normas claras del derecho internacional, tanto consuetudinario como convencional”, dijo Almagro. “Nunca, ni en los peores momentos de nuestra historia, había ocurrido un hecho similar. Esta violación del derecho es lo que sufren los nicaragüenses día a día”. 

Los embajadores de Argentina y México dijeron que apoyaron la resolución por el respeto absoluto a la inviolabilidad de sedes y personal diplomático. “Respetar siempre en todos los casos el principio del derecho internacional, es por esa razón que hemos apoyado esta resolución”, dijo el embajador de Argentina, Carlos Raimundi. 

El embajador de Uruguay, Washington Abdala, dijo que esta es una discusión importante, pero que “en realidad lo que hay que insistir es en denunciar, y procurar cambiar ese estilo prepotente y criminal del régimen”. Abdala dijo que en Nicaragua “no hay respeto por el derecho a la vida, y tengámoslo claro: el derecho a la vida es lo más importante que pueda tener una sociedad”. 

El embajador de Canadá, Hugh Adsett, dijo que la resolución de hoy envía un mensaje fuerte porque muestra la responsabilidad del régimen de Nicaragua.  “Debemos utilizar todas las herramientas posibles de las que disponemos. Debemos continuar activos y hacer que el régimen de Ortega rinda cuentas por sus acciones”, dijo Adsett. 

Siga leyendo: