Ortega sella cuatro acuerdos con China comunista el día de su “investidura”

El mandatario firmó cuatro acuerdos con la potencia asiática, en lo que los analistas ven una búsqueda desesperada de financiamiento para la dictadura. La firma de los convenios estuvo a cargo de Laureano Ortega, hijo de la pareja presidencial y asesor presidencial para inversiones, y Cao Jianming, enviado especial de China

China
Daniel Ortega, Rosario Murillo y Laureano Ortega durante el encuentro con el enviado especial de China comunista. En el evento se firmaron cuatro acuerdos de cooperación | Cortesía Presidencia

Daniel Ortega y Rosario Murillo finalmente sellaron su “hermanamiento” con la China comunista. En un encuentro realizado la tarde del diez de enero, previo a la toma de posesión del dictador sandinista, y en el que participaron Laureano Ortega, asesor presidencial para inversiones, y Cao Jianming, enviado especial del presidente Xi Jinping, de China, ambos representaciones firmaron cuatro acuerdos entre los que sobresale la cooperación en el marco de la franja económica de la ruta y la Seda, y la ruta marítima de la Seda del siglo XXI.

La ruta de la Seda está concebida como una red china de infraestructuras repartidas por los cinco continentes que puede costar hasta un billón de dólares. “Es un plan estratégico de ramificaciones geopolíticas y económicas, criticado por algunos como un instrumento para dominar el mundo y alabado por otros como un plan Marshall del siglo XXI que ayudará a desarrollar regiones olvidadas. Y al que China asigna una importancia vital; tanta, que desde el año pasado la ha incluido en la Constitución del Partido Comunista”, cita un artículo publicado en el diario El País de España.

“Las delegaciones han estado trabajando en la propuesta del acuerdo de cosecha temprana para promover el intercambio comercial. También una declaración que lógicamente respaldamos que es la la adhesión de Nicaragua a la iniciativa de la franja y de la ruta de la Seda, así como a la iniciativa para el desarrollo global promovido por China”, afirmó el dictador sandinista en el encuentro que duró alrededor de 26 minutos.

Los otros acuerdos firmados por China y Nicaragua fueron la exoneración mutua de visas para portadores de pasaportes diplomáticos, pasaportes de servicio y pasaportes de asuntos públicos u oficiales. También un acuerdo marco de cooperación general y memorándum de entendimiento sobre el establecimiento del mecanismo de consultas políticas.

“Es un acontecimiento histórico, porque hemos retomado las relaciones con China. Siempre hemos estado claros y convencidos de que existe una sola China. Tenemos que reconocer como China ha venido avanzando a pesar de agresiones que ha sufrido por parte de quienes no lo quieren aceptar. No puede haber hegemonía alguna, pero desgraciadamente tenemos a los Estados Unidos, que no acepta que el fin de la hegemonía ya se dio, ya es un hecho, una realidad”, continuó Ortega durante el encuentro.

El enviado especial y también primer vicepresidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional de China expresó a los Ortega Murillo que le complacía asistir a su investidura, y que era de suma importancia para su país el desarrollo de las federaciones y apreciaba su decisión política de restablecer las relaciones con China sobre la base y principio de una sola.

El régimen sandinista anunció el rompimiento de sus relaciones con Taiwán, el pasado nueve de diciembre de 2021. Horas después de la lectura del comunicado se anunció el restablecimiento de relaciones con China comunista.

“El gobierno de Nicaragua se compromete a no volver a tener relación o contacto oficial con Taiwán”, cita el comunicado publicado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de China. “China está dispuesta a fortalecer, a base de cinco principios de coexistencia pacífica, la cooperación amistosa en diversas áreas con Nicaragua, en beneficio de ambos países y pueblos”, agregaba el documento. 

La decisión de la pareja presidencial llegó en uno de sus momentos más críticos de aislamiento internacional, después de más de tres años de crisis política y luego de que los resultados de las elecciones del pasado siete de noviembre han sido rechazados por la comunidad internacional. 

El encuentro entre China y Nicaragua culminó con la firma de los cuatro acuerdos antes mencionados y estuvo a cargo del hijo de ambos dictadores, Laureano Ortega Murillo, quien desde hace muchos años funge como asesor presidencial en temas económicos.

Un régimen oportunista

Daniel Ortega, Rosario Murillo y Laureano Ortega durante el encuentro con el enviado especial de China comunista. En el evento se firmaron cuatro acuerdos de cooperación. | Cortesía Presidencia

Para el analista del Diálogo Interamericano, Manuel Orozco, la decisión de romper con Taiwán para tener nuevamente relaciones con China comunista representa también una reconfiguración en el mapa geopolítico, al plegarse a la postura del gigante asiático, como lo hizo El Salvador y Costa Rica. Sin embargo, Orozco consideró que existe un “interés oportunista” porque los Ortega-Murillo “están desesperados por recibir préstamos de China y lo más probable es que Taiwán decidió suspender el financiamiento que les estaba dando”. 

Ante el aislamiento internacional que ha sufrido el régimen de Nicaragua por la represión que ha ejercido luego de la crisis de 2018, Taiwán se convirtió en uno de los principales donantes. El Presupuesto General de la República de este año tenía consignado 216 millones de córdobas en donaciones, un monto que se elevó a 876 millones de córdobas a mediados de este año.

“Hay un déficit de financiamiento que Ortega no va a poder cubrir sin endeudamiento, porque no pueden seguir aumentando impuestos”, dijo Manuel Orozco. “El régimen sabe que el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el BCIE, y otros multilaterales no podrán otorgar más de $300 millones en préstamos (la mitad de lo que se endeudó en el 2021) ya que el riesgo de endeudamiento es alto”, agregó el politólogo. “Necesitan encontrar plata por donde se pueda”. 

Para el politólogo y experto internacional, Pedro Fonseca, es probable que haya intereses económicos en esta relación. “No descarto que esto pueda traer otras salidas para que el régimen pueda seguir operando y seguirse financiando”, manifestó Fonseca. Pero esta decisión “puede traer consecuencias brutales para las relaciones diplomáticas”.

La firma de los acuerdos supone el inicio de una cooperación que podría estar condicionada por China, tal y como lo hemos visto en otros países de la región. Según un estudio de AidData, un laboratorio de investigación en William & Mary’s Global Research Institute, publicado en septiembre de 2021, China concede 85 mil millones de dólares por año en ayudas y préstamos.

Los chinos piden intereses más elevados que sus competidores occidentales. La deuda de 42 países con Pekín supera el 10% de su PIB. La investigación analiza la financiación exterior de Pekín incluida la Belt and Road Initiative (BRI), el plan de infraestructura global lanzado en 2013 por Xi Jinping, el presidente chino, para incrementar la centralidad comercial (y por lo tanto geopolítica) del país frente a Estados Unidos.

Se desprende un escenario opaco, cubierto en muchos casos por un velo de secreto, factor que ha impedido a varios países pobres sopesar los costos y beneficios de unirse a la Belt and Road. Si antes de la puesta en marcha de las “nuevas rutas de la Seda”, China y Estados Unidos gastaban cantidades similares de dinero en ayudas y préstamos internacionales, a partir de 2013, la brecha se fue ensanchando.

La ayuda china es más cara que la ofrecida por los países “occidentales”: en promedio, los préstamos de Pekín tienen un interés del 4.2% y son reembolsables en diez años; los que ofrecen Alemania, Japón y Francia tienen una tasa del 1.1%, a devolver en 28 años.

Todavía se desconocen las condiciones de préstamos y de cooperación entre Nicaragua y China, sin embargo, los expertos consideran que será similar a la que han hecho en países de la región. “No descarto que construyan un estadio o sean patrocinadores de grandes proyectos como la Costanera o la ampliación de la pista Juan Pablo II”, dijo un economista consultado por DIVERGENTES.

@divergentes_ca

Por si no viste las más de 2 horas que duró la toma de posesión de Daniel Ortega. #nicaragua #tiktokinforma #noticias #fyp #parati

♬ original sound – Divergentes